viernes, 29 de mayo de 2015

Independència d’interessos de Marc Moreno

Independencia por que transcurre en un período convulso en Catalunya previo a un referéndum local que defina el grado de tendencia nacionalista del país y de intereses porqué son varios los que se entremezclan y confluyen en un asesinato que aún deja más abierto el argumento.

Un contrato manuscrito del siglo XI puede alterar el orden social en la comarca del Vallès Occidental. Lástima que Nostradamus no entrara en profecías localistas ya que de poder preverlo, los protagonistas de esta novela no verían expuestas sus miserias.

Un argumento que teje historias de personas públicas con sus vidas personales y públicas y las de la función social o partido al que representan, y esconde un socarrón sentido del humor al entretejerlas.

Mismo humor, ahora más irónico y rozando el sarcasmo con el que trata las heterogéneas reuniones que celebran representantes del Ejército, de los Mossos d’Esquadra, de la Guardia Civil y del Centro Nacional de Inteligencia en sus sesiones de trabajo de investigación de los distintos sucesos que van confeccionando el mosaico.

Situaciones, todas, en general, que permiten esa segunda interpretación más irónica sobre la poca talla profesional y humana que tienen quienes más deberían tenerla: los representantes de las variantes de poder, ya sea político, prensa, eclesiástico o militar, a los que presenta con menos cerebro que un mosquito y más miopes que Rompetechos.

En Independència d'interessos los estamentos están representados como en aquellas épocas lejanas en que las calles estaban pintadas de gris y los programas de televisión en blanco y negro.

Todo un análisis sociopolítico de la condición humana. De la irresponsabilidad y de la incapacidad de trabajar en equipo. Todo un reconocimiento al existencialismo de Sartre en cuanto que cada individuo resuelve sus problemas vitales enfrentándose a ellos según sus propias limitaciones y convicciones.

El autor Marc Moreno ofrece una variante en la estructura habitual del thriller al dotarlo de humor sano y estructura folletinesca y hechuras de vodevil.

Para nota, faltaría que su escritura profundizara más en los personajes, las descripciones resultan demasiado sucintas, y en los diálogos, tanto en conversación como en interrogatorio, a los que un poco más de contundencia no vendría mal.

Sin duda hay que seguir a este autor.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada