domingo, 18 de agosto de 2019

Poniente de Jesús María Sáez

Poniente es tradicionalmente
el punto cardinal Oeste.
En general, en las fuerzas de orden público donde la muerte acecha hasta en los momentos más insospechados los cambios de destino suelen ir asociados a motivos traumáticos. Suelen ser soluciones terapéuticas.

Aitor Etxeazarreta, es un ertzaina que, afectado por asuntos propios, abandona el frío Cantábrico por el cálido Mediterráneo y cambia su trabajo en Bilbao por un nuevo puesto en Málaga.

Ni su especialización en criminología, ni su facilidad para definir perfiles de asesinos ni la pronunciación de su apellido es algo que sea fácilmente asumido por sus mandos: microclimas siempre reacios a admitir un nuevo habitante. Labrarse un porvenir en tierra extraña cuando lo tenía todo en su lugar natal se antoja castigo excesivo para sus quitas consigo mismo.

Condicionado por sus estudios y sus calificaciones ve motivos de sospecha en cualquier caso que entre en su jurisdicción pero topa con el recelo de una plantilla que entiende que el método de investigación debe basarse en hechos y pruebas y no en cuestionables interpretaciones.

Incluso Carmen García su actual compañera de patrulla se muestra disconforme con su modus operandi. Pero podría ser que Aitor tuviera razón y Málaga se estuviese enfrentando a un problema serio y ominoso, mucho más allá de el que ya supone de por si una población multiplicada con la llegada de turistas y por tanto de incidentes

Jesús María Sáez vuelve a crear con Poniente una novela negra dinámica y sólida tanto en su argumento como en la forma de perfilar los personajes como ya hiciera con su anterior Siberia, si bien algunas puntadas podrían ser más elaboradas.

En esta ocasión lo hace desde dentro de una comisaría, siguiendo su día a día, sus casos habituales y los más extraordinarios, relatando el funcionamiento de la cadena de mando y el trabajo de papeleo. Proyecta desde dentro hacia fuera mostrando la naturaleza humana de las personas que cada día, de uniforme o de paisano, salen a la calle sin saber si llegaran vivos a la noche.

Jesús María Sáez
Y aprovecha para enlazarlo con una trama criminal trenzada con hilo tan fino que resulta casi invisible si no se mira con ojos adecuados. Solo a vista de pájaro se puede elaborar el mapa de un territorio y apreciar esas líneas; solo una mente entrenada puede atisbar un patrón.

En los detalles están las evidencias y aunque nunca hay que dar nada por sentado de primeras y hay que abordarlo con cautela incluso el propio Aitor cae presa de la precipitación.

Poniente es una novela negra que claramente va de menos a más, tras un inicio titubeante de un viaje excesiva e innecesariamente pormenorizado alcanza rápidamente una velocidad de crucero estable y permite deleitarse con una narración sostenida que va ganando intensidad y emoción y consigue el mejor final que se le podría pedir, dándole a cada personaje lo que la vida le tenía reservado.

domingo, 11 de agosto de 2019

El violín del virtuoso de Nuria García Font

Niccolo Paganini protagoniza
esta novela policiaca.

El violín del virtuoso es la segunda novela de la saga Crónica de los barrios sin luna cuya primera entrega es El secreto del puzle.

En El violín del virtuoso el caso criminal es un robo y a medida que avanza la investigación iremos descubriendo derivadas más complejas y conoceremos la obra musical de un gran maestro, al tiempo que los jóvenes protagonistas, aún universitarios, irán descubriendo sentimientos y experimentando emociones que ayudarán en su crecimiento hacia la madurez.

En la inauguración de unas jornadas dedicadas a las artes se exponen instrumentos musicales provenientes de diversos países. Sin duda uno de los más relevantes es Il Cannone, el cañón, el violín amaestrado por el gran Niccolo Paganini.

Paganini, sus caprichos, esas cortas piezas musicales pensadas para provocar sensaciones y reacciones, Il Cannone y Génova, ciudad de origen del maestro, son los elementos que se conjuran para que Oona, Javier y Fabio tengan que volver a colaborar con la policía para el esclarecimiento de un caso que en su vertiente argumental está más que bien construido.

Núria García Font
Núria García Font es una autora novel que está dando los primeros pasos en la novela negra juvenil y sabe que le queda camino por recorrer y que no será fácil pero voluntad no le falta.

A sus novelas hay que acercarse desde una perspectiva juvenil, así se entiende y explica su bisoñez literaria en consonancia con el comportamiento amateur de sus jóvenes investigadores.

Unas obras donde prima la narración de los hechos condicionando el relato que a menudo entra en modo cronología. Los tópicos acechan y es difícil no sucumbir a la tentación pero ante el vicio de querer asomar hay que recordar ejercer sin temor la virtud de podar.

jueves, 8 de agosto de 2019

El Cazador de Estilemas de Álex Grijelmo

¿Qué es un estilema? un estilema es
el estilo personal que emplea cada cual
a la hora de expresarse.

La escritura manual ya no se lleva y la grafología, esa disciplina que pretende explicar la personalidad de un individuo a partir del estudio de sus trazos caligráficos, está desapareciendo por inanición, sin haber llegado a un acuerdo sobre su establecer su condición de ciencia o de pseudociencia.

Eugenio Pulido, un filólogo en horas bajas y mente hiperactiva, pretende que el análisis de estilemas puede  ayudar a solucionar delitos y ayudarse en su magra economía.

El Comisario Contreras, inicialmente escéptico, acaba convencido de la bondad del procedimiento y establece con el filólogo un tándem que no solo reporta éxitos policiales sino también pingües beneficios económicos.

Un punto de partida original para establecer un apasionante método deductivo. No solo las pupilas, la forma de las orejas o las huellas digitales son elementos diferenciales e identificativos de cada ser humano: el empleo de estilemas se demuestra igual de eficaz y más eficiente al no necesitar aparatos calibrados.

¿Qué es un estilema? Según el propio Eugenio Pulido, y después de ubicar el vocablo entre semantema, grafema, fonema y morfema lo describe como donde reside el estilo personal de cada cual a la hora de expresarse y que resulta relevante  para identificar a su autor prácticamente sin margen de duda ni error.

Eugenio se convierte así en una suerte de forense lingüista que, por falta de consistencia en el argumento, se queda en mero aficionado.

Álex  Grijelmo
Álex Grijelmo ha escrito una novela policiaca novedosa y ha puesto tanto empeño en sostener su tesis, o la de Eugenio Pulido, que no ha dudado en profundizar, de forma muy amena e interesante, en los resortes del lenguaje oral y escrito para darle argumentos, su oficio lo descubre, pero en su desarrollo descuida la trama criminal, que queda como un mero elemento indispensable pero no fundamental para el experimento.

Hasta tal punto el árbol no deja ver el bosque que el ritmo narrativo se ve a menudo interrumpido y hay momentos en que la novela queda varada sin solución de continuidad.

El hecho de emplear tres voces narrativas tampoco ayuda ya que no siempre una sigue a la otra avanzando en la trama sino que a menudo se repite el mismo hecho contado de forma redundante.

Los delitos elegidos, los delincuentes escogidos, quedan en mero ejemplo didáctico sin garra, cuando podrían y deberían haber tenido más calado tanto lingüista como policial y entonces la novela hubiera trascendido la anécdota para convertirse en digna de recomendación dentro de ese género negro tan faltado de apuestas arriesgadas que barran tanto cliché.

domingo, 4 de agosto de 2019

La bestia de Chabouté

Todos llevamos una bestia en nuestro interior.

Un cuerpo destrozado ha sido hallado en un bosque cubierto de nieve. Los pocos habitantes de un pueblo pequeño viven atemorizados y los hombres van armados a todas partes, incluso al bar.

La llegada de un inspector de policía encargado de esclarecer el caso no inspira confianza: los métodos policiales son demasiado neutros y parsimoniosos; ellos prefieren actuar de forma contundente y terminar con la bestia, lo que sea que sea, que ha atacado de manera tan feroz.

Se proponen batidas: se han visto lobos merodear por las lindes; incluso podría haber un oso. Hay que terminar con todo lo que suponga peligro. Hay que exterminar toda alimaña. Hay que preservar la vida de las gentes.

Cuando un nuevo cuerpo aparece descuartizado con heridas similares, nada va ya a detenerles y, estando aislados por culpa de la nieve, ni la policía va a poder llegar por lo que se encuentran solos ante esta encarnación del mal a quien pretenden encontrar y escarmentar hasta su muerte.

Nadie puede predecir lo que el comportamiento humano bajo fuerte presión es capaz de hacer. Ya casi hay más miedo al hombre que a la bestia.

Chabouté materializa una historia que extrae de las gentes sus temores ancestrales llegando a creer incluso en lo que se sabe imposible: el mal no existe como ente, si acaso como concepto ético y siempre como opuesto al bien. Y aún y así están convencidos de su materialización en esos cuerpos destrozados que les recuerdan que todos pueden morir en cualquier momento.

Chabouté "La Bestia"
Y esa incomoda e indeseada sensación, Chabouté la transmite en diálogos pesarosos y reflexiones trágicas sobre lo tremebundo de los hechos pero sobre todo con unas precisas líneas de negro sobre blanco. Sin grises ni tramas. Negro y blanco, oscuridad y luz, muerte y vida.

Los efectos lumínicos y la perspectiva se consiguen con los contrastes del contraluz y de la dirección del foco. Todo se combina para ofrecer una lectura reposada a pesar de lo escabroso del tema, su origen y su destino.

