viernes, 8 de mayo de 2015

La ausencia del ogro de Dominique Sylvain

Maldad rima con humanidad
El Katrina, ese huracán que convirtió en azúcar los muros de contención de Nueva Orleans y que propició que la ciudad criolla se inundara y los muertos, heridos y damnificados sumaran miles, fue caldo de cultivo también para que los bajos instintos se desarrollaran y florecieran en toda su magnificente maldad.

A Ingrid Diesel, que pasó una parte de su vida en Nueva Orleans, el Katrina la pilló lejos de la ciudad y no sabe nada de su amigo Brad Arceneaux, un adulto de corazón generoso en cuerpo de gigante, a quien conoció cuando ella tenía quince años en esa ciudad acunada por el jazz, hasta que Sacha Duguin, comisario de la policía de París le vuelve a hablar de él.

¿Qué hace Brad en París?

Brad Arceneaux es sospechoso del asesinato de una joven perpetrado en uno de los parques de la capital en donde trabaja de jardinero.

Para Ingrid es una sorpresa que Brad esté en París y que no la haya contactado pero su fidelidad y su convencimiento en su inocencia es tan grande que no le cuesta convencer a su amiga Lola para entregarse a la búsqueda  del gigante y de la verdad que lo libere de la sospecha, a todas luces infundada según Ingrid y por tanto secundada por Lola aunque con alguna reticencia.

Y la investigación nos permite conocer mejor a Ingrid. Sus sentimientos y emociones como mujer y como amiga salen hacia fuera, haciendo que su vida de unos vuelcos que no sabe muy bien como encauzar.

Es como si un diminuto Katrina la sacudiese como si fuera un árbol delgado y espigado y hojas y frutos se desprendieran de su copa.

Dominique Sylvain
La jardinería y la botánica están muy presentes en toda la novela. Así como la vida y obra del imaginario Louis-Guillaume Giblet de Montfaury, cuyos descubrimientos científicos y cuyo jardín son parte esencial de la trama.

La ausencia del ogro es la cuarta entrega de esta serie de la novelista francesa Dominique Sylvain que entronca con las expectativas generadas en la primera y que ofrece una muestra de su virtuosismo a la hora de enlazar sub tramas.

La novela se enriquece con el protagonismo otorgado en esta ocasión a la joven americana. El poder de la renovación de la primavera ha llegado también a esta serie.

Como banda sonora no olviden Yellow Moon de los Neville Brothers del que les dejo el video. Es una de las piezas con las que Ingrid, como Gabriella Tiger, la ardiente, realiza uno de sus más sensuales striptease. Cierren los ojos, escuchen la música e imaginen. Para eso está la imaginación.

Para beber, en esta ocasión, champán.


Las reseñas de las otras novelas anteriores de esta serie:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada