domingo, 13 de julio de 2014

Abracadáver de Peter Lovesey

Los teatros de variedades y el circo; la corista, el forzudo, el trapecista, el equilibrista, la mujer barbuda, pasen señores pasen y vean y disfruten de todas estas maravillas, de esas rarezas y del espectáculo por unos pocos peniques.

Pero cuidado, que un anónimo y sádico bromista parece tener en el punto de mira a diferentes artistas sobre los que aplica su burdo sentido del humor en mitad de sus actuaciones y consigue humillantes situaciones en vivo y en directo, frente al público, con lo que consigue además mermar la fama del artista, su confianza y su autoestima.

Situación capaz de destruir y arruinar cualquier carrera artística o en el mejor de los casos, de enviar a los afectados al paro por una temporada refugiándose en Philbeach House una especie de invernadero, el banquillo de los suplentes, donde seguir practicando sin exponerse.

Trapecistas, tragasables, coristas, cómicos, magos, cualquiera está expuesto a este escarnio público y cuando las bromas pesadas dejan paso al asesinato entra en juego la investigación criminal.

Lo primero descubrir si la muerte es el resultado de una broma que salió mal, o si las bromas pretendían encubrir, llegado el momento, un asesinato premeditado.

La novela Abracadáver presenta el tercer caso del sargento Cribb y el agente Thackeray y como los anteriores no mantienen al lector tenso ni angustiado ni se nutren de situaciones sanguinolientas ni escabrosas; todo lo contrario, fieles al estilo de la novela policial de la edad de oro británica lo que pesa es el fair play y el razonamiento deductivo en busca de una resolución cartesiana.

Por lo que la novela y la investigación del caso fluyen sin detenerse pero tampoco sin coger velocidad.

Finales del siglo XIX en Londres, exteriores espléndidamente descritos, interiores de music hall al detalle y sobre todo vestuarios de chicas con chicas dentro, minuciosamente explicitados. Trama policial con todas sus peculiaridades y connotaciones.

Peter Lovesey hace uso, una vez más, de su peculiar sentido del humor, negro; una grietaa las normas de esa rígida moral victoriana, de puertas para fuera como todas las morales, que solo son aplicables a los que no conforman la clase virtuosa.

El conocimiento que demuestra del comportamiento social de la época, del restringido mundo de los clubs para caballeros, de los usos y costumbres en materia de vestir y de desvestirse, de comer y de relacionarse es inequívocamente el que tendría alguien que hubiera viajado en el tiempo.

La novela presenta en su final inesperado el sello inconfundible de su autor y está acorde con las expectativas generadas. Resulta en conclusión una lectura entretenida aunque el exceso de detalle costumbrista pueda suponer un escollo que sortear.

Nos gustó mucho, pero que mucho más El falso inspector Dew, pinchen aquí para recordar la reseña.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada