viernes, 26 de abril de 2013

La tienda de los suicidas de Jean Teulé


La tienda de los suicidas es un establecimiento que basa su éxito en no repetir cliente.Es una tienda a la que los clientes no se les dice hasta luego sino adiós. Es un lugar donde no se desean buenos días sino todo lo contrario y es el último lugar, después del cementerio, donde nadie debería reírse. Es una tienda con un timbre para urgencias: hay asuntos que cuando llega la hora no hay porque esperar.

No hay peor suicida que el no quiere morir. “¿Su vida ha sido un fracaso? ¡Con nosotros su muerte será un éxito!”

En esta tienda el suicida en potencia sale convertido en un suicida casi materializado, no va más allá porque la ética del establecimiento no permite traspasar ciertos límites, pero puede obtener cualquier cosa que le lleve a su fin, puesto que el surtido cubre todos los gustos, necesidades y tipologías.

La tienda de los suicidas
es de esas novelas emparedado que sientan de maravilla entre comidas. Es un picoteo agradable y por deseado, doblemente satisfactorio. Jean Teulé, su autor, nos ofrece una deliciosa creación de humor negro, inteligente y profundo. Nos ofrece unos personajes para enmarcar y unos diálogos divertidamente mordaces e irónicos.

Mishima Tuvache y su esposa Lucrèce contemplan su tienda con admiración y devoción, como un amplio mausoleo, es la última estación para la morada final de los que acuden en busca de soluciones. Y ellos se esmeran para buscarlas y venderlas, conscientes del gran favor que hacen a sus clientes.

El matrimonio tiene tres hijos Marilyn, Vincent y Alan. Nombres escogidos como homenaje a ilustres suicidas: Monroe, Van Gogh y Turing. Este último, inventor del ordenador capaz de descifrar la alemana máquina electromagnética Enigma, y que se suicidó mordiendo una manzana empapada en una solución de cianuro, dicen que es el padre del logo de Apple: una manzana con un solo mordisco. No tuvo tiempo de más.

El kit de Alan Turing es uno de los best sellers de la tienda. Superado solo por el reciente Death Kiss que practica poniendo verdadero interés profesional Marilyn.

Y mientras los padres se duermen repasando las estadísticas de suicidios, como especulativos jugadores de bolsa, a los hijos les desean terribles pesadillas, jamás felices sueños, que estimulan leyendo tristes pasajes perfectamente escogidos entre las novelas de sus estantes, como el que relata el suicidio de Cleopatra o el de como Safo se arrojó al mar desde un acantilado.

Alan, el pequeño, es la oveja blanca en esa familia de negro vivir. Dibuja cielos azules y soles luminosos para desespero de sus padres que preferirían cielos contaminados y camposantos bajo la luz de la luna nueva y las miradas de los cuervos. Sueña despierto con colores y juega elevando ingravidas pompas de jabón mientras su familia se deleita imaginando vender amanitas phalloides fritas, a granel en una feria, a los sobrevivientes de una atracción que no hayan salido despedidos por los aires para empotrarse en un campo lleno de púas electrificadas.

Alan es un niño feliz, risueño y optimista. En el colegio responde que los suicidas son los habitantes de Suiza y su risa resulta contagiosa. El destino de Alan está por escribir y confirma que toda fábula tiene su moraleja. Descúbranla disfrutando de su lectura.

 


viernes, 19 de abril de 2013

Bookcrossing novela negra Sant Jordi Interrobang

 Es esta una iniciativa periódica en la que blog Interrobang libera libros con la intención de que la lectura rule y no acumule polvo.

Ya saben: libros Bookcrossing son libros liberados gratis para quien lo solicite primero y entienda que, como ofrecimiento altruista, se envían por correo ordinario. Por lo que si llegan, bien y si no llegan, no llegan. No se admiten reclamaciones. Sea como fuere el libro quedará liberado, que es la finalidad primera de la iniciativa Bookcrossing. http://www.bookcrossing.com/

¿Cómo pedirlos?

  1. Poner en comentarios a que título se opta si no lo ha pedido nadie antes.
  2. Enviar email a bloginterrobang@gmail.com para comunicar dirección postal donde recibirlo.
  3. Confirmar recepción para tranquilidad de que correos funciona.
  4. Entrar en http://www.bookcrossing.com/ y anotar en el cuaderno de bitácora del libro todos sus movimientos.

A leer y a disfrutar. La cultura no es un lujo, es un derecho.


