domingo, 17 de octubre de 2010

Kane














Todo detective que se precie debe cargar con una cruz, la de Kane es la muerte de su compañero por su propia mano: lo iba a arrestar por corrupción y las pistolas decidieron.

Seis meses después de estar suspendido y tras la pertinente investigación de asuntos internos, Kane vuelve a su comisaría del distrito 39 de New Edén, libre de cargos. Pero nada es como antes y el recibimiento de sus antiguos compañeros es regalándole un par de balas que llevan su nombre, una clara advertencia de que a partir de ahora sus enemigos no solo van a estar fuera sino también dentro.

Kane ha vuelto retraído y abstraído y de la honradez ha hecho código de conducta. Evita en lo que puede la relación en la comisaría e incluso mantiene las distancias con su nueva compañera Kate Felix, que sin embargo le apoya hasta enfrentarse a los prejuicios de los otros policías. La actuación de Kane es la de un personaje maldito como corresponde a su nombre, Caín, y a su ciudad, Nuevo Edén.

Los cinco tomos, en formato libro y muy bien encuadernados, agrupan en cerca de mil páginas un montón de buenas historias de serie negra enmarcadas en la corriente conocida como de procedimiento policial; ya saben, la comisaría y las relaciones entre sus miembros como eje y los casos y acciones como radios de rueda de bicicleta que los unen con la cubierta exterior que es la gran ciudad. Y todo en un rabioso blanco y negro sin concesiones; como debe ser.

Los guiones, de entrada, pueden parecen tópicos pero pronto nos damos cuenta de que discurren por caminos imprevistos; los diálogos no tienen desperdicio alguno (en una escena en la que un marido pierde el peluquín al caer al suelo en lucha con un ladrón, la esposa exclama: “¡han matado tu pelo!”), como ven, en Kane poco hay de convencional.

Kane no es especialmente indicado para párvulos del género interrobang ya que sin poso se pueden perder inteligentes giros pero en cualquier caso todos los que se acercan a él disfrutan con su humor negro presentado a ritmo cinematográfico donde el argumento avanza trepidante y las viñetas se estructuran para no perder el paso y dan pie a la utilización de todos los recursos disponibles para marcar el tempo narrativo. Nada es gratuito e incluso el diseño de la página no es un mero recurso estético, como suele ser habitual, sino que es parte integrante de la misma historia y para ello concibe toda la superficie disponible como una indivisible unidad narrativa.

Deléitense en particular con la historia incluida en el tomo dos “Punto de vista” visionada subjetivamente desde el asiento trasero de un coche patrulla.
Y no pasen de leer cómics. Los cómics son películas cuyos fotogramas permiten ser disfrutados una y otra vez, tanto tiempo como se desee, sin necesidad de darle al pause.

Paul Grist es el guionista y dibujante de la serie y si les gusta en Kane, les gustará en sus otras creaciones.

Lean esta entrevista http://www.zonanegativa.com/?p=4369 o accedan a la Wiki en su versión inglesa eso si, ya que todavía no tiene página en castellano, para conocerlo un poco más.

Ahora solo falta su opinión. Ya sabe, en Comentarios.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada