domingo, 2 de octubre de 2016

El bosque de los inocentes de Graziella Moreno

Este otoño atrevete a pasear por
El bosque de los inocentes.
El bosque de los inocentes es una novela negra confeccionada con el patronaje de un thriller neogótico, cuyo argumento incide en el sórdido mundo de la pederastia pero que se contiene en la forma de abordarlo dejando libertad a la imaginación de los lectores para visualizar lo que no se describe.

El bosque que circunda Rocablanca es un lugar de ensueño pero también de pesadilla, con flores de deliciosos olores y también chamizos con olor a humedad y dejadez, con ondulantes senderos donde pasear con libertad y también con cadenas y sogas para encarcelar, con armoniosos trinos de aves pero también con gemidos de impotencia y quejidos de dolor.

Rocablanca, un pequeño pueblo en las faldas del Montseny a poco más de una hora en coche de Barcelona, es la infancia de Iris, joven abogada idealista, y ahora vuelve a él, a casa de su tía, buscando recobrar el sosiego y el sentimiento de refugio que le falta últimamente debido a su reciente divorcio, el exceso de trabajo y unos sueños recurrentes que conforman noches de pesadilla e impiden el necesario descanso nocturno para la recarga de baterías.

Pero Rocablanca es ahora también refugio para un depredador humano que caza niños e Iris encontrará de todo menos la tranquilidad ansiada. A los psicópatas no se les ve venir hasta que es tarde: su habilidad como encantadores de serpientes les permite pasar desapercibidos, mimetizados con el entorno.

La investigación deambula por serpenteantes recovecos, como los que ofrece el bosque por donde transcurre y aprovecha piques entre fuerzas del orden, casualidades y los aportes de los distintos personajes, que poco o mucho siempre tienen algo que ofrecer, para ir avanzando hacia su resolución.

Graziella Moreno
Graziella Moreno ha escrito sobre un tema eternamente delicado pero no ha aprovechado al máximo la ocasión para sorprender al lector. Su trabajada novela ha acabado conformando una trama neogótica que picotea en todos los elementos que así la caracterizan: romanticismo, costumbrismo, criptas y pasajes ocultos, obras de arte reveladoras, personajes con halo de misterio, antiguas historias familiares y sobrecogedoras, referencias a personajes truculentos de siglos anteriores, bosques oscuros, apariciones y elementos sobrenaturales.


El resultado es una lectura fácil y aunque no consiga generar tanta tensión como se podría desear y la escritora resulte contenida en demasía, resuelve con solvencia la papeleta de entretener y seguro que con más páginas donde poder explayar lo que solo esboza hubiera redondeado la trama para nota.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada