viernes, 1 de mayo de 2015

La dona de gris de Anna Maria Villalonga

La dona de gris puede ser cualquiera
La dona de gris (La mujer de gris) es una de esas novelas de suspense psicológico que atenazan en su lectura; no en vano la autora nos convierte en pseudo protagonistas mediante una acertada combinación de opciones narrativas, primando la omnisciente y secundándola con la lectura del diario del protagonista para ofrecer, por unos momentos, una visión más intimista.

La trama se centra más en saber como actuará y como responderá el protagonista a los estímulos que activan su vida después de un letargo voluntario de reclusión, que a lo que sucede en si.

Y lo que sucede no es nada extraordinario. Es sumamente cotidiano y próximo. Es algo que pasa todos los días en todo el mundo, donde la gente toma café, va al trabajo, hace la compra; respira, vive y muere.

En realidad todo lo que acontece en la trama lo conocemos a partir de la decisión del protagonista de participar en un aparente juego inocente al que todos hemos jugado alguna vez: escuchar conversaciones ajenas e imaginar una trama a partir de ellas; seguir a alguien durante un trecho, ni que sea involuntariamente por llevar el mismo camino, y dibujar un escenario fruto de la observación de edificios y objetos; observar desde la cristalera de un bar a alguien que está esperando inquieto y urdir una historia con su ansiedad y su inquietud.

La empatía intelectual con el protagonista es casi inmediata. Todos soñamos en ser protagonistas de nuestra propia película. Con un guión mezcla de muchos otros, con guiños cinéfilos más que notorios, con la sombra de Hitchcock omnipresente y en el que la trama empieza tirando del hilo de un pañuelo de cuello de una mujer que viste de gris.

Una mujer de gris, anónima y mimetizada con el entorno otoñal, y no de rojo, que suscitaría fácil atención. Una mujer de gris para representar que cualquiera podía ser la elegida. Para explicar que detrás de cada persona, aunque no presente ningún distintivo resaltable, hay una historia. Una historia que puede ser contada.

Anna María Villalonga
Y Anna María Villalonga, la autora, la cuenta. De forma concisa, breve, con un estilo muy directo, descripciones las justas y ritmo que va cogiendo velocidad a medida que se acerca el final.

Todo lo que sucede, incluido el desenlace, más bien típico, no llega a sorprender porque tampoco lo pretende. Lo que si pretende y consigue, es revisitar la ciudad y sus viviendas y presentarnos a la gente que vive detrás de cada puerta, de cada mostrador de bar, de cibercafé o cortando el pelo desde detrás de una silla. Siempre detrás de. Como en el seguimiento a alguien o las persecuciones: siempre detrás de.

Y lo hace para que sepamos que cada nuevo personaje que presenta es, en potencia, candidato a contar su propia historia y ocupar una novela. Aunque en esta ocasión haya sido la mujer de gris la elegida.

Y pone simbólicas barreras, poniéndonos detrás de, para ofrecernos perspectiva. Para hacernos mirar con otros ojos y que nos demos cuenta que lo que vemos cada día puede ser el origen de una novela. Como hace el protagonista, que por momentos descubre que el mundo real solo se diferencia del mundo de los libros y de las películas por que puede participar en su devenir y el futuro aún no es conocido.

Es una novela negra que sorprende al ofrecer un enfoque psicológico alejado de los tópicos perfiles de asesinos y de sus víctimas ya que lo que hace es tratar la soledad desde distintos puntos de vista. Una ventana indiscreta a la intimidad de las personas.

A partir de ahora tomar un café en una barra de bar teniendo una mujer sola en el taburete de al lado ya no será lo mismo.

El mes de junio 2015 disponible también en castellano, traducida por la misma autora.

Visiten el blog 'A l'ombra del crim' desde donde hace años la autora lucha por conseguir reconocimiento por la novela negra y en particular la escrita en catalán. 

4 comentarios:

  1. Apuntado queda.
    ¡Un placer leerte como siempre, Jordi!

    ResponderEliminar
  2. Ei, Jordi, no t'havia llegit la ressenya. Moltes gràcies. Realment, és tal com l'has explicat. Un petó ben fort.

    ResponderEliminar