viernes, 28 de julio de 2017

El caso Birdman y El tratamiento de Mo Hayder

Novela negra de trama dura,
espeluznante y retorcida.
El caso Birdman es la primera novela protagonizada por Jack Caffery y El tratamiento la segunda, pero en realidad nos encontramos con que son una sola historia dividida en dos partes de forma que la trama principal tiene un largo recorrido, semi-subterránea a veces, aflorando a la superficie solo de vez en cuando  en la primera novela por ceder el protagonismo principal a los crímenes de un asesino en serie y en la segunda por los de un pederasta, pero siempre presente.

Si las novelas fueran un álbum de cromos de tópicos de género habrían completado la colección o casi ya que tal vez no contengan todos los que hay pero todos los que tienen lo son.

El caso Birdman se presenta como una novela negra de trama dura, espeluznante y retorcida para provocar ese sentimiento de horror que busca incomodar al lector como si eso fuera lo único importante. La trama bebe de todo lo visto y leído en el mundo del asesino en serie aunque hay que agradecerle que está bien escrita, lo que ya es mucho y que mantiene el ritmo y aguanta la tensión como debe ser.

Un asesino de mujeres con una terriblemente macabra firma se convierte en el objetivo del inspector Jack Caffery; un hombre marcado por la desaparición de su hermano cuando eran pequeños, esa trama subyacente de largo recorrido, y con problemas de relación con las mujeres precisamente por vivir en la casa que vive y por mantener esa espina familiar clavada que le impide cualquier atisbo de alegría y felicidad.

Novela negra que logra destrozar
la zona de confort mediante
una trama llena de vilezas.
El tratamiento, segunda novela pero en realidad segunda parte de la primera novela, trata sobre la pederastia y de cómo el envilecimiento no conoce sentimientos. La familia, los amigos, la sociedad, todos podrían y deberían hacer más en estos casos y quien más quien menos aparta la mirada para no ver y así no sentirse con la obligación de actuar. Nada nuevo bajo el sol pero como la anterior acaba resultando absorbente al buscar nuestro lado más vulnerable.

Dos novelas complejas que no dudan destrozar nuestra zona de confort al apoyarse en mostrar las vilezas de la condición humana tanto en sus argumentos principales como en el suyacente y que condiciona notablemente la capacidad de actuación del protagonista.

Al fin y al cabo se siente de parte de las víctimas de los hechos y ve en la resolución de los casos la actuación que en su día no pudo o no supo realizar y que le ha de permitir su redención.

Mo Hayder autora de
El caso birdman
y
El tratamiento
En ambas novelas Mo Hayder, la autora, conforma una trama bien trenzada, sin fisuras y consigue un ritmo narrativo alto, intenso y claustrofóbico y pone el dedo en la llaga de nuestra humanidad para incomodarnos durante toda la lectura y buscar la complicidad con sus planteamientos. 

Si usted pertenece al grupo lector que se apasiona con los asesinatos truculentos y los impulsos psicológicos que tienden a lo macabro estas son sus novelas. Si les va el morbo, toque gore y el ritmo de thriller también. Y si les encantan los perdedores que ansían su redención por encima de todo, de su felicidad y de su propia vida, ya están tardando en empezar la lectura.

0 comentarios:

Publicar un comentario