domingo, 18 de febrero de 2018

La maldición de Sikris de Lucas Alcón Seoane

La esencia de P. G. Wodehouse
y de Agatha Christie
trasponiéndola a la época actual.
En el palacio de la memoria se guardan conocimientos y recuerdos de toda clase y condición. Allí se almacenan esas vivencias proporcionadas por horas y horas de lectura evocadora de mágicas hazañas y exóticas y triunfantes aventuras.

Lucas Alcón Seoane ha vaciado su fascinante, como el de la inmensa mayoría de lectores que empezaron de muy jóvenes, cajón de sastre y ha elegido aquellos sueños más preciados para componer, con encaje de tetris, una novela amalgamada de agradecimientos y homenajes a los personajes que nos dejaban acompañarlos en sus aventuras.

Todos tenemos esos recuerdos. Distintos pero parecidos. Esa emoción adolescente forjada a partir de las aventuras de Guillermo o de Los Cinco o de Los Siete Secretos o de Los Tres Investigadores  o de Los Jóvenes Detectives o tal vez de El Detective Conan. Poco importa la edad. Todos tenemos nuestro cajón de sastre.

El autor, embargado de ese sentimiento intrigante y aventurero ha escrito una obra policial para adultos: un pastiche que aúna lo mejor de la novelas de P. G. Wodehouse y de Agatha Christie. Del primero toma la mansión, el mayordomo, esa familia pudiente que se desmorona, esos nuevos ricos; y de la segunda esos asesinatos en habitaciones cerradas, esos familiares todos sospechosos, esos coup de efecte del detective.

Pero es que además resulta que la mansión, un castillo con todas sus fantasías: cripta, voces de ultratumba, decoración proveniente de exóticos lugares, pasadizos secretos y servicio doméstico de época victoriana está en La Moraleja de Madrid y la familia, el clan Devereaux es de origen francés. Y la época es la actual.

Así que cogiendo la esencia de la novela policíaca clásica inglesa y añadiéndole un detective con hechuras propias de la novela negra actual desarrolla, con cierto desenfado juvenil y mucho humor e ironía, una aventura con la que se reivindica el placer de la lectura de evasión.

La complicidad entre lector y autor ha de ser previa a la lectura y aceptar que se está en medio de una trama con licencia para ficcionar sin costuras, sin remaches y para aceptar que haya botones sin ojales y viceversa.

El clan Devereaux arrastra una maldición generacional desde sus tiempos de arqueólogos en Egipto. Una maldición que se va cobrando vidas, una tras otra a lo largo de los años. La que ahora se produce introduce al inspector Valentín Largo en una investigación compleja y vibrante dentro de un castillo poblado por estrafalarios personajes que parecen inquietos y temerosos.

Lucas Alcón Seoane
Las ópera prima suelen adolecer de excesos: de verborrea, de descripciones, de páginas y de pensamientos enquistados del autor. Toda regla tiene una excepción y La maldición de Sikris lo es.

Aúna frescura con calidad y soltura con prudencia para acabar siendo una elogiadora boutade, donde la premeditada opción de tirar de tópicos y hábitos no son el fin sino el medio.

Remuevan en su cajón de sastre y lean La Maldición de Sikris. Van a disfrutar y rejuvenecer de golpe.

0 comentarios:

Publicar un comentario