jueves, 27 de diciembre de 2012

Los crímenes de Oxford y René Lavand

Magia y novela enigma perfecta pareja de baile. Baile lento, acompasado y sugerente.

En la novela “Los crímenes de Oxford”, Guillermo Martínez dedica un capítulo a describir casi literalmente una actuación del gran mago argentino René Lavand de forma que integra el concepto de la magia en el quore de la trama policiaca que se está desarrollando. Un intento de sugerir algo a través de ver lo que no existe.

Imbrica ambos géneros como se imbrican las cartas de una baraja: esponjando.

Esta novela enigma que bebe de los clásicos británicos de esta especialidad narrativa es un interesante juego intelectual al que el hecho de conjugarlo con la magia realza el sentido de espejo y reflejo, del que ambas artes son deudoras, ya que su sorprendente desenlace no deja de ser un logrado acto de prestidigitación.

René Lavand es un gran mago, aún en activo, que practica la magia de cerca con cartas, también llamada cartomagia, que no deben dejar de ver si quieren conocer un poco de la magia elegante e histórica con mayúsculas.

Histórica no por antigua, que también, sino porque el maestro René articula cada juego con una historia que va narrando pausada y musicalmente con lo que consigue que el momento, el instante, sea, todo él, mágico más allá del efecto que realiza con sus manos.

René es manco del brazo derecho que perdió siendo niño al ser atropellado por un coche. ¡Que gran mazazo para alguien que quería ser mago!, pero la ley no escrita de la voluntad y el tesón convirtieron en realidad la ilusión y hoy, un montón de años después, sigue por todo el mundo repartiendo ilusiones como si fueran realidades.

Sus juegos consiguen cautivar al auditorio que después de verlo actuar siente como si hubiera sido protagonista de las fascinantes historias vividas.

Cojan su ejemplar de Los crímenes de Oxford y dediquen unos momentos a releer el capítulo 21, son 7 páginas, y gocen de las palabras del maestro René Lavand y de su magia que basa en la Lentificación representada en este juego llamado No se puede hacer más lento (oficialmente conocido en el mundillo mágico como Agua y Aceite; cuando lo vean entenderán porqué).

Vean el video que muestra el juego citado y cuya actuación es una de las más logradas y aclamadas de este genial artista.  


Léan otros post que relacionan novela interrobang con la magia en este mismo blog pinchando aquí.

7 comentarios:

  1. ¿Es el libro en que se basa la película de Alex de la Iglesia?, dime que la adaptación es bastante chusca porque la verdad es que no me acabó de entrar...
    ¡Un placer leerte como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Roberto es el libro de la peli y si ésta es obviable el libro tampoco permanece mucho en la memoria, pero me venía al pelo para un nuevo post de magia que la tenía muy abandonada y es un arte que me apasiona. Gracias por pasarte y feliz año!!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. También para ti Peke y para todos los que te importan.

      Eliminar
  3. Para mí buen libro, película pasable, magnífico mago. René Lavand suele venir a mi ciudad -Sevilla- cada año. Al menos lo ha hecho en los dos últimos y siempre me he quedado con ganas de verlo actuar en directo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido plenamente y si tienes ocasión de verlo en directo (está ya muy viejito) no te la pierdas.
      Saludos Marisa.

      Eliminar