Lectura obligada de un ejemplar que no debe faltar en su biblioteca de comics noir.

martes, 30 de julio de 2019

El trío de la Dama Negra de Irene Adler

Sherlock, Lupin, Adler...
¡vaya pandilla!

Todas las persones, los personajes de ficción también, tienen un nacimiento, un desarrollo y a veces una muerte, aunque no se relate.

Esta novela es la primera de una saga de libros que con el título paraguas de Sherlock, Lupin y yo recoge el origen de una tierna e indisoluble amistad entre Sherlock Holmes, Arsène Lupin e Irene Adler, desde que traban conocimiento veraneando en Saint Maló en 1870 en esa confusa etapa entre la pubertad y la adolescencia, y que explica la procedencia y evolución de sus aptitudes.

El relato, perfectamente ajustado a la época tanto a nivel costumbrista como por el léxico empleado, es de corte infantil/juvenil, por lo que es perfectamente recomendable para quienes ronden los 10 años y más.

Es una magnífica oportunidad de introducirse en el mundo de Holmes y Lupin por lo que continuar luego con los libros para adultos con estos protagonistas es el paso natural. Y todo contado por Irene Adler, punto de vista femenino, esa gran desconocida y a la que vamos a poder conocer con el mismo nivel de detalle, o más, que sus compañeros.

El trío de la Dama Negra se inicia con el descubrimiento de un cadáver en la playa y a partir de ese momento y a ritmo de thriller se va a desarrollar una historia que si no fuera por la edad de los personajes y las concesiones inevitables al público a quien va dirigido, bien podría pertenecer a uno de los relatos intrigantes, esotéricos y misteriosos a los que nos tiene acostumbrados el Sherlock Holmes adulto.

Un gran mérito de sus creadores, ya que bajo el seudónimo de Irene Adler se encuentra un equipo formado por Pierdomenico Baccalario, director del proyecto, Alessandro Gatti, escritor y Iacopo Bruno ilustrador.

Lectura absolutamente recomendable. Léanla primero ustedes para adecuarla a sus naturales destinatarios y no se sientan mal por disfrutarla: es el niño que todos llevamos dentro y que se resiste a abandonarnos.

Si disfrutaron con Los Cinco, Los Hollister o Los Tres Investigadores, por citar algunas, esta es su serie. Con un Sherlock que ya apunta su capacidad de análisis y deducción, un Lupin que muestra sus habilidades físicas y su osadía y una Irene capaz de conquistar el mundo.

Aventuras veraniegas muy adecuadas para esta época del año donde hay que dar vida a muchas horas muertas, además esta novela tiene ahora el precio de un helado pero más contenido y con ella pueden ayudar a engrosar las filas de fans de la novela policiaca y la novela negra.

Hijos, nietos, sobrinos y primos se lo agradecerán. Si acaso pongan también el helado.

jueves, 25 de julio de 2019

Las siete muertes de Evelyn Hardcastle de Stuart Turton

Una novela negra que es un ejercicio
de virtuosismo literario.

Un enloquecedor viaje temporal que tiene por objeto descubrir quién es el asesino. Pero no se alarmen, no se trata de montar en una máquina del tiempo y viajar atrás y adelante, nada de eso: se trata de rememorar el mismo día una y otra vez.

¿Recuerdan la película Atrapado en el tiempo, conocida popularmente por el día de la marmota? pues lo mismo pero cada vez en un cuerpo distinto. Para los más jóvenes hay que imaginar una situación en Westworld donde se vive lo mismo que el dia anterior pero encarnando un personaje distinto.

Pero vayamos por partes. Aiden Bishop, el protagonista, ni recuerda quien es ni por qué está donde está ni que ha venido a hacer. Amnesia. El principio puede resultar desasosegante e intricado, no se alarmen que va a ir a más.

Las siete muertes de Evelyn Hardcastle, siete porque ese es el número de veces que Evelyn muere, transcurre en unos espacios en los que la oscuridad ha barrido la claridad; un ambiente decadente, tenebroso y ruín que alberga criaturas a imagen y semejanza y que se relacionan entre ellos de igual censurable manera no despertando ni la más mínima simpatía ni obteniendo ninguna muestra de aceptación o comprensión a sus actos.

Todo empieza en medio de un bosque, el que rodea la casa de campo Blackheath, propiedad de los Hardcastle en una celebración por el compromiso de su hija Evelyn. Hay un asesinato, un asesino y alguien, por razones en principio desconocidas, que debe resolverlo. Todo muy policiaco, excelsamente whodonit.

Solo que hay circunstancias espacio tiempo que cambian las reglas de juego y convierten la vida de los personajes y la investigación en la más intrincada, sofisticada y enconadamente difícil composición de un puzzle formado por octaedros que giran de cara aleatoriamente.

