domingo, 30 de octubre de 2016

Presas fáciles de Miguelanxo Prado

El corrupto, el depredador, la hiena,
siempre busca presas fáciles.
Cuando la crisis, si, esa crisis provocada por la ambición desmesurada de algunos, deja de cobrarse bienes y pasa a cobrarse vidas es que la situación es terriblemente desesperada. Y ahí está la Trilogía de la Crisis (Con el agua al cuello (2011), Liquidación final (2012) y Pan, Educación y Libertad (2013) de Petros Márkaris para recordarlo.

Mientras tanto aquí, érase una vez un país imaginario donde gobernaban  militares golpistas que cedieron su poder por ordeno y mando, menos mal que la obediencia es en ellos una virtud, a los políticos que empezaron a endeudarse hasta el punto de que ponían la cara pero quienes en realidad gobernaban eran los empresarios asociados con la banca, el dinero es el mejor aliado del poder cuando no lo sustituye y ya si eso llegaron los corruptos, que es un híbrido entre la clase política y la clase empresarial y bancaria, que es la hidra que sobrevive y que hoy por hoy gobierna de verdad en ese país imaginario.

Lo que tiene la corrupción es que los que se enriquecen lo hacen a costa de empobrecer a otros ya sea directamente, comiéndose sus ahorros, o indirectamente mermando la cantidad y la calidad de los servicios públicos a los que tienen derecho los ciudadanos (y que a ellos, los corruptos, les trae al pairo ya que solo usan servicios privados): sanidad, enseñanza, transportes, condiciones laborales…

El corrupto, el depredador, la hiena, siempre busca Presas fáciles.

Algunos de los afectados en negativo se hunden en su desesperación. El suicidio aparece como una alternativa al descredito (irónica esta palabra que encaja a la perfección con la situación económica y bancaria), a la ruina, al desahucio. El suicidio por impotencia. Mientras los ricos enjuagan sus lágrimas, de risa por salir bien parados, con billetes de cincuenta euros porque es lo más pequeño que llevan encima.

Pero la crisis también se cobra otras vidas y estas no son suicidio sino asesinato, que es la otra forma que tienen los desahuciados de ver la desesperación: que paguen los que la provocaron; que no se vayan de rositas.

Y en estas estamos cuando arranca el cómic: unas muertes se suceden con tal rapidez que el azar queda rápidamente descartado. Las muertes no parecen ser accidentes y las víctimas parecen seguir un patrón.

Página interior de Presas fáciles
La inspectora Olga Tabares y su equipo policial son los encargados de investigarlas y aunque todos parecen tener clara su finalidad les cuesta ver la relación entre ellas que les permita identificar al culpable.

Miguelanxo Prado ha tomado de la realidad perpetuada en las hemerotecas el pulso de la situación en la calle y en las familias y ha engarzado titulares y episodios sueltos para terminar hilvanando una historia de novela negra que ha dibujado para conseguir un comic noir.

El acabado es a lápiz empleando, pues, negros, grises, blancos ensuciados y blancos por ausencia de grafito. Oscuro y deprimente, el color ha huido, hastiado, de la realidad, como la situación de los muchos que sin quererlo ni saberlo les hicieron firmar ventajosas perspectivas económicas y les han arrebatado el futuro y otros a los que les llenaron la cabeza y el bolsillo de liquidez, en la cabeza para no pensar y en el bolsillo para gastar, sin considerar que la deuda contraída era transgeneracional.

Hay quien recuerda que por unos instantes el bienestar estaba en sus manos, y al cabo de poco, como un puñado de arena de la playa, desaparecía entre sus dedos para dejar solo la humedad de las lágrimas ante una mano vacía tendida al aire.

Mano tendida que nadie estrecha, nadie llena y todos rechazan. Mano que se cierra crispada y amenaza al aire. Mano que golpea. Mano vengadora. Mano justiciera. Justicia poética.

0 comentarios:

Publicar un comentario