jueves, 30 de junio de 2016

Queremos que vuelvan de Miguel Ángel Santamarina

Queremos que vuelvan
es un grito desgarrado que rapidamente
Twitter convierte en trending topic
En esa España sumida en la crisis, que se despierta cada mañana con los periódicos revelando casos de corrupción de políticos, casos de malversación de banqueros, casos de prevaricación de jueces, casos de trata de personas por bandas organizadas del este de Europa, casos de policías al servicio del poder en lugar de estar al servicio de la justicia y del ciudadano, en esa España suceden también delitos de menor calado que rápidamente forman parte del olvido colectivo sustituidos por los más recientes.

Como el caso de Mario y Bruno, dos jóvenes que han desaparecido la noche del 15 de agosto de 2012 en Alcorcón. Fueron a una fiesta para celebrar el inminente cumpleaños de Mario y no regresaron. La policía, protocolo obliga, lo ve como algo normal en esa edad y esa celebración y para cuando se toman en serio la denuncia ha transcurrido tiempo suficiente para que las posibles pistas se hayan enfriado.

Hoy después de dos meses se sigue sin tener noticia ni línea de investigación alguna. Los padres desesperados se ofrecen como carnaza en programas televisivos de máxima audiencia, telebasura pura y dura, a fin de mantener la esperanza.

Queremos que vuelvan es su grito desgarrado que rápidamente Twitter convierte en trending topic.

Las redes sociales se inflaman por muy poco y pronto Mario y Bruno están en boca de todos pero esa misma prontitud se vuelve en contra al surgir nuevos intereses que eclipsan cualquier evento.

Sólo Javier Redondo, un periodista en paro, que ya cubriera la noticia en su momento sigue investigando y podría haber encontrado un hilo de donde tirar. El tiempo no juega a favor de encontrarlos con vida pero mientras no se hallen sus cuerpos hay esperanza y este esforzado redactor puede ser su única esperanza.

La novela es un thriller noir de componente político donde la culpa de que la gente sea como es y se comporte como lo hace no se achaca a los males de la sociedad ni a causas exógenas, sino que la culpa es de las personas por ser como son y ellas han convertido la sociedad en lo que es.

Se habla, se sabe que existen, de las cloacas del poder. Son aceptadas casi como un mal menor y necesario. Hay acciones que llevar a cabo y no deben, no pueden, ser aireadas. Lo que no se dice, lo que no se sabe, es que hay más vida en ellas que en la superficie y que la impunidad que otorga el secretismo favorece no solo que se incremente el número de usuarios sino que además los actos que se protegen ya no se refieren solo a asuntos de gobierno sino a asuntos personales de los poderosos con la aquiescencia policial y que estos actos sean cada vez más y más execrables.

Miguel Ángel Santamarina
La posición de poder en este país parece conllevar la patente de impunidad. Incluso los presentadores famosos de los programas de televisión donde se airean las miserias de los demás se creen por encima de la ética y de la moral y utiliza el paradigma la audiencia tiene derecho a saber como excusa para emplear sin ningún tipo de escrúpulo cualquier método y argucia con que manipular sentimientos y opinión pública en beneficio propio como si fueran los nuevos brujos de la tribu.

Miguel Ángel Santamarina ha escrito una novela que bajo su aparente e inocua máscara de ficción, esconde una denuncia que evidencia la indefensión de la persona aislada cuando enfrente tiene corporativismos capaces de blindarse hasta la impunidad y disponen de capacidad de actuación ilimitada aunque transiten ora  a un lado ora al otro de la legalidad. Una denuncia que se sustenta en veraces investigaciones y su lectura estremece porqué se sabe que lo que se cuenta no es que pueda ser cierto sino que con otros nombres y otras circunstancias, lo es.

La banda sonora de la novela la forman:

Adagio para cuerdas de Samuel Barber
You can’t win de Al Jones
This is a call de Foo Fighters
Everlong de Foo Fighters

2 comentarios:

  1. No me termina de convencer este thriller. Una temática muy parecida la aborda Empar Fernández en su novela Maldita Verdad, y por eso tengo mis dudas en cuanto a la novela que nos presentas. Aunque vaya por delante que la de Empar Fernández me gustó mucho. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído la de Empar y ya la he anotado.
      Gracias!

      Eliminar