martes, 28 de agosto de 2012

Desaparecida de Harlan Coben

Myron Bolitar iba para estrella del baloncesto en la NBA, en los Boston Celtics, y tuvo que resignarse a ver los partidos como espectador por culpa de una lesión que le dejó la rodilla cuadrada.

Licenciado en derecho en Harvard, se gana la vida como representante de deportistas profesionales y artistas de diversas especialidades, y sucede que en estas relaciones con sus clientes acaba envuelto en situaciones que requieren no pararse en barras para su resolución, lo que le acaba convirtiendo en un representante multiuso que tanto negocia un contrato de imagen como descubre a un asesino. Myron es una termomix.

Su imponente aspecto físico da miedo cuando está enfadado, mientras que en su día a día es un hombre tierno, divertido, cariñoso, amigo incondicional y que además nunca prueba una gota de alcohol. Se lo prohíbe su metabolismo.

Y por si fuera poco cuenta con la más que inestimable ayuda de Win, Windsor Horne Lockwood III, su mejor AMIGO. Así con mayúsculas. Inteligente, atractivo, millonario y capaz de asesinar sin mover un músculo (no es raro que muchos de los lectores estén más enganchados a este descarado que al verdadero prota).

Myron Bolitar es el protagonista fetiche de Harlan Coben, que cuenta con novelas con otros protagonistas entre su mucha producción.

Desaparecida nos presenta una trama intercontinental, entre América y Europa, enredada por temas de altos vuelos políticos y de seguridad nacional que a Myron le viene grande y por tanto padece mucho y más de lo necesario, tanto física como psíquicamente. En este sentido es una novela que ha de marcar un antes y un después en su manera de enfrentarse al mundo.

Myron viaja a París en respuesta a la llamada de un antiguo amor, tal vez el verdadero, ‘si tu me dices ven lo dejo todo’, y las complicaciones no hacen más que empezar. Win, como casi siempre en la sombra, está, como casi siempre, impecable.

Es una novela de lectura veraniega, fácil, de acción trepidante llena de tiroteos, persecuciones, secuestros, asesinatos, en una intriga que más parece cinematográfica que literaria y por ende más thriller que novela negra, no en balde Coben está considerado un autor de suspense.

Todo esto, lejos de desmerecer la obra, hace hincapié en los puntos fuertes que caracterizan a este autor y que son, para quienes no lo conozcan, los giros a contra pie y los cambios de ritmo sin anestesia que lo convierten en adictivo para los que gustan de dame más, dame más.

Seguramente no será esta la mejor novela de Harlan Coben (sus premios y sus publicaciones avalan sobradamente su capacidad) ya que permite que se vaya anticipando lo que debería de ser sorpresa, cuando este es precisamente su leit motiv más característico, pero entre tanta creación cualquier centímetro por debajo de la expectativa parece insuficiente.

Si no conocen a Myron empiecen por el principio y sean compañeros de su humor y compañeros de sus aventuras. Alice Silver tiene en su eficiente y trabajado blog una buena biografía y su bibliografía en secuencia cronológica , consultenla aquí.

6 comentarios:

  1. Lo leí hace tiempo y, como siempre me pasa, me suena, pero no me acuerdo bien de qué va. Tendría que echarle un vistazo o releerla. Sé que me gustó, porque este autor es buenísimo y Bolitar y Win son unos personajes muy logrados.
    Gracias por recordármelo.

    ResponderEliminar
  2. A mi tambien me gustan Bolitar y Win y tambien estoy de acuerdo en que no es de sus mejores novelas. Felicidades por tener un blog interesante.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo Luna. Gracias por comentar.

      Eliminar
  3. He disfrutado mucho con la pareja Milton y Win y a los que les haya pasado lo mismo recomiendo a Denis Lehane con su serie de Kenzie y Genaro que, pese a ser del mismo autor, difieren muy mucho de otras obras como Mystic River o Shutter Island, ambas brillantes pero menos frescas, no hay frivolidad.

    Buenas lecturas para los meses venideros. Gracias a ellas espero conjurar o, al menos.alejarme de la crisis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo tu recomendación sobre Lehane. Gracias por comentar y en cuanto a la crisis habrá que ponerle música, podemos empezar por 'Crisis? what crisis?' de Supertramp (corría el año 1975...)

      Eliminar