Ocho caras puesto que son ocho las que tiene Aiden Bishop para solucionar el caso y para recuperar su propia identidad que, con tantos cambios, no acierta a saber ni cuál es ni a qué pasado está atada aunque si pueda, con el tiempo, imaginar parte de su futuro.

Adelante, atrás, adelante pero distinto, atrás pero distinto, adelante pero distinto distinto, atrás pero distinto distinto y así. Cada vez un hilo narrativo distinto pero semejante. Puntos de vista distintos para una misma visión. Una enloquecedora cordura, malabarismos neuronales, inmersión en aire.

¿Les parece exagerada esta reseña? Eso es porqué aún no han leído la novela. Una novela policiaca que tanto puede ser novela negra como thriller. Como también novela de ciencia ficción, como costumbrista y de época.

Todo calificativo es válido según que camino se elija andar de los que ofrece el laberinto. Porqué ahí es donde van a descubrirse nada más empezar a leer: en un laberinto que en lugar de plantas verdes y lozanas, muestra hojas muertas, podridas y nauseabundas.

Stuart Turton
Stuart Turton no solo ha sido capaz de pensarlo sino incluso de escribirlo y de forma que se entienda aunque, eso sí, no sea una lectura fácil ni evidente. Ayuda que su prosa es limpia, comprensible y de académica composición.

Descripciones muy medidas para favorecer la acertada descripción de ambientes y lugares y la enfocada visualización del contexto y diálogos precisos con voces ajustadas al perfil de cada personaje (oírla en versión original debe ser de una riqueza extrema).

Un ejercicio de virtuosismo literario que seguro va a gustar a rabiar o va a ser abandonado a las pocas páginas de su lectura. Cualquiera de las dos opciones no les librará de que les explote, virtualmente, el cerebro.

domingo, 21 de julio de 2019

Hierro, serie tv

Hierro es una serie de televisión
que no hay que perderse.
Hierro es de esas series que puedan tener poco eco eclipsadas por las de alto presupuesto, con actuaciones mediáticas e intereses comerciales de toda índole.

Sucede como con la isla, El Hierro, donde transcurre la acción. Una isla pequeña del archipiélago canario eclipsada por las de alta oferta turística, intereses hoteleros y comerciales de toda índole.

El Hierro es una preciosa y extraterrestre isla descolgada del mapa del archipielago. La casa al final de la calle, alejada del resto, en una esquina. No está de paso a ninguna parte. Se va a ella queriendo ir a ella.

Este parcial anonimato puede ser bueno para la isla frente a sus hermanas más solicitadas, populares y populosas: Las Palmas, Tenerife, Lanzarote, Fuerteventura… preserva su identidad. Malo para la serie, cuando menos reconocimiento menos capital para nuevas realizaciones.

En la mañana en que se anuncia una boda, el novio no aparece; el padre de la novia, por sus manifiestas desavenencias con su futuro yerno, es señalado como el responsable del retraso y todos sospechan que el novio se lo ha pensado dos veces por su carácter juerguista. Ceremonia prevista en medio de los preparativos de la bajada, un acto religioso, simbólico y devoto para todos los isleños que se realiza cada cuatro años y, por si fuera poco todo se combina para suceder cuando acaba de tomar posesión de su cargo una nueva juez proveniente de la península.

Una isla es una prisión sin celdas ni muros. Sus habitantes viven encerrados en espacio abierto, una condena de libertad con poca o ninguna salida para los jóvenes.

En una isla, cuanto más pequeña más, no hay secretos y aunque se actúe a voluntad siempre hay alguien que ve, alguien que oye. Los secretos son a voces, pero la lealtad los esconde; en una isla la hermandad es lo más y la defensa ante el forastero es cerrada y orgullosa. El isleño tiende a enrocarse; a retorcerse sobre sus convicciones y sus sentimientos.

Isla El Hierro
Parece extraño que un espacio con un paisaje tan espectacular, mágico y tan abierto contenga una atmósfera tan opresiva y unas relaciones tan subordinadas como si se estuviera en el interior de una mansión victoriana.

Candela (magnífica Candela Peña), la jueza recién llegada a la isla, no entiende el universo de Hierro y poco hace para conectar; su rigidez, su ética y su carácter, cincelado como las piedras volcánicas de la isla, son el obstáculo principal, su coraza para no dejar entrever su fragilidad solo liberada con la sonrisa de su hijo Nico.

Un personaje memorable, como también lo son Díaz (Darío Grandinetti) principal sospechoso del asesinato acusado por pruebas circunstanciales y capaz de empatizar perfectamente con la audiencia y el sargento Morata (Juan Carlos Vellido), de esos guardia civiles que todo el mundo quisiera tener cerca, incluso los gitanos.

