domingo, 23 de diciembre de 2018

Ella lo quiso de Javier Martín Betanzos

Un thriller psicológico que no tensiona.

Bruno Zambrano va al psiquiatra porqué siente que vive, casi físicamente, sus pensamientos de contenido sexual. Y no le parece normal ni conveniente. Y mientras se encuentra en la sala de espera experimenta uno de esos episodios con la mujer que, entretenida con una revista, aguarda, paciente, sentada frente a él, a que le llegue el turno.

Todo viene de su infancia, nada original pero que se le va a hacer si suele ser así como bien se encargan de descubrir los psiquiatras.

Con ese arranque potente y prometedor, Ella lo quiso, se anuncia como una novela negra protagonizada por una mente turbada y enferma a la que poco le falta para dar el salto de la ficción a la realidad. Poco, también, para materializar actos que hasta ahora solo se dan en un plano regido por la imaginación. Y poco para pasar de una violencia pensada a una realizada.

Al mismo tiempo se están encontrando cuerpos asesinados con peculiares heridas lo que sugiere la acción de un asesino en serie. ¿Estamos ante el mismo sujeto con desdoblamiento de personalidad? ¿Coinciden en tiempo y espacio dos seres enfermos incapaces de discernir entre el bien y el mal y entre el placer y el dolor? ¿Tienen las muertes otra intencionalidad que la que se aparenta?

Ella lo quiso, título, ya de por sí, de reprobable justificación machista que da una idea de hacia dónde van a ir lo tiros, parece prometer.

Y eso que promete se cumple pero sin la tensión ni el ritmo que se le espera a la novela y a cualquier thriller psicológico que quiera hacer honor a su condición y sobre todo a su apellido.

Javier Martín Betanzos no consigue tensionar en una lectura que se desliza lenta y sin giros. Protagonistas planos como obleas y, si fuera cine, podría muy bien ser una película muda habida cuenta de lo poco que aportan los diálogos.

Da la impresión de que se está ante una obra realizada en poco tiempo, nada reposada y poco contrastada. En caso contrario el resultado hubiera podido ser notorio.

0 comentarios:

Publicar un comentario