domingo, 29 de junio de 2014

El amante de Janis Joplin por Elmer Mendoza

Cuando se lanza una piedra no se puede estar seguro de que daño puede causar. Mejor dejar la mano quieta y la piedra en el suelo. Ya se sabe que toda acción conlleva una reacción.

David Valenzuela desconocía este aforismo o si lo sabía no lo tuvo presente en aquel momento o hizo caso omiso de la sabiduría popular y la mano fue más rápida que el pensamiento. Y el resultado un desastre del que David no conseguirá redimirse, al menos en esta vida.

La consecuencia el exilio y con éste el descubrimiento de una aptitud innata para el béisbol y con ella el viaje de su vida: de su Mexico natal a Los Ángeles en los mismísimos Estados Unidos de Ámerica. Y con el viaje el encuentro con Janis Joplin: una posibilidad entre un trillón.

Y a partir de ese momento ya nada vuelve a ser igual. Aunque el pasado no debe olvidarse para no encontrárselo en el presente. Y sobre todo. si se aparece, que no te encuentre estando solo, desarmado y de noche.

El amante de Janis Joplin es una novela road movie a la mexicana que en lugar de transitar por amplias carreteras transcurre por estadios de la evolución personal del protagonista.

El narcotráfico y la guerrilla como entes enemigos capaces de destruir una vida y como entes aliados como medios para hacer realidad los sueños; en el caso de David, además, son el pan de un bocadillo en el que él es el fiambre, o lo será si no cuida por donde anda y con quien.

De la legalidad al lado oscuro; del don nadie al Don Algo; del sexo fortuito al amor romántico; del puñetazo policial al derechazo knock out; de tontear con el trapicheo a ensamblar un cártel, de la amplitud y soledad del agua azul a la claustrofobia y hacinamiento de la prisión.

Y así es la vida de David, y así también la de muchos otros david que se ven indefensos ante la crisis entre el discurso oficial y la aplicación que jueces y policía hacen en base a su interpretación para nada sujeta a rendir cuentas y por tanto desmandada.

Elmer Mendoza es capaz de estructurar una novela que transcurre en multitud de espacios distintos, casi caótica en su desarrollo, pero con profundas raíces muy autóctonas mexicanas y lo hace al ritmo del pop rock americano e inglés que utiliza como símbolo de una anhelada proyección humana, cultural y liberadora hacia ese norte más allá del Rió Grande.

Escribe sobre la vida, la pobreza y la riqueza, mezcla ficción e historia verdadera casi sin saber cual es cual y utiliza un modo de lenguaje hablado para conseguir que lectura se oiga.

Y lo aprovecha junto al peculiar uso de la puntuación y del ritmo narrativo para marcar los tempos de la novela, apresurada al principio: hay que huir, hay que huir; más ralentizada a medida que avanza: hay que asimilar lo que se va conociendo, lo que se va descubriendo; definitiva y deliberadamente lenta a medida que se acerca el final: los sueños solo existen mientras se duerme y la muerte no es la gran dormida.

Lo importante no son los hechos que se narran sino su significado intrínseco y las interpretaciones que hace cada personaje o el propio lector de lo que va aconteciendo.

La novela encierra mucho contenido subyacente, mucha crítica, mucha rabia y mucha mala leche. Muchos toques de fina ironía para driblar las burlas del destino. Remueve las tripas por la injusticia. Es una muy, muy, buena lectura.

0 comentarios:

Publicar un comentario