Y el resto de secundarios. Todos sin excepción, algunos con la sobriedad que confiere la veteranía otros con el desparpajo del inicio. No hay disonancia, todos suenan con el mismo tono, todos actúan de forma verosímil y todos tienen su punto atractivo e interesante. Les han dado voz para que se oiga, no para hacer ruido (una voz con acento isleño por cierto, donde las palabras flotan por su suavidad fonética). Los responsables son su director Pepe Coira y sus guionistas, el propio Pepe, Alfonso Blanco, Coral Cruz y Araceli Gonda.

Una serie comedida, nada de efectos especiales; honesta, nada de engaños al espectador para generar audiencia; humana, basada en los caracteres y no supeditándolos al argumento; respetuosa, aprovecha el entorno para enaltecer sus virtudes sin caer en vulgarismos turísticos y sobre todo incidiendo con rigurosidad en el enfoque criminal, el procedimiento policial y el posicionamiento judicial.

Hierro es una miniserie de 8 episodios que no deben dejar escapar.

jueves, 18 de julio de 2019

Muerte contrarreloj de Jorge Zepeda

El color amarillo es el que luce en
el maillot del corredor que va líder.
Julio. Calor excesivo. Cualquier movimiento supone un esfuerzo doble. Cualquier gesto supone una gesta. Y sin embargo es el mes elegido para disputar cada año el Tour de Francia.

Esa dantesca aventura que supone recorrer en bicicleta durante tres semanas, con etapas diarias que promedian 5 horas, cerca de 3.500 km con notables desniveles y compitiendo al más alto nivel.

Una exigencia brutal de cuerpo y mente equivalente a correr, en el mismo periodo, más de una decena de maratones o subir tres veces al Everest.

Este evento deportivo precisa que cada corredor tenga los cuidados alimentarios, fisiológicos y psicológicos adecuados para no solo acabar la carrera sino incluso para aspirar a ganarla.

Y si a toda esa presión se le añade la coincidencia de supuestos accidentes con funestas consecuencias para corredores es evidente que el temor a morir supone un componente desestabilizador difícil de gestionar.

El miedo se ha instalado en los equipos y se respira a cada momento, en cada etapa, entre los componentes del pelotón: ciclistas y equipo técnico y directivo. La presencia policial con sus interrogatorios y registros lejos de tranquilizar agudizan la sensación de inseguridad. Los corredores se saben en peligro.

Muerte contrarreloj es una novela negra ambientada en el mundo del deporte de alta competición. En ese Tour de Francia que desde tiempo impretérito asoma a la pantalla del televisor cada verano y otorga grandes alegrías a los amantes del ciclismo, del deporte y del sentimiento patrio.

Una novela negra que habla de amistad y del espíritu del ganador que no entiende de razones que le impidan su objetivo. Habla de sacrificio, de amor, de envidias y de traiciones. Habla de la belleza de una ruta por donde se transita sin verla. De unas inclemencias del tiempo que no respetan a nadie. Y habla de asesinatos.

Jorge Zepeda
Jorge Zepeda demuestra amplio conocimiento del mundo deportivo y del Tour pero no dosifica adecuadamente las fuerzas, no hay que olvidar que son tres semanas, y el desgaste le pasa factura. Ajustar correctamente plato con piñón es la clave para obtener un buen ritmo.

Y no se puede atacar en la subida a todos los puertos, profundizar en la trama criminal, y también en las etapas llanas, profundizar en la trama personal; ya que lla lectura se acaba resintiendo y con el final elegido, no gana la carrera.

domingo, 14 de julio de 2019

El Caso del Castillo de Comper de Jean-Luc Bannalec

Una novela policiaca con la estructura
ortodoxa de un whodonit clásico.

El rey Arturo, los caballeros de la mesa redonda, Ginebra, Morgana, Merlín... leyendas o verdades, historia o historias, sueños o realidades, en cualquier caso han sido, son y serán vitaminas para la imaginación de pequeños y mayores.

De todo cuanto acontece en ese particular universo se encarga un grupo de investigadores que se reúne de vez en cuando para poner en común nuevos hallazgos y debatir sobre su veracidad. Su objeto de estudio es a su vez el trampolín que les permita alcanzar la fama y la gloria en el mundo académico y, a nivel más prosaico, alcanzar una catedra que simboliza el advenimiento de Arturo.

Su lugar de encuentro, el bosque bretón de Broncéliande, resulta ser también el lugar elegido para una sesión de team-building por el equipo de comisario Dupin aprovechando que tiene que entrevistarse con uno de los académicos por un caso a petición de la policía de París.

Todo se trastoca nada más llegar y descubrir que su anfitrión ha sido asesinado. Georges Dupin va a tener que hacerse cargo de la investigación y sin la ayuda ni de brillante armadura ni de afilada Excalibur resolver a contrareloj un caso que tiene mucho de trascendente para el sentimiento bretón.

