domingo, 16 de febrero de 2020

La quinta víctima de J. D. Barker

Novela negra segunda entrega
de una esperada trilogía.

Estamos ante la continuación literal de la aclamada El cuarto mono, la que fuera una novela negra con inteligente y listo asesino en serie que se desarrolla a ritmo de thriller.

La persecución del criminal más buscado corre a cargo del FBI y el equipo policial comandado por Sam Porter que otrora llevara la investigación se ocupa ahora de otra serie de asesinatos que parecen llevar otra firma pero tanta maldad como el anterior.

Dos tramas principales que pronto van a dividirse en subtramas tan complejas como para presentar el aspecto de partidas de ajedrez simultáneas jugadas respectivamente por la policía y por el FBI.

Sam Porter, que no puede olvidarse de Anson Bishop, el asesino apodado el cuarto mono, desafiando a superiores y estamentos, a riesgo de perder la placa incluso acabar en prisión, prosigue esa investigación que le está vedada y que le llevará a viajar del frío Chicago hacia estados del sur, más cálidos y desconocidos.

Esta segunda parte vive de las migajas de la anterior y si aquella aportaba ciertos aspectos originales, está abusa de tópicos sin mesura y repite los patrones exitosos lo que le supone resultar previsible por reiteración.

Los giros de trama se retuercen en demasía y lo inverosímil, presente a lo largo de todo el desarrollo, toma el timón y a fuerza de querer sorprender deja de conseguirlo.

La quinta víctima satisfará, sin duda alguna, a amantes del género y a quienes gusten de las lecturas secuestradoras, ya que su estructura, su planteamiento, su tono narrativo y lo escabroso del argumento cumplen perfectamente con su cometido.

La lectura atrapa hasta imposibilitar; los cliffhanger capitulares obligan a seguir uno más, y otro y otro. La trama se engrandece hasta conseguir desplazar el foco de atención de los protagonistas para centrarlo en el que pasará.

Las diversas subtramas, que se alternan, van acercándose y alejándose procurando no dar pista alguna de cómo y cuándo van a acabar confluyendo y eso convierte cada protagonista y cada escenario en un punto caliente de interés no solo por su evolución individual sino por conocer cómo va a encajar en el conjunto.

Y ahí, chapeau, es donde radica su virtud. Aunque el ensamblaje sea a martillazos y el final deje con un desenlace tan abierto y apocalíptico como una pandemia a la espera de la tercera entrega.

El cuarto mono: no hagas el mal.
Si son creyentes están ante un thriller de suspense como Dios manda, si no lo son están ante un thriller de suspense como mandan los cánones.

Si van a abordar su lectura no olviden que hay que empezar por el principio: El cuarto mono ya que no estamos ante una serie sino ante una laaarga novela fragmentada en tres volúmenes (y el tercero aún no editado ni tan solo en versión original; hay quien dice que ni tan siquiera está escrito).

Una trilogía que más que ser leída parece pensada para ser vista como serie de televisión. Dada su densidad daría como mínimo para 6 temporadas de veintitantos episodios secuenciales cada una.

0 comentarios:

Publicar un comentario