lunes, 11 de agosto de 2014

Killer Women

Entradilla televisiva de la serie Killer women
Killer Women es una fallida serie televisiva; un policial americano con la Ranger Molly Parker (interpretada por Tricia Helfer) como protagonista y sobre la que recae todo el peso argumental, y al decir todo es exactamente lo que se quiere decir.

La serie presenta un inicio que hace presagiar que estamos ante algo que promete: una mujer morena, de rasgos latinos, de marcadas curvas encerradas en un ceñido y corto vestido rojo con zapatos de alto talón a juego y un asesinato ejecutado al más puro estilo entre el arte de Tarantino y el de Rodriguez.

Espectacular e impresionante Nadine Velázquez en su papel matador
(clic sobre la foto para agrandar)
Pero todo se reduce a un espejismo que desaparece en cuanto desparece la mujer del vestido rojo perseguida por la policía. A partir de aqui la serie pasa de prometedora a decepcionante y previsible. Tanto que al sexto episodio, y debido a la baja audiencia registrada y a las malas críticas recibidas, ha sido cancelada, pasando por internet los dos episodios que faltaban hasta los ocho inicialmente previstos.

Promocional de la serie
(click sobre la foto para agrandar)
Seguramente pensaban en un contenido más caliente a tenor de las creatividades diseñadas para su promoción (la foto es elocuente) pero por el motivo que fuese esta línea argumental no tuvo desarrollo y la serie se ha quedado a medias entre una serie policial de ambiente rural y una sitcom de familia con hijas adolescentes y problemas económicos que transcurre en la ciudad de San Antonio en el estado de Texas.

La serie se apoya en exceso en su protagonista, la Ranger Parker, una ex reina de la belleza, críada al modo de vida granjero de un rancho e hija de un shériff; que sufre maltrato en su matrimonio con un senador, y que lo sufre en silencio mientras intenta conseguir un divorcio que la justicia le escatima.

Mientras, alejada de su hogar de casada por las circunstancias evidentes, ha regresado a su origen y vive su vida en el rancho familiar cobijada por su hermano, su esposa y sus dos hijas, y experimenta de nuevo el amor con Dan Winston (Marc Blucas), un agente encubierto de la DEA con misiones constantes y una especial predilección por la aviación.

La Ranger Parker resulta tan eficaz en su vida profesional como desastre en su vida íntima: capaz de enfrentarse a la muerte sin temor y no ser capaz de denunciar a su marido, que no tiene ni media bofetada en una pelea cuerpo a cuerpo con ella, por no entender la subyugación psicológica en el sentimiento equívoco de culpabilidad de la víctima de malos tratos y que en cambio si sabe aplicar en los casos que resuelve.

La serie se apoya tanto en la vida de la protagonista que a veces parece que el caso criminal que hay que resolver en cada episodio es el relleno, es la subtrama, y no el verdadero leit motiv argumental.

Titularla Mujeres asesinas y hacer que lo sean, tampoco ayuda; ya que la sorpresa por descubrir al culpable desaparece en el mismo momento en que se conocen los posibles sospechosos. ¿No es díficil, verdad?

Tricia Helfer como Ranger Parker
Tampoco se enriquece con el notorio potencial que ofrece el cuerpo policial de los Texas Rangers con una gran tradición historica detrás que se remonta a la época del Far West y que al desaprovecharlo para darle al argumento unas bases consistentes, si se está cometiendo un delito.

Tal vez la culpa sea de haber aprovechado el material de la serie original del mismo nombre y factura argentina, dicen que mucho mejor y con un enfoque de bueno/malo diametralmente opuesto, y no haberlo sabido trasplantar adecuadamente tanto a la mentalidad como al nuevo entorno americano elegido. 

Sea como fuere, la serie se puede ver, no resulta ningún desastre de magnitud medible, y aunque no enriquece la parte intelectual del espectador es agradecida a la vista.


0 comentarios:

Publicar un comentario