domingo, 22 de noviembre de 2015

En el país de las sombras de Gilbert Gallerne

En el país de las sombras el claroscuro
es el rey
En el país de las sombras existen dudas, confusión y desapego de la realidad. En el país de las sombras el claroscuro es el rey.

¿Cómo superas el suicidio de tu mujer en vuestra propia casa con tu arma reglamentaria? ¿Cómo lo supera tu hija de doce años?

La ingesta de alcohol hasta perder el sentido cada día no te ayuda a superar nada pero consigue inhibir los sensores que activan los recuerdos y los sentimientos. Pero tu hija no bebe y a su sufrimiento de orfandad no deseada y terriblemente temprana se le une el de verte hundirte cada día un poco más.

Te mueves entre las sombras mentales que te provoca el alcohol con recuerdos de tiempos felices y de proyectos de futuro enterrados. Sentimientos de frustración y de rabia por no haber detectado nada, tú que eres tan buen policía, por no saber, por no poderlo evitar.

Eres Vincent Brémont y estás con tu hija Julia de vacaciones. Lo suficientemente lejos de París como para ganar con la distancia física lo que no se puede ganar con la distancia emocional. Pero no lo suficientemente lejos como para que alguien no pueda turbar esa incipiente paz y remueva todo el pasado.

Todo el pasado. El pasado reciente y uno anterior, tan anterior como para no pertenecer más que a quien lo vivió o mejor lo padeció. Tan ausente que su presencia es notoria.

Eres Vincent Brémont, capitán de la policía judicial de París, un buen policía que fuiste investigado y absuelto por la muerte de tu mujer y vuelves a estar ahora en el punto de mira policial porque el hallazgo del cuerpo sin vida de un hombre cerca de tu casa de vacaciones te vincula de nuevo a ese caso cerrado policialmente pero abierto aún en carne viva. En tu carne y en la de tu hija.

En el país de las sombras todo es confuso e interpretable. Mientras tú lo interpretas desde el conocimiento de tu inocencia, la policía, tus compañeros, lo interpretan desde el procedimiento de causa y efecto y acción y reacción y por eso no les basta que les digas que no tienes, que no tuviste, nada que ver: quieren pruebas. Y se las vas a tener que entregar.

Intuyes una maquinación en todo lo que vas descubriendo pero no obtienes luz sino más y más sombras.

Tienes una semana antes que te acusen formalmente y te encierren. Una semana y serás libre o juzgado y condenado. ¿Qué va a ser de tu hija, sin madre y con un padre entre rejas?

No puedes permitirle pasar por esa experiencia. Debes dejar la bebida y despejar la mente. Debes alejarte del país de las sombras y entrar en el de la luz para poder ver claro y actuar. Ahora más que nunca tienes una razón para seguir viviendo.

Gilbert Gallerne
Gilbert Gallerne ha escogido para el argumento de su novela el vía crucis que le supone a un policía y padre revivir la muerte de su esposa, el lacerante dolor que supone ver vilipendiada su memoria y la lucha personal por resurgir de una hibernación alcohólica. Ha empleado para ello una trama facilona y convencional y por ese motivo previsible pero que ha tratado con solvencia al limitarse a una redacción sin complejidad y a incidir en el componente humano.

Con esta novela ganó en París el prestigioso Premio Quai des Orfèvres 2010 como mejor novela policíaca del año. Pero con los premios ya se sabe: son como los vinos, hay buenas añadas y otras no tan buenas.


La lectura de En el país de las sombras hay que agradecerla a la Librería SomNegra que me la mandó gratis por haberla ganado en uno de sus periódicos sorteos. Síganla en blog y twitter.

2 comentarios:

  1. ¿Un más de lo mismo quizás?
    ¡Un placer leerte como siempre, Jordi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una novela adecuada para gente poco iniciada.
      Saludos!

      Eliminar