domingo, 19 de febrero de 2017

Los renglones del destino de Rubén C. Morató

Los renglones del destino están escritos
de forma retorcida.
Si Dios escribe derecho con renglones torcidos es de desear que estos se refieran a otro ya que si lo que llamamos destino se tuerce es capaz de llevarse por delante a quien encuentre en su camino.

La novela Los renglones del destino es un thriller noir que pinta un retrato sociopolítico donde se encuentra de todo, como en botica, pero también como en ella aparece todo perfectamente ordenado y dosificado en su precisa medida.

Asesinatos, corrupción en altos mandos y altas esferas, especulación urbanística, robo y mercadeo de objetos de arte, sagrados secretos de confesión y confidenciales secretos de estado.

Todo empieza mucho antes con el caso rápidamente, demasiado rápidamente, aclarado del crimen del matrimonio Palacios, una anodina pareja encontrados muertos en su domicilio.

Muchos años después lo que parecía olvidado vuelve a ser noticia en el presente por una mano reveladora de detalles que, poderosos de la época, tuvieron a bien, según sus intereses, silenciar en su momento.

Caramelos de violeta, el pequeño
placer de Alicia Cepeda
En el ahora dos sucesos absolutamente inconexos como un robo y un accidente de tráfico tienden a converger en una misma investigación en la que Casimiro Santamaría, subinspector de la Brigada de Patrimonio Artístico, y Alicia Cepeda, inspectora de la Brigada Central de Investigación de los Delitos contra las Personas, trabajaran juntos por eso de los renglones del destino.

Los dos casos, en apariencia simples, tienden a su vez a ramificarse en variantes que implican a terceras personas y a centros de poder. Y es que a veces el aleteo de una mariposa puede ser el preludio de un tornado. Y así tramas y subtramas van desplegándose tratadas a ritmo de thriller y con buenas dosis de suspense.

Altos miembros del gobierno central y municipal, de la policía y de la iglesia, los poderes fácticos de toda sociedad, se entrecruzan con distintas intenciones en un argumento que aúna verdades fabuladas con fábulas verdaderas.

La trama presenta muchos hilos de los que hay que ir tirando con cuidado para no enredarse y que hay que intercalar para que el tapiz vaya cogiendo color, las formas vayan adquiriendo significado y la obra tenga sentido.

Rubén C. Morató
autor de thrillers
El autor Rubén C. Morató, que cuenta ya con experiencia en este tipo de thrillers cóctel noir, político e histórico (de hecho en esta novela hace un guiño a un personaje de su novela anterior El Arcano como si de otra investigación se tratara) es el tejedor al que hay que agradecerle esta obra que cumple con su finalidad de entretener yendo un paso más allá al docuficcionar un secreto que el Gobierno español de la época se empeñó en ocultar y cuya silenciada finalidad abre paso a cualquier especulación. Maná para un escritor de thrillers.

La prosa es distendida y fácil para que la lectura no se vea complicada ante la simultaneidad de acciones que en el mismo tiempo y en distinto lugar se van narrando, lo que da lugar a una novela entretenida, en ocasiones arrítmica pero sin penalizar la lectura y que viene a ratificar la buena salud del thriller español.

El final elegido, muy metido en contexto, es de los que confirman que los renglones del destino no solo son torcidos sino absolutamente retorcidos.



0 comentarios:

Publicar un comentario