miércoles, 1 de abril de 2015

El rompecabezas del cabo Holmes de Carlos Laredo

Un rompecabezas de fácil montaje
Con el encuentro del cadáver de una hermosa joven flotando en el agua en la gallega Costa da Morte da inicio una novela negra que atesora engaños, falsedades, patrañas y mentiras.

El cabo de la Guardia Civil José Souto, conocido como Holmes por sus compañeros por su minuciosa forma de investigar, es quien se hace cargo del caso: hay que dilucidar si estamos ante un accidente o hay algo más.

Una sección de fibra del casco de la embarcación donde viajaba la chica y un salvavidas hallados en una playa cercana a la escollera donde apareció el cadáver, parecen confirmar la teoría del naufragio pero que no aparezca el cuerpo del propietario del yate, el magnate empresarial Julio De Val, impide cerrar el caso hasta haber transcurrido algunos días.

Se va configurando El rompecabezas del cabo Holmes.

Metículoso, tenaz, paciente y añadiría escéptico ante las evidencias, el cabo Souto, tiene sus sospechas e inicia una investigación que avanza con el encuentro en Galicia de Julieta, la hija del desaparecido, y Lina, su directora financiera, a quienes consigue contagiar su desconfianza hasta el punto que a su regreso a Madrid contratan a Julio César Santos, un detective, para que les ayude a aclarar algunos de los planteamientos que el cabo les ha inculcado.

Santos es lo opuesto a Souto, trabaja casi por placer ya que no le falta el dinero como lo demuestran sus gustos en comida, bebida, vestimenta y en su Porsche. Aparte de ser alto, apuesto y guapo. Aquí el autor tira de tópicos sin reparar en gastos.

A la pareja Souto y Santos les corresponde ir recogiendo todos los hilos, que al final resulta que no son tantos, para deshacer una madeja que se acaba enredando sin necesidad.

El planteamiento inicial de la novela El rompecabezas del cabo Holmes no se ve para nada correspondido con su desarrollo. Todas las páginas, que son muchas, demasiadas, para resolver lo que se muestra al inicio denotan que algo no se ha hecho bien.

El autor, Carlos Laredo
En la redacción de la novela está la explicación: le falta legibilidad. El autor Carlos Laredo pormenoriza en explicaciones con detalles absolutamente superfluos con los que llena páginas y más páginas sin aportar valor o información a la trama y con su digresión consigue fatigar el interés por la lectura.

En el papel protagonista Santos se come literalmente al cabo Souto (cuyo apodo de Holmes queda totalmente en entredicho) cuando debería ser al revés, y eso también confunde según el reclamo inicial de la novela.

Y esa bicefalia en la investigación es la causante de que todo descubrimiento sea comunicado entre ellos y compartido con Julieta De Val, Lina y  otros colaboradores por lo que acabamos leyendo generalmente por triplicado o más cada acontecimiento.

De ahí el excesivo número de páginas, de ahí el lento avance de la novela, de ahí el dar vueltas en una investigación poco sustanciosa y de ahí unos diálogos para nada convincentes y que como remate tiende a resolverse como melodrama en lugar de como novela negra.

Esperemos que en su segunda novela, tanto el autor como, sobre todo, la editorial hayan revisado correctivamente, y el aporte de un nuevo carisma detectivesco a la novela policial actual sea un hecho.

6 comentarios:

  1. Había leído reseñas de la segunda novela, y la verdad es que son bastante buenas, aunque veo que a ti, al menos la primera, no te ha llenado tanto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que en cuestión de gustos...
      Saludos!

      Eliminar
  2. Me fío de tu criterio que hasta ahora no ha fallado en tus valoraciones.
    ¡Como siempre un placer leerte, Jordi!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por avisar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todas formas voy a leer la segunda. Todas as primeras (salvo contrastable experiencia escritora) suelen adolecer de los mismos males.
      Saludos

      Eliminar