domingo, 26 de febrero de 2017

Agatha Raisin y la jardinera plantada de M. C. Beaton

En primavera se plantan flores
pero siempre hay quien decide
opciones más drásticas.
En una novela convencional una jardinera plantaría plantas, arbustos  e incluso alguna hortaliza o verdura, pero en una novela con Agatha Raisin como protagonista no es extraño encontrar con que es la jardinera la que resulta plantada.

Y claro, si se planta una persona se obtiene un cadáver y el cuerpo no florece más bien se marchita.

Así son los argumentos de las novelas protagonizadas por Agatha Raisin: sarcásticos en su planteamiento y sembrados de fina ironía británica en cada diálogo y en cada nueva situación, divertida hasta el absurdo.

En Caserly, villorrio situado en los Cotswolds donde vive Agatha desde que abandonara su vida profesional en Londres, han decidido convocar un concurso de jardines y premiar al más esplendido.

Todos los participantes están algo nerviosos y ansiosos por ganar, algo que a Agatha se le antoja una necesidad, por razones amorosas que no vienen al caso, o si, y cuando Agatha quiere algo no hay línea roja que la detenga. Recuerden el trasiego con la quiche de la primera entrega e imagínense lo que puede barruntar.

El nivel de tensión entre los concursantes es alto, espoleados por Mary Fortune, una recién llegada al pueblo que tiene a todos hombres y mujeres comiendo en su mano, por razones distintas, y que parece conocer el punto débil de cada cual y que no duda en apretarlo para favorecer sus intereses.

A la gente no suele gustarles que se aireen sus inseguridades o sus aspectos vulnerables y alguien acorralado puede sentir la necesidad de atacar como medida defensiva.

M. C. Beaton autora de la serie
de novela policiaca con
Agatha Raisin como
protagonista
M. C. Beaton ha vuelto a implicar a su protagonista en un nuevo caso criminal.

Entre cortinas de ganchillo, floridos y olorosos arbustos y educados comentarios se desarrolla una investigación tan ligera como agradable.

La novela mantiene ese tono jocoso que sostiene quien se ríe de sí mismo y esa redacción sencilla, sin más pretensión que ofrecer una historia entretenida y divertida a partes iguales como los ingredientes de un buen plumcake casero hecho por la mismísima Mary Fortune.

Tómensela entre horas (entre lecturas más indigestas) saboreándola despacito para entender todas sus ironías y acompáñensela con té solo, con leche o con gotas.

Agatha Raisin y la jardinera plantada es la tercera novela de una serie que tiene suficientes títulos como para dar muchas satisfacciones.

Anteriores novelas de Agatha Raisin reseñadas en el blog:


0 comentarios:

Publicar un comentario