viernes, 18 de septiembre de 2015

A la comisaria no le gustan los versos de Georges Flipo

Prmera novela de la serie de la
comisaria Viviane Lancier
En París se encuentra el cadáver de un indigente. Nada debería hacer sospechar más allá de un robo que ha acabado mal: el ladrón tiró de la bolsa con tanta insistencia y brusquedad como el fallecido la quiso retener y el resultado fue que éste acabó golpeándose la cabeza y falleciendo.

Pero resulta que si que hay algo más en todo eso, y mucho más que va a haber, y más muertes y el caso, por exceso de celo y entusiasmo de un subalterno, acaba cayendo en la mesa de la comisaria Viviane Lancier.

Hay un soneto, en propiedad del muerto, cuyos versos, que podrían pertenecer al mismísimo Charles Baudelaire, embelesan los oídos de la prensa y el caso alcanza proporciones mediáticas con lo que la comisaria Viviane que no siente pasión alguna por la literatura y menos aún por la poesía, deberá bregar con un caso doblemente complejo: criminal y cultural.

La comisaria lleva una vida de soledad y recogimiento en su domicilio de la Rue Simenon (un guiño a la alargada sombra del papá de Maigret). Oculta sus contradicciones y su inseguridad bajo un carácter de mil demonios. No tiene vida amorosa aunque la desearía y suspira con enamoramientos imaginarios mientras alivia sus apetitos sexuales en encuentros esporádicos con un amigo con derecho a roce. Mantiene una, de antemano perdida, lucha eterna contra su báscula y se recrea idealizando una vida que no tiene ni tendrá.

El personaje tiende a despertar instinto de protección sobre todo en sus episodios depresivos donde aúna música de Johan Sebastian Bach con barritas de chocolate Mars y aunque a veces resulta cargante y más un tropiezo que un acierto hay que reconocer que se mimetiza perfectamente con lo que se pretende de la novela que rebosa estereotipos.

La trama de inicio rápido y lineal va adquiriendo tonalidades de gris, como el París frío y lluvioso donde transcurre y va aumentando su complejidad a medida que evoluciona la investigación. Una evolución sucedida de altibajos con momentos lúcidos y divertidos y otros lastrados y aburridos que conforman un conjunto desigual.

Georges Flipo
A la comisaria no le gustan los versos es la primera de una serie de novelas protagonizadas por la comisaria de la 3ª División de la Policía Judicial de Paris Viviane Lancier del escritor francés Georges Flipo. Un autor que no puede sustraerse a su origen.

La redacción de la novela, su ambientación y su tempo narrativo son muy francesas si se me permite y entiende la expresión. Recuerdan los tiempos de la Nouvelle Vage, el esplendor del comisario Maigret. A ratos tiene ese regusto a Pastís y otras a croissant de mantequilla.

En todo momento está presente esa curiosa y particular sensación de pérdida que experimenta todo aquel que ha estado alguna vez en París y la recuerda desde la distancia. Es una serie que puede dar alegrías a los amantes de ese estilo continuista y tradicional del polar, cómodos en ese ritmo dubitativo y bamboleante de quien pasea sin ir a ningún sitio.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada