miércoles, 17 de abril de 2019

Clandestina de Cristina Redondo

Señor, cuídame de mis amigos
que de mis enemigos me encargo yo.
Es tan fácil erigir un líder de un partido político como abatirlo. Y darse de cuenta de este hecho supedita la opinión, la valoración y la credibilidad que se tiene de los políticos y de los partidos.

En política, la manida frase de nadie es lo que parece, toma su verdadera dimensión, hasta el infinito y más allá. ¿Es todo postureo? Probablemente no, algo de ideales y ética queda pero para la mayoría es un empleo más, uno en el que quizás el nivel de exigencia, responsabilidad y productividad sea más relajado que en otros ámbitos y es, también, la forma de ganarse amistades y dejar atado el futuro. El propio, el de la familia y allegados; todo depende del tiempo en que se ejerza el cargo, el nivel de poder que conlleve y el precio que se le ponga.

No hi ha un pam de net y es que el ser humano es voluble y prefiere satisfacer bajos instintos que grandes ideales. Y es veleta alocada, aun cuando no sople el viento, que nunca señala el norte: para eso ya están las brújulas.

Clandestina es un thriller político protagonizado por mujeres y un alto grado de psicopatía. Es un thriller de pseudoespionaje que a pesar de ser protagonizada por un elenco coral tiene a Irina Paulova como principal protagonista. Poco se sabe de ella pero se le conoce su atractivo físico, su capacidad camaleónica y su siempre insatisfecho deseo de matar.

Irina es una fría asesina empleada en una agencia de incierta ocupación ya que tanto parece servir para una campaña de desacreditación como para un asesinato. Y el cambio de registro es tan natural que da pavor. Se avienen a los deseos de sus clientes, no se sabe muy bien cómo les contactan ni cómo mantienen el anonimato, unos y otros, y los resuelven con una rapidez y una eficiencia que ya querría cualquier otra empresa, sea del ramo que sea.

Cristina Redondo
Cristina Redondo es la joven autora de esta novela corta y aborda un tema de trapicheo político, zancadilleo y corrupción que con mayor número de páginas tendría el recorrido necesario para dar todo lo que el tema y la autora pueden dar de sí.

Y es que en estas fechas, a pocos días de unas nuevas elecciones generales, la evidencia de que las cloacas no son solo privilegio de los gobiernos sino que también lo son de los partidos resulta muy esclarecedor.

La brevedad es buena para escribir cosas breves pero mala como recurso para sintetizar una novela que debería ser larga. Si algo tiene el thriller es que nadie le afea su grosor ya que es bien sabido que el aporte de la información obtenida de la información consultada es pieza clave para consolidar la verosimilitud de lo que se cuente. Y la psicología de las protagonistas precisa así mismo de su tempo para que la descripción cale y no solo moje.

La autora termina esta novela corta con un final cerrado para esta trama pero abierto para que el argumento, la agencia, sus exclusivos servicios y sus miembros tenga continuidad en otras tramas resolviendo otros casos que deseamos resulten una lectura estimulante.

0 comentarios:

Publicar un comentario