Jean-Luc Bannalec ha escrito, en esta ocasión, tal vez el whodonit más ortodoxo para lucimiento de su comisario. Una novela policiaca tradicional con un misterio en campo abierto pero en círculo cerrado; un elenco de sospechosos recelosos y desconfiados; un equipo, el suyo, formado por la impecable Nolwenn, el entusiasta Le Ber y el decidido Labat que se lucen como en ninguna otra entrega; y un caso que no solo descubre un asesino sino también algo tan significativo para un bretón, y para cualquier estudioso de humanidades, como que el ensueño, por muy improbable que parezca no es imposible.

Bosque de Broceliande, donde se forjó la leyenda
del Rey Arturo y el mago Merlín.
Séptima entrega de una serie que mantiene su interés a nivel policiaco combinado con su habitual tono jocoso y su evidente intención dinamizadora del turismo de la zona.

Leer a Bannalec y acompañar a Dupin en sus pesquisas y sus comidas, siempre suscita un irrefrenable deseo de ir a la Bretaña y conocer y disfrutar de sus cualidades.

Otros casos anteriores reseñados en este blog:








domingo, 7 de julio de 2019

Asiento 7A de Sebastian Fitzek

Nunca, bajo ningún concepto,
elijan el asiento 7A de un avión.
Asiento 7A es un thriller que transcurre simultáneamente en dos escenarios separados por kilómetros de distancia y kilómetros de altura. El uno transcurre en Berlín a ras de suelo, el otro en un avión que, habiendo despegado de Buenos Aires, sobrevuela el Atlántico con destino al mismo Berlín.

En el suelo Nele, la hija del psicoterapeuta Matt Krüger, ha sido secuestrada cuando iba a dar a luz. En el aire el propio Matt Krüger vuela para ver nacer a su nieta cuando recibe una llamada advirtiéndole del suceso y dándole una sola orden para terminar con el secuestro y hacer que su hija y nieta sobrevivan: debe estrellar el avión.

600 vidas a cambio de dos ¿salen las cuentas?

Matt es un psicoterapeuta de los que deberían tratarse a sí mismos, tantas son sus fobias y complejos. Resulta muy entretenido, incluso divertido pese a lo trágico del momento, ir conociéndole y es admirable lo que una persona, con tanto por superar, es capaz de llegar a hacer por amor.

Un thriller psicológico de manual. Un pasa páginas sin tregua. Tan insustancial que no pasará a la historia de la literatura (¿acaso a alguien le importa?) pero tan adictivo que dura dos telediarios.

Mucho diálogo, mucho monólogo en voz baja, mucha acción y todo escrito en un estilo directo, conciso y sencillo: directo a la vena. Una trama que aparenta una cosa y va adquiriendo complejidad, e interés, y por ello va mejorando la impresión inicial que suscita de producto pensado por y para agradar.

Sorpresas, coincidencias, giros e incluso sugerencias tramposas: todo vale para no soltar al lector una vez pillado.

Sebastian Fitzek
No en vano Sebastian Fitzek es un gran autor best-seller de este subgénero, con varias novelas top ventas muy bien valoradas por el público, conoce perfectamente los resortes que hay que tocar para secuestrar la atención del lector; sabe que teclas hay que tocar para motivar; sabe que ritmo establecer para no fatigar pero tampoco aburrir.

Asiento 7A es un producto artesano realizado con métodos industriales. Un producto de consumo rápido de pastelería pero ¿a quién le amarga un dulce? Juega con la reacción de cada cual ante el miedo y la inseguridad y con los caminos que siguen los procesos mentales, incluso los más retorcidos.

Novela adecuada para leer en vuelo transoceánico: nunca olvidará el vuelo ni el argumento. También funciona si se lee en piscina o en la playa, pero ¡ojo! no olviden ponerse crema solar: el suspense en la lectura les va a absorber de tal manera que no recordaran ni dónde están.

Y si son de las personas que se muerden las uñas, protéjanselas antes de abrir la novela. Ah y recuerden que nunca, bajo ningún concepto deben elegir el asiento 7A de un avión.

jueves, 4 de julio de 2019

Cenizas para un blues de Fernando de Cea


Y si en la vida nada transcurre de
forma secuencial, en esta novela
tampoco.
Sam ha dejado de ser policía de manera formal, ha renunciado oficialmente con entrega de arma y placa, pero en su interior, la policía que fue lo sigue siendo. Y es que si se lleva dentro...

Y es que cuando el oficio es como la propia la vida ya no es oficio ni tiene beneficio, solo dedicación, entrega y servilismo. Y renuncia. Por un ideal, por un sentimiento, se entrega todo, incluso lo que no se tiene.