En esta ocasión conmemoramos Sant Jordi Interrobang, ofreciendo títulos variados e interesantísimos:

  
Deuda de Sangre
Michael Connelly
Ediciones B
Punto de Lectura
Barcelona, 2002




Pánico
Jeff Abbott
La factoría de ideas
Barcelona, 2008




El baile ha terminado
Julián Ibañez
Roca Editorial
Barcelona, 2009
Premio Internacional de Novela Negra L’H Confidencial 2009




Pruebas de sangre
Jonathan Kellerman
Grijalbo Mondadori
Libro de Mano, 45
Barcelona, 1995




El talento de Mr. Ripley
Patricia Highsmith
Anagrama
El País, Serie Negra, 1
Barcelona, 2004







El asesino del hielo
Jay Bonansinga
Mondadori
DeBolsillo, 687
Barcelona, 2006



Feliz lectura! y feliz Sant Jordi Interrobang!

martes, 16 de abril de 2013

Madrid Underground de David Serafín

Finales de un mayo lluvioso y frío. Quince días antes de las primeras elecciones generales democráticas merced a la muerte del dictador. Madrid, 1977.

Las fachadas engalanadas de pósteres de un sinfín de partidos políticos. Representados los de la derecha, los de la izquierda, los ambidextros y los de centro. La prensa también se identifica con posiciones y con colores. Y quien más quien menos suspira por que su voto sea el decisivo y decante el platillo.

Las calles engalanadas y llenas de gente que a pesar de una climatología adversa quiere ser testigo directo de la trascendencia social que en unos días se va a vivir: las primeras elecciones democráticas a la muerte del dictador. Para los mayores el sueño hecho realidad, podría no haber sido, bastaba con la continuidad, y para los jóvenes obtener lo demandado corriendo frente los grises: una urna con el miedo aún de que la transparencia sea solo cosa del material.

Profusión de mítines y actos de campaña electoral. En los coches suenan bocinas y los autobuses van llenos de expresiones variopintas. Y los metros. El underground como lo llaman en lengua inglesa; con sus líneas identificadas por colores.

Y es en el metro donde se encuentran el cuerpo, pero al final resulta ser un maniquí. Falsa alarma. ¿Una broma? ¿Un ensayo? ¿Un señuelo?

Un segundo cuerpo ¿maniquí, persona? dispara la alarma. Se impone una investigación a cargo de la Dirección General de Seguridad que recae en el comisario Luis Bernal y los miembros de su sección: Paco Navarro, Ángel Gallardo y Elena Fernández y el equipo técnico formado por el forense Peláez, y los analistas Varga y Prieto.

Y por delante todas las líneas de metro y todas sus estaciones por peinar. Un gran plano de colores ante sus ojos. Madrid Underground. Las entrañas de la capital.

La investigación resulta apasionante y claustrofóbica en tanto pasillo subterráneo y dentro de tantos vagones circulando a alta velocidad. Subiendo y bajando de estaciones y de trenes buscando pistas. En la penumbra y con el atronador ruido de los convoyes hay que agudizar los sentidos y ser muy cuidadoso con la observación y muy atentos a la propia seguridad.

Madrid Underground es el segundo caso del comisario Bernal a quien conociéramos en Sábado de gloria (recuérdenla aquí)
y segunda de las seis novelas que protagoniza, a las que siguen Golpe de reyes, Incidente en la Bahía, Puerto de Luz y El Angel de Torremolinos.

Luis Bernal tiene 58 años de los que cuarenta y uno los ha pasado con su mujer, la salamantina Eugenia Carrero, Geñita para él, aunque hace tiempo que se pregunta como eso ha sido posible. Tienen dos hijos Santiago y Diego el menor y que todavía vive con ellos mientras parece eternizar sus estudios universitarios.

Por las mañanas se distrae desayunando en el bar de Félix Pérez y por las tardes, después de su Carlos III de sobremesa, se entretiene con su amiga Consuelo Lozano, para la que él es Luchi, y cuando no, oyendo opera.

David Serafín, seudónimo literario del profesor Ian Michael, ha escrito una novela policíaca en toda regla que emociona y atrapa por su argumento clásico y respetuoso con las normas del género.

Una novela policíaca que es a su vez relato costumbrista de la transición política española narrada con humanidad y respeto a lo mucho que se hizo en aquel momento por conseguir botar el barco sin romper el casco.

Una saga que cala. A por la tercera.


viernes, 12 de abril de 2013

Tres novelas policíacas de Rafael Bernal

Bajo este pomposo título se encuentra en realidad un librito con tres cuentos breves; tres cuentitos de temática policial que encandilan por su candidez y por su edad: escritos en 1948; o sea, casi veinte años antes de la imprescindible El Complot Mongol (recuérdenlo aquí y en una época con pocos escritores decididos a desentrañar la construcción de una novela policial, como de alguna forma pretende el autor con estos cuentos.

Se diría por su extensión que es una obra menor, pero sin embargo resulta muy ilustrativa para entender la forma en que Rafael Bernal abordaría poco después la novela negra a partir de la novela policial.

En estos cuentos, Bernal plantea la resolución y análisis de los enigmas de la novela policíaca británica y ya lo hace empleando ese especial humor negro tan desarrollado en su magnífica novela El Complot Mongol, donde se ríe por no llorar, que es lo único que mantiene en pie a la sociedad de ese momento que esperaba mucho de la revolución y se siente defraudada por la lentitud con que parecen abordarse los cambios si es que lo son y si es que los hay.

En el primero de los tres cuentos, El extraño caso de Aloysius Hands, se lleva a cabo un minucioso análisis de deducción y observación, pilares de la labor detectivesca, ante una serie de asesinatos por envenenamiento sin aparente conexión ni razón, siendo los muertos habitantes todos de La Mesa, un pueblito de Texas. El descubrimiento del método empleado resulta determinante para llevar a cabo la identificación del asesino.

En el segundo, De muerte natural, el argumento gira en torno a una aparente muerte natural en un hospital, una variante del clásico caso de la habitación cerrada, que una mente inquieta ve como asesinato y una vez más es la curiosidad hermanada a la deducción la que resuelve el enigma.

El tercero y último, El heroico Don Serafín, ubica el asesinato en una universidad y el sospechoso, pese a tener todos los elementos en contra, podría no ser el asesino. Observar y deducir.

 
Estructuras todas ellas sencillas sobre las que construir un enigma, como un rompecabezas infantil, pero inteligentemente construidas y levantadas con el material del que está hecha la ironía y la capacidad para reírse del propio ridículo.

Resultan el aperitivo ideal para conocer al autor de El Complot Mongol. Tres novelas policiacas es una novela que se lee en menos que canta un gallo y sus giros lingüísticos autóctonos dejan ese sabor agridulce con regusto picante, cuando no abrasador, tan propio de la comida mejicana y que siempre ¿por qué será? da ganas de más.

Para acceder a la reseña de su gran novela El Complot Mongol pinche aquí.
Para saber más y mejor sobre Bernal pinche aquí.  

domingo, 7 de abril de 2013

El juego de las tres cartas de Marco Malvaldi

He aquí la segunda novela de la saga del Bar Lume con su propietario Massimo Viviani al frente, la atractiva camarera Tiziana y los entrometidos viejitos Aldo, Gino, Pilade y Ampelio (abuelo de Massimo) en el desbarajuste urbanístico que es el pueblo de Pineta compensado por el abrazo de un bellísimo mar azul.

Este rincón de la Italia costera y en concreto el Hotel Santa Bona es el elegido para celebrar el XII International Workshop on Macromolecular and Biomacromolecular Chemistry, así en extranjero y sin acrónimo, y junto con los ponentes y asistentes a los distintos seminarios, venidos de todo el mundo, con especial presencia japonesa, hace acto de presencia también, la muerte para llevarse a uno de los congresistas.

Es mayo, primavera lluviosa y de temperatura traidora, y el comisario Fusco, la suma de él y los dos agentes Turturro y Galán no hace tres, que no ha olvidado lo eficaz que puede ser Massimo como aliado en una investigación policial acude de nuevo en su busca para intentar aclarar el caso antes no finalicen las jornadas y vuelvan todos a sus respectivos países quedándose sin sospechosos y aún peor, sin culpable.

Marco Valvaldi confirma en esta novela que lo suyo es la literatura costumbrista, irónica, salpicada de notas inteligentes y pinceladas culturales y que la temática policial es una simple anécdota que despacha en unas pocas páginas, y le sirve para justificar su verdadera intención narrativa.

Confirma, porque algo así nos temíamos al terminar de leer la primera novela de la saga, La brisca de cinco (comentada aquí),
algo que no deseábamos comprobar ya que la idea de partida era original y fresca y el juego que podían dar los viejitos, de nuevo totalmente desaprovechados solo hay que leer su travesura en los museos, podría ser algo realmente grande.

En esta novela el argumento policial queda arrinconado para dejar paso a la biografía de Massimo, a sus pensamientos que no sentimientos, a su día a día, sus sinsabores cotidianos; echamos en falta su característica forma de servir a la clientela lo que no se le pide y también sus lances dialécticos con Tiziana.

Si en la primera saboreamos un antipasto, ligero, fresco y oloroso, esta se aproxima más a un plato de pasta sin salsa, denso, monocromático y ligeramente pasado de cocción. Aún y así se puede comer y degustar con media sonrisa de principio a fin.

Marco Valvaldi que buscara en los naipes inspiración y titulara su primera novela, La brisca de cinco, con el nombre de una variante de un entretenido juego de cartas ha continuado la tradición en esta segunda titulándola El juego de las tres cartas, en clara referencia al tramposo juego practicado por los trileros y que en tiempos de juventud practicara el viejo Aldo siendo camarero en un trasatlántico para buscar un poco de fortuna en los puertos.

El juego de las tres cartas o El monte de tres cartas, como se le conoce en ambientes mágicos es un juego que, sin ánimo de estafar sino para entretener y divertir, también interpretan los magos a menudo en sus actuaciones de magia de cerca donde se confirma aquello de que la mano es más rápida que la vista y que lo que ésta cree ver puede no ser cierto.

Los trileros suelen aparentar poca habilidad para parecer vulnerables: pero ojo! nunca apuesten; aunque puedan ganar un lance siempre van a acabar perdiendo.


Post scriptum: la reseña de la tercera novela de la serie titulada 'El rey de los juegos' ya está disponible aquí.

lunes, 1 de abril de 2013

Perdida de Gillian Flynn

Es esta una lectura gentileza de Mondadori, en edición anticipada como tester, a los que agradezco el detalle. Novela avalada por el éxito de ventas en su país de origen donde la joven autora Gillian Flynn no para de cosechar elogios.

Vaya por delante que no es una novela negra ni tampoco policial, aunque lo que en ella se cuenta precise de una investigación.

Narra las vicisitudes de una pareja de enamorados, Nick y Amy, en el momento en que su rutina de casados ya ha arruinado indefectiblemente su matrimonio, cuando los reproches se guardan dentro porque ni el mencionarlos libera. Cuando en lugar de construir futuro se destruye presente, cuando la convivencia se atraganta y provoca odio y rabia a partes iguales.

Y en ese punto, si uno de los dos cónyuges es frío y vengativo puede sobrevenir cualquier cosa. Cualquier cosa menos una lógica distanciación civilizada y es cuando se pone en marcha la transmutación del hogar feliz en el túnel del terror.

Y ahí es cuando esta novela rosa se metamorfosea en una novela de suspense aunque en la lectura, por pereza narrativa que deriva en meandros sin salida, no se llega a alcanzar la tensión que persigue; y si bien el giro argumental es bueno, lógico y necesario, no acierta a rematar con el final épatant que se espera del género.

La acción trascurre en North Carthage, Missouri, un remoto pueblo sin vida ni ilusión donde Nick intenta reencontrarse como propietario de un bar después de dejar New York; algo a lo que Amy no acaba de acostumbrarse.


La novela consta de tres partes y alterna capítulos de situación actual bajo el punto de vista de Nick con capítulos que son extracto del diario de Amy.

El ritmo narrativo presenta rodeos que por momentos distraen de la verdadera intención de lo que se estaba contando, aún y así la parte del diario escrito por Amy es la más convincente.

Los personajes mejor parados son los femeninos, tanto Amy la protagonista, como su madre Marybeth, como Go la hermana de Nick, Maureen la madre de ambos, Andie una amiga de Nick y como también la agente Boney, y otras, más secundarias, tienen a su favor que la escritora es mujer y que las sabe dotar de tics propios de su condición que las hace más creíbles y más protagonistas que sus homónimos masculinos.

Una pareja envuelta en una espiral de manipulación fruto del resentimiento. Desánimo y reproches. Podría ser cualquiera. Y eso es lo que hace a esta novela tan popular. Es una recreación de la frustración de muchos matrimonios: el sueño que se convierte en pesadilla; y ya se sabe que el dolor ajeno es un bálsamo para el propio.

Pronto en cines.