jueves, 21 de febrero de 2019

Polar de Víctor Santos

"Este camino no tiene arco iris"

Aquello que empezara siendo una web còmic gratis de actualización semanal, por allá 2012, poco más que para frikis, es hoy una película disponible, desde el pasado 25 de enero, en Netflix, después de despertar el interés de Dark Horse que la tituló Polar: came from the cold.

Polar es una suerte de spin off de Black Kaisser un cómic que solo vio salir a la luz un número cuando su protagonista aún podía dar mucho más de sí. Como ha sido el caso, primero en cómic y ahora en una película.

Bizarra, tarantiniana en mucho, deudora de James Bond (ese malo, malote), evocadora de súper-héroes, psicológica: el bueno es un malo, cine de Hong-Kong, cine negro francés con estética nouvelle vague, hay de todo pero muy bien conjuntado, porqué los orígenes siempre son mestizos.

Serie B, pero B en mayúsculas. No como demerito sino como marco en el que cabe todo y más, en el que la acción, el color, los diálogos no tienen que responder más que al nivel de creatividad de quien lo realiza. Los medios al servicio de la imaginación. PULP TOTAL.

Esta fiel adaptación del cómic Polar: surgido del frío de Víctor Santos la dirige Jonas Åkerlund y tiene a Mads Mikkelsen como protagonista absoluto y una breve pero decisiva intervención de Richard Dreyfuss, se nota que la apuesta por esta obra indie ha despertado interés. Y con razón.

El cómic de Víctor Santos
Polar, como se denomina en Francia al género negro, es un film noir con garantía de entretenimiento, suspense y acción, mucha acción, sangre y venganza. La elíptica escena de la decapitación es de lo mejor que se ha visto en cine.

Duncan Vizla, conocido como Black Kaisser, un espía inexpresivo, reflexivo y calmado, de cuando la guerra fría y que perdió la sonrisa no sabe dónde ni cuándo, está a punto de jubilarse sin saber que la letra pequeña de su contrato estipula que si fallece antes de la fecha y no tiene herederos declarados el capital que se le adeuda, en su caso algunos millones de euros, se reinvierte en la empresa, la empresa Damocles.

Mads Mikkelsen
Empresa que atraviesa problemas de liquidez y Mr. Blutt, el gerente ejecutivo, está dispuesto a lo que sea para sanear su balance y si no puede ser con un ERE legal será con uno ilegal aunque sea liquidando sus activos.

Para ello cuenta con el Equipo A, un despropósito de comando de gatillo fácil que cree que alguien de edad jubilable forzosamente ha de ser una víctima fácil y todo un ejercito por si fuera menester. Nada más acertado. Y si no vean hasta dónde puede llegar este alter ego de John McClane.

Para gozar.

0 comentarios:

Publicar un comentario