domingo, 26 de agosto de 2018

Matar a mi madre de Jules Feiffer

"Tirarte delante de un autobús...,
por una ventana..., envenenarte el café...,
ahogarte durmiendo..., clavarte un puñal
por la espalda..."
Matar a mi madre es una atolondrada, apresurada y apoteósica historia de novela negra abundantemente trufada de humor negro y que satiriza, además, el mundo de las relaciones profesionales entre representantes y representados.

Atolondrada porqué la narración visual se pasa por el forro los límites de las viñetas, la narración oral ocasiona bocadillos elásticos como chicle y el dibujo se distorsiona en trazos expresionistas que imprimen una velocidad descontrolada.

Apresurada porqué la historia está plagada de gaps y sus saltos hacia delante no permiten detenerse en explicaciones ni justificaciones. Los actos generan hechos y la secuencia de estos desarrolla el argumento. Todo en un lanzado tiovivo del que no es posible bajarse.

Apoteósica por su vodevilesco final, con belicismo activo, que echa por tierra posibles, y consecuentes, líneas argumentales para desembocar en una catarsis comunitaria de redenciones y egoístas búsquedas de perdón.

Matar a mi madre censura el egoísmo a base de exaltarlo. Recoge ese momento de la historia americana que la prensa tanto destacaba en la que los soldados que luchaban en islas del pacífico sur durante la segunda guerra mundial recibían anhelantes a estrellas de Hollywood desplazados para reforzar la moral de las tropas.

Estrellas rutilantes de un universo de cartón piedra que buscaba con el gesto engrandecer su vanidad, posicionar su balance económico y lanzar desesperadamente carreras que de otro modo quizás no tendrían repercusión.

Página de pelea de púgiles en
Matar a mi maddre
El hilo conductor de la historia es Annie quien, en estado de rebeldía permanente, desearía matar a su madre a quien culpa de su insatisfecha vida y a quien reprocha no hacer nada por vengar la muerte de su padre, un honrado policía: el único protagonista con principios inamovibles.

Annie y su madre Elsie cuentan sus historias enriquecidas por las apariciones de figurantes de tópico calado pero que son tratados con un punto de vista socarrón. Así hay un púgil más apto para el claqué que para el boxeo, un detective privado incompetente, un matón con ansias de llegar a gángster y, entre otros, un librero comunista con las típicas contradicciones propias de los militantes de izquierda de cualquier país.

Jules Feiffer, multigalardonado en diversas facetas artísticas, revisita los clásicos del género noir, del cine y la literatura, caricaturizando artistas y agentes por un lado, detectives por otro y soldados por el de más allá lo amalgama en un argumento tópico de novela negra de la época y emplea la novela gráfica, como podía haber elegido otro medio de expresión, para contar el mensaje.

Jules Feiffer, octogenario
autor de Matar a mi madre
Y para no menoscabarlo utiliza una paleta de grises y beiges tan aguados como anodinos con lo que facilita que la vista resbale a ritmo de musical.

A su edad, va para los noventa, se divierte contando lo que le viene en gana y esta historia coral, escrita para lucimiento de papeles femeninos, es un ejemplo de honestidad profesional.

Odios, envidias, engaños, traiciones, ingredientes para un coctel de trágico destino y fatales consecuencias, pero que asoman como imprescindibles cuando está en juego la supervivencia..

Un estimulante layout de un improbable film noir que haría las delicias de quien ame al género; pero rodado eso si, como un musical.

0 comentarios:

Publicar un comentario