domingo, 13 de marzo de 2016

Un cadáver en el jardín de María Lang

En Skóga, localidad sueca donde la autora ubica muchas de sus obras, se encuentran pasando unos días de vacaciones Einar Bure, es su lugar de nacimiento, su mujer Puck y el padre de ésta Johannes Ekstedt, excéntrico y erudito egiptólogo.

Es un pueblo pequeño bordeado por un río que parece lugar ideal para desconectar de las cuestiones cotidianas.

Para el matrimonio, hace pocos meses que están casados, es una forma de alargar su luna de miel y para el profesor, que acaba de regresar de Egipto, una excusa para descansar de cadáveres momificados, sol y sudor de las excavaciones.

Pero para su sorpresa los cadáveres no descansan y encontrarse una mañana uno en el jardín no es la idea que se tiene de un despertar idílico en una casa de campo estando de vacaciones. Sobretodo porqué puede echar a perder un buen desayuno.

Se trata del cuerpo de un joven local y sobradamente conocido que hacía tiempo vivía alejado del pueblo por desavenencias familiares por lo que se desconoce el motivo por el que haya podido volver y aún más el de su asesinato.

Puck, como no podía ser de otra manera, va a investigar por su cuenta paralelamente a la investigación policial y entre los habitantes, todos conocidos entre si, de la población encontrará suficientes sospechosos y lo que es peor autoinculpados que va a complicar aún más una investigación que transcurre bajo aguaceros intensos.

Un cadáver en el jardín es una novela policiaca claramente enigma del género afable, cozy crime; género que con tanta habilidad desarrolla la prolífica autora sueca Maria Lang aunque tenga tendencia a diluir la tensión en disquisiciones alejadas del eje central de la trama y en dedicar demasiadas páginas al discurso final alargándolo más allá de lo aconsejable, necesario y prudente.

A pesar de todo, la lectura entretiene lo suficiente como para aceptar sus digresiones y entrar en el juego de comportarse como un protagonista más del elenco y deleitarse con la resolución de un rompecabezas criminal, al lado de la inquieta Puck.

Maria Lang, pseudónimo de Dagmar Lange, asienta con esta novela su publicitado paralelismo literario con Agatha Christie, puro marketing editorial alejado de la realidad, en el tratamiento de la novela policiaca clásica, aunque por suerte cada cual con su propia personalidad que se transmite en su forma de escribir, narrar y ambientar.

La muerte te espera es otra novela de la serie publicada y reseñada en este blog (lamentablemente las traducciones llegan en cuentagotas y sin orden alguno; habrá que conformarse con lo que hay) que resulta más enrevesada en una trama que sustenta la intriga en la veracidad de las coartadas de los sospechosos.



0 comentarios:

Publicar un comentario