miércoles, 10 de junio de 2015

Golpe a golpe de Violeff

Golpe a golpe: romanticismo y crímenes
Jacques Bablon, que firma como Violeff, es, entre otras cosas, autor de cómics. Poco prolífico, eso si, apenas 4 álbumes en su haber, y de ello hace ya bastantes años y por los que tampoco pasará a la historia. Sin embargo se le recuerda en este blog por su particular enfoque articulador del romanticismo en las historias negras.

Historias de amor romántico salpicadas de policías y cadáveres o viceversa: historias de crímenes e investigaciones policiales con románticas relaciones amorosas por medio.

Dicho así no parece original: en toda historia criminal suele haber amor y muerte ya sea formando parte del tronco principal o de uno secundario, pero lo que hace distinta la obra de Violeff es que trata a ambos principios como ramas independientes de un mismo árbol que confluyen arriba en la copa. Una simbiosis que no puede dejar indiferente.

La prueba de esa pericia está en las cinco historias cortas independientes que conforman el álbum Golpe a golpe y que llevan por nombre:

Con tacto, Como en casa, Patio de amor, Balas trágicas y Todos iguales.

Estilo de dibujo de Violeff
Balas trágicas tal vez sea la más compleja y elaborada; la que denota una mayor capacidad evolutiva y a la que no le hubiera ido nada mal tener más espacio para su desarrollo. De hecho todas presentan igual condición.

Más que cortas, resumidas, puesto que Violeff demuestra que cada una de ellas tiene contenido suficiente como para poder extenderse y formar un cómic independiente, o incluso una novela, aunque haya optado por extraer lo esencial y condensarlo en unas pocas páginas donde cada viñeta tiene mucho que contar.

Su dibujo, encuadrado en esa variante de línea clara en la que muchos de los dibujantes europeos y sobre todo franceses de finales de los setenta y hasta finales de los ochenta se acogieron más por comodidad que por adecuación a su mensaje, destaca por sus fondos a los que trata con meticulosidad y precisión acercándose a un estilo realista alejado del empleado para con los protagonistas mucho más expresionista y que sin embargo adolece de simple e inexpresivo.

Su fuerte, sin duda, los argumentos y sobre todo los diálogos, cargados de intención, que aguantan como una conjuntada orquesta, para que el dibujo pueda permitirse el lujo de ir un poco por libre, como al solista que de vez en cuando se le permite un amago virtuoso en la partitura.

Jacques Bablon aka Violeff
Violeff como guionista no es el mismo Violeff dibujante, aunque dibuja sus propios guiones. Y su personalidad se desdobla según sea uno u otro y en ambas facetas resulta interesante y convincente.

Se le conoce una novela negra con su nombre real Jacques Bablon títulada Trait bleu (Línea azul) preseleccionada para el Polar 2015.

Les recomiendo que se aproximen a su obra gráfica para que vayan aumentado el conocimiento sobre los distintos puntos de vista con los que el cómic trata a los géneros negro y policial. Al género interrobang.

4 comentarios:

  1. Imagino que no habrá visto la luz con edición por estos lares y que habría que buscarla en su versión original ¿no?
    Curioso cuanto menos.
    ¡Un placer leerte como siempre, Jordi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Editado en español por Metal Hurlant en su Colección Negra nº 25 a finales de los ochenta (del siglo pasado ;-)

      Eliminar
  2. Caray, qué buenos recuerdos. Qué buenas historias, tras la sombra del maestro Tardi ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tardi mucho más prolífico y complejo; Violeff solo