lunes, 1 de mayo de 2017

La mala hierba de Agustín Martínez

Una lectura que sigue doliendo
una vez finalizada.
La maldad habita en cualquiera pero suele escoger para anidar el huésped más adecuado a sus intereses. Aquel que le permita desplegar toda su gama de atrocidades y es que, una vez manifiesta, la maldad se viene arriba y su creatividad es ilimitada.

Cuando el mal echa raíces en alguien ya no se va. Es como La mala hierba, esa que surge salvaje haciéndose sitio de forma nociva entre el resto de plantas a pesar de su inocuo aspecto. La mala hierba es la que sobrevive cuando otras caen.

Jacobo, Irene y Miriam, hija adolescente del matrimonio, son víctimas de la crisis; deben abandonar su cómoda vida urbana y deshacerse de su casa y de su Mercedes y emprender, sin alternativa y sin dinero, una nueva etapa en un cortijo desvencijado que Irene heredó de sus padres, a medias con su hermano Antonio, en Portocarrero.

En Portocarrero: puerta del desierto de Almería; donde el calor y la calima no dejan refrescar las ideas y sus habitantes tienden a la cerrajón de mentes y a defender con uñas y dientes lo que tienen y lo que consiguen conservar pese los envites del clima mientras se llevan bien de puertas afuera; de puertas adentro es otro cantar.

Jacobo, Irene y Miriam viajan al pasado de Irene. De la ciudad al campo. De una vida con futuro y vistas a calles repletas de gente, vehículos, tiendas y edificios a una vida sin futuro y vistas a un paisaje resquebrajado, reseco, árido y vacío. Desierto de Almería.

Un tremendo choque vivencial que tiene sus repercusiones y del que nadie, ni lugareños ni forasteros sale indemne.

Una noche, en el cortijo, Irene es asesinada a tiros y Jacobo, malherido, sobrevive al ser dado por muerto. La violencia descarnada azuza la tranquilidad de la colmena y agrieta lo suficiente los caracteres como para que salgan al exterior sentimientos reprimidos y las abejas pican a quienes las molestan.

La lluvia en el desierto de Almería
crea surcos en la tierra
En Portocarrero llueve poco pero cuando lo hace se desea que pare. Las tormentas llegan de repente igual como se van pero mientras el cielo se vacía la lluvia golpea con la rabia de un boxeador golpeando el saco de entrenamiento.

El agua caída recorre el suelo y crea surcos en la tierra arenisca y yerma como la frustración, los celos y la humillación crean cicatrices en las personas. Surcos y cicatrices que nunca desaparecen, si acaso ahondan.

Agustín Martínez recoge una historia de sentimientos y la descarga como inclemente lluvia en Portocarrero porqué es el tipo de lugar donde la calma es solo apariencia.

La trama corre por esas cicatrices y las hace palpitar hasta que los sentimientos que las originaron toman las riendas del comportamiento desplazando la razón y la lógica. Cualquier cosa que guíe los actos suplantando el entendimiento conlleva al ser humano a cometer desbarajustes y algunos de daño irreparable.

Y Agustín Martínez sabe mostrar esas debilidades y darles voz propia. Ellas son las que hablan en la novela. Un inquietante thriller capaz de mantener el corazón en un puño durante toda la lectura.Lectura que sigue doliendo una vez terminada.

Ya en Monteperdido, su anterior novela (léan aquí la reseña) Agustín Martínez mostraba esa habilidad por crear climas humanos tóxicos que resulta abono inmejorable para desarrollar angustiosos thrillers de ambientación rural.

0 comentarios:

Publicar un comentario