viernes, 6 de marzo de 2015

Víctor Ros serie de TV

La serie de televisión Víctor Ros es una libre adaptación de las novelas policíacas de Jerónimo Tristante. De novelas documentadas históricamente de forma rigurosa con un toque de amenidad y con mucha aventura, intriga y acción.

El primer episodio presenta a un Víctor Ros siendo un crío de barrio, del de La Latina, más listo que el hambre y que encuentra el sentido a su vida en una comisaría. Y es tal la asimilación que reescribe su destino y lo encumbra como el mejor inspector de policía de Madrid de aquel entonces.

La serie presenta una compleja recreación de paisajes, calles, coches de caballos e inmuebles para crear la ambientación adecuada a ese finales del siglo XIX que no disimula su artificial factura sino que la exhibe sin complejos a modo de juego de ordenador y que aceptada así tiene un pase pero que a ojos críticos y sobre todo de profesional no pasa el corte.

Una interpretación, en general, de personajes dignamente representados, algunos muy y muy creíbles, hace el resto. Los actores, muy metidos en su papel, se supeditan al personaje lo que equivale a decir que transmiten credibilidad por los cuatro costados. Claro que se ven ayudados por unos diálogos muy medidos, que algunos sueltan sin dicción, pero que la mayoría los declama desde dentro.

Los personajes elegidos representan distintos oficios y beneficios de una sociedad clasista, burguesa y machista, en la que el dinero y el poder lo son absolutamente todo, en oposición a la representación de la gente de barrio para los que la amistad, la generosidad y la solidaridad es lo más importante.

Esta denuncia social está presente en toda la serie lo que supone enmarcar las historias en una realidad histórica muy loable.

Toda la serie mantiene una subtrama lineal, de forma harto hábil como para despistar al espectador, mientras cierra casos capítulo a capítulo, con una evolución en la investigación lo suficientemente ingeniosa como para no anticipar el desarrollo, por lo que consigue atrapar la atención y sorprender al final retomando el principio. Todo un uróboros en su forma circular y en su eterna lucha, en este caso del bien contra el mal.

Solo un pero le es reprochable, y no a la serie Víctor Ros en particular sino a las series de factura española y es ese, suponemos que por exigencias comerciales y de rentabilidad, exceso de metraje que lleva a los 75 minutos de capítulo, que tiende a ralentizar lamentablemente el ritmo.

Aunque en este caso podría justificarlo el haber tenido que condensar novelas enteras en episodios y eso no es fácil, y menos aún consiguiendo que el argumento original quede perfectamente comprensible. No sé qué opinará Jerónimo Tristante al respecto.

Los textos de crédito se presentan en una entradilla dinámica, original, elocuente y suficientemente interesante como para que el gusanillo de la curiosidad en conocer el contenido se instale en el espectador.

Una recreación de factura mejorable

Una vez más, y es algo que siempre suele cumplirse, cuando los guiones están sustentados en novelas, la calidad del producto final, salvo manazas chapuceros, supera el listón.

Una serie digna y seria que de momento no tendrá segunda temporada. Y es una lástima porque se lo merece por ser una serie muy recomendable. Y si tienen ocasión no dejen de leer las novelas.





4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Una pena que no haya una continuidad pese a sus peros. La entradilla a lo Sherlock Holmes de Guy Ritchie es uno de los muchos aciertos que tiene, como el reparto casi al completo y los guiones. Tristante puede estar bastante satisfecho (de hecho creo que realiza algún cameo en uno de los últimos capítulos).
    Como siempre un placer leerte, Jordi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mientras hay otras series que no se van ni con agua hirviendo...
      Gracias Roberto.

      Eliminar