domingo, 15 de abril de 2018

La vírgen del burdel de Hubert y Kerascoët

La virgen del burdel

El volumen bajo el único título de La virgen del burdel integra dos álbumes que conforman una sola historia, un solo arco argumental.

La protagonista de la serie es Señorita no se toca (titulo original en francés: Miss Pas Touche).

Y sus dos primeros títulos, recogidos en este integral son La virgen del burdel y Sangre en las manos.

La acción transcurre en la década de 1930, esa época licenciosa de entreguerras, en el luminoso y alocado París y se ubica en el lujoso prostíbulo Pompadour al que llega Blanche, señorita no se toca, huyendo de un asesino, apodado El Carnicero por su modus operandi que evoca al de Jack el destripador, que tiene aterrorizada la vida nocturna.

Segunda parte englobada
en un integral en la edición
en castellano
Señorita no se toca porqué Blanche es virgen y pretende seguir siéndolo a pesar de la presión del entorno y de las manifiestas intenciones masculinas.

Deseos de venganza, por la muerte de una próxima, le impelen a investigar por su cuenta a pesar de no estar dotada para ello, lo que le lleva a conjeturar sin pruebas, pero aprende rápido del mismo modo que aprende a desenvolverse en la mansión y en sus peculiares habitaciones.

Hubert Boulard ofrece un guión sólido, aúna costumbrismo libertino con una trama policiaca muy bien planificada y traspasa líneas para que todas las vergüenzas queden al aire, figurada y literalmente, lo que permite vivir este contexto en su plenitud.

Su ironía llega al sarcasmo para ridiculizar la doble moral de quienes en público abogan contra la prostitución y en privado no se privan de ninguno de sus placeres y tampoco deja títere con cabeza al retratar las relaciones entre amos y criadas en el sí de las familias burguesas.

Costumbrismo, romanticismo y misterio policial clásico con dosificación de pistas y los giros justos para ir subiendo el tono en el prostíbulo y en la investigación y conseguir un final muy meritorio.

El dibujo de Kerascoët, seudónimo del duo formado por Marie Pommepuy y Sébastien Cosset, se acerca al expresionismo, sus líneas buscan captar y mostrar emociones.

Casi caricaturesco se centra en la comunicación mediante el tratamiento prioritario de gestos, miradas, y muecas.

Aliado con una exuberancia de color muy vivo, ese que asociamos a los bailes pintados por Renoir o al interior de un cabaret con sus luces, trajes y lentejuelas y colorete en mejillas, propicia que la lascivia se muestre en todo su esplendor y reserva los tonos más suaves para las escenas callejeras y aquellas en las que las protagonistas despojadas de su disfraz se muestran en la intimidad.

Una obra muy original, variada, entretenida, apasionante y emocionante y que no se debería dejar de leer.

En Francia llevan publicados cuatro volúmenes, los dos mencionados La Vierge du bordel  y Du sang sur les mains (y únicos traducidos) y Le Prince Charmant (El Príncipe Azul) y Jusqu’à ce que la mort nous sépare (Hasta que la muerte nos separe).

0 comentarios:

Publicar un comentario