Sam, Casandra en realidad, es ahora una detective privado y desde fuera del cuerpo quiere investigar, con total independencia y libertad de movimientos, que pasó con su padre, también policía y que murió con deshonor, veinte años atrás, cuando nadie mejor que él lo había defendido.

Cenizas para un blues es la continuación lógica de Puentes y sombras y aunque se puede leer perfectamente sin conocer la anterior, la experiencia mejora con los antecedentes. La trama subyacente en la primera entrega se desarrolla de forma plena en la segunda.

En su nuevo papel, sin someterse a reglamentos, Sam actúa sin líneas rojas que la coarten y emplea el método más adecuado en cada momento para obtener información que le permita cerrar el caso que la lleva de cabeza desde hace tiempo; pero como detective privado también tiene un caso: el secuestro de un chiquillo, y sabe que estas situaciones son de difícil resolución y más si se dejan pasar demasiadas horas desde la desaparición.

Y si en la vida nada transcurre de forma secuencial en esta novela tampoco, así mientras las dos investigaciones prosiguen su avance atropellándose en el tiempo hay otros protagonistas y otras situaciones que atrapan la atención, simultaneando, y que muestran, como un poliedro, las distintas caras que enseña la vida a quien la mira, viéndola.

Fernando de Cea muestra una evidente capacidad para entrelazar historias que evolucionan con ritmo y tempo propios y una destacable habilidad para crear suspense. Y con esos recursos narrativos construye thrillers noir muy convincentes y de gran fuerza visual.

Fernando de Cea.
Su conocimiento de Sevilla, siempre se escribe sobre lo que se conoce, ciudad donde transcurre la trama, le permite describir cada escenario de forma totalmente identificable no solo a nivel descriptivo sino a nivel ambiental, aunque no se haya estado nunca como es mi caso, y faculta para desarrollar ese noir urbano que no precisa de la oscuridad ni la niebla para generar la misma incertidumbre, duda y sospecha.

Y para ello el autor no duda en emplear hasta tres niveles de narración distintos con lo que consigue que una novela ya de por si coral amplifique esa percepción al añadirle más voces y diversos puntos de vista.

Sonido envolvente y pantalla panorámica para lucimiento de Sam, Merche, Roberto, Miss Nolan, Hidalgo, O’Malley, Cisco, el Ogro Bueno y sin olvidar a Wato, un gato cuyas rayas parecen señalar con una W el lugar de su tercer ojo. Pueden acabar siendo buenos compañeros en estos días perezosos.

Y, no se vayan que aún hay más: algún que otro cabo ha quedado suelto y pueden ser motivo para una nueva entrega, aunque transcurra allende.

domingo, 30 de junio de 2019

Queen & Country de Greg Rucka

Un thriller noir que atesora tanta acción
que sobresale de sus páginas.

Una serie sobre servicio secreto, sobre espionaje, sobre las relaciones entre sus miembros y de estos con el mundo. Una serie sólida, bien configurada, sobria y absorbente. Con un dibujo soportado por la línea clara, estilo claramente europeo a pesar de ser un cómic norteamericano, que da apoyo logístico a una historia habitada por seres imperfectos que resuelven como mejor saben o pueden situaciones para los que están adiestrados pero para las que no son infalibles.

El MI6 es el servicio de inteligencia del Reino Unido con jurisdicción en el exterior, para asuntos domésticos está el MI5. Tara Chace es una escolta de la Sección de Operaciones Especiales del SIS (Servicio de Inteligencia Secreto), adscrita al MI6; escolta es la clasificación que reciben los operativos ejecutivos con libertad por moverse por todo el mundo y a los que las delegaciones locales deben subordinar su apoyo en todo momento y bajo cualquier circunstancia.

Tara Chace es una subordinada dentro de un escalafón de poder que atesora los defectos de forma típicos cuando la toma de decisiones resulta controvertida y la irritante saturación burocrática de los estamentos que no solo tienen que conjuntar lo bello con lo barato, sino también la diplomacia con la eficacia. Para un operativo de campo las disquisiciones de despachos son tan esteriles como un mosquito dando cabezazos contra un cristal.

Realismo en cada una de sus viñetas.
Queen & Country es una serie más que espectacular que desborda realismo sin frivolidades de efectos especiales. No los necesita, las situaciones son ya de por si absolutamente efectistas sin necesidad de adornarlas; hacerlo hubiera sido llevar a parodia una realidad muy peligrosa y estresante.

Greg Rucka es uno de los guionistas de cómic más deseados por las majors, ha trabajado en numerosas series con renombrados personajes y aquí se destaca su trabajo más personal, más concienzudo y más determinante como es Queen & Country, donde no solo brilla en su calidad de guionista sino que evidencia ingente cantidad de horas de investigación y documentación.

