martes, 18 de noviembre de 2014

Los amantes de Hiroshima de Toni Hill

En esta novela el autor Toni Hill cierra de forma inapelable la trilogía que iniciara con El verano de los juguetes muertos y continuara con Los buenos suicidas.

Y lo hace porqué a Héctor Salgado le debía no alargar más el enigma sobre el paradero de Ruth Valldaura, su ex mujer y madre de su hijo Guillermo. Y lo hace porqué hay que rendir cuentas y porqué sus protagonistas merecen conocer la verdad. Sus sueños no merecen ser pesadillas.

Dos tramas se mueven paralelas en esta Los amantes de Hiroshima, y también se entrecruzan para avanzar a trompicones pero de forma inexorable hacia un final que sorprende por su giro bien concebido para causar esta emoción.

Estamos en Barcelona, en 2011, en plena insurgencia civil, cuando los indignados toman las plazas y con sus acampadas, sus asambleas y sus reivindicaciones solidarias le dan un vuelco a la Historia y una patada a los estamentos políticos asentados; un momento donde enraizan unas ideas que están empezando ya a dar sus frutos.

Como enraizó una historia entre un grupo de amigos, siete años antes y de la que en este miércoles 11 de mayo de 2011 se recogen sus frutos. Unos amargos frutos.

Al inspector Héctor Salgado y su equipo formado por Leire Castro y Roger Fort les cae la investigación sobre la muerte de dos cuerpos jovenes. De los cuerpos de una pareja cuyo pecado, parece que, fue amarse.

Unos cuerpos que aparecen calcinados y con evidentes signos de enorme violencia en una casa okupa abandonada cerca del aeropuerto de Barcelona.

Unas elocuentes pinturas colgadas en las destartaladas paredes conforman a modo de bastidor una macabra puesta en escena.

Hiroshima después de la visita de Little Boy
Y una narración corta, incluida en la novela, Los amantes de Hiroshima, de una sensibilidad muy especial tiene en sus párrafos signos inequivocos de transmitir unas emociones capaces de traspasar prejuicios y tabúes.

Y la investigación precisa tirar de archivo y remontarse a siete años atrás, siete exactamente, cuando en Barcelona el Forum de las Culturas causaba curiosidad mundial, para encontrar el camino a seguir que conduzca hasta este aciago presente.

Bastante más que el espacio tiempo, solo seis meses, que media entre la desaparición de Ruth Valldaura y este 2011.

Presente, pasado y pretérito enlazados en un viaje hacia atrás en el tiempo punteado por flash backs que delimitan la cuadricula por donde se mueven los protagonistas y los policías para resolver ambos misterios.

En esta tercera novela hay flash backs dentro de retro flash blacks, necesarios porque todo viene del pasado y enlentecedores en la dinámica de la trama como para producir el efecto de tirar de memoria.

Al autor le ha costado bastantes páginas resolver ambos casos; como si le costara renunciar a ello, com si le doliera.

La trilogía, por lo que se refiere a la subtrama, subyacente pero importante. de Ruth Valldaura, y cuyo desenlace se merecía más elaboración y más páginas, se ha acabado.

Pero este fin, a buen seguro, es un nuevo principio.

La novela presenta una cubierta tan impropia de su valía como pasara con las dos anteriores, eso si, hay que reconocer que siguen la misma línea de diseño ;-)

Recuerden aquí las reseñas de las dos anteriores novelas de esta trilogía:






4 comentarios:

  1. Muy seguidor del inspector Salgado gracias a tu recomendación hace unos años. Compra segura estas navidades.
    ¡Un placer leerte como siempre, Jordi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su final agridulce será como comer un turrón chino
      ;-)

      Eliminar
  2. Tengo que volver a Salgado, quiero decir a Hill, que me quedé en la primera de la saga, que por cierto me gustó bastante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la segunda Leire es fundamental y en la tercera Guillermo es determinante.
      Un abrazo

      Eliminar