Una serie de espías con un toque noir; pormenorizada hasta el mínimo detalle, con un argumento asentado que se desarrolla en diversos arcos con tramas repletas de inteligentes diálogos y expresivos silencios. Y que no esconde que la calidad humana del peculiar personal, sensato y equilibrado según su código de vida, que trabaja en estos campos se sustenta en los mismos pilares que la del resto de mortales; en la serie se ama, se muere, se llora, se sufre, hay errores, hay equivocaciones, hay rabia y, si, también remordimientos, debilidad y dudas.

La única variante es que cumplir con tu trabajo no te da un bonus en la nómina pero significa que sigues con vida. El mejor bonus que nadie te puede dar.

Seguimiento de los operativos.
La serie ha ido empleando distintos dibujantes, siempre en formato blanco y negro, en función de los arcos argumentales, con estructura autoconclusiva pero manteniendo una evolutiva continuidad, y del tono perseguido, pero todos ellos, cada uno según su propio estilo, se han mantenido fieles a los aspectos determinantes y relevantes para mantener una unidad de conjunto. Aunque es más que evidente que la calidad sufre altibajos, a las pocas páginas la historia absorbe a tal punto que el nuevo estilo se integra inmediatamente y ya no se tiene en cuenta el cambio de dibujante.

Una serie nominada en 6 ocasiones, en distintas secciones, al premio Eisner y que lo consiguió en 2002 por “Mejor serie novel”. Una obra seriada en 32 entregas desde 2000 a 2007 y que se encuentra recopilada en 4 volúmenes que totalizan más de 1.000 páginas.

Hoy en día la televisión los ofrece indiscriminadamente por lo que es fácil que conozcan la serie Homeland, si es así sepan que Queen & Country fue antes y que Carrie Mathison tiene un más que parecido razonable con Tara Chace.

Una obra que se lee con apasionamiento y se vive con desazón y en la que las retorcidas decisiones y las terribles consecuencias no son sino un pálido reflejo de la realidad. Indispensable. Uno de los mejores cómics que hay para leer y releer.

martes, 25 de junio de 2019

Yeruldelgger, Tiempos Salvajes de Ian Manook

El tiempo es salvaje. La estepa es
salvaje y las personas son salvajes.

Cuatro puntos de partida distintos, sin saber si van a cruzarse o converger o si van a ir cada uno por su lado. Cuatro situaciones anómalas, sospechosas de delito, si no evidente, y complicadas en forma y en fondo: nada sencillo se presenta envuelto en tantas capas.

Cuatro puntos cardinales. Difícil orientarse.

Un jinete muerto con su montura y una hembra de yak yacen congelados en medio de la desierta estepa. Un probable escalador yace muerto congelado en medio de una pared, a considerable altura, del  macizo del Otgontenger. Una joven prostituta, Colette, aparece asesinada en una habitación de hotel donde se había citado con Yeruldelgger. Unos adolescentes han desaparecido desde hace días y nadie parece tener noticia al respecto.

Cuatro mechas encendidas. Difícil conformarse.

Yeruldelgger, Tiempos Salvajes, es la segunda entrega de una trilogía que se inició con Yeruldelgger, Muertos en la Estepa.

Es un thriller que trasciende el noir local de la primera entrega para abarcar un abanico de delitos que no se circunscriben a Mongolia, también afecta a sus países vecinos y llega hasta la mismísima Francia, hasta su puerto de El Havre.

Hay asesinatos, corrupción y contrabando, siempre van de la mano, trata de personas, mafiosos locales y ajenos, investigaciones policiales y militares, autorizadas y clandestinas. Hay de todo menos piedad. Ningún atisbo de ella; cada cual mira por lo suyo y por ello se hace lo que haya que hacer.

Ian Manook trabaja, en esta obra, a ritmo de thriller viajero y viajado y va hilvanando las diferentes historias para luego volverlas a separar y dando pie a intrigas y un nivel de suspense más que sobresaliente sin ninguna concesión a las sutilezas y sí dando mucho juego a las asperezas.

No solo en las relaciones personales sino también intercalando momentos de meditada espiritualidad del séptimo monasterio con comida de casquería en tabernas sucias y malolientes. Sándalo y vómito.

Yeruldelgger, Solongo, Oyun, Saraa y Gantulga y la sombra alargada de Erdenbat, repiten protagonismo y se alternan en sus salidas a escena de modo que al autor no le resulta difícil ir desgranando las distintas historias. Para el resto está la incorporación de Zarzavadjian, un policía francés de origen armenio, que tiene un papel más que determinante y conveniente.

Ian Manook cierra esta segunda entrega con un clifhanger tremendo y que obliga a la lectura de la tercera si o sí. Y aunque la venganza se sirva fría no hay que esperar ya que, con el inclemente clima de Mongolia en invierno, si esperamos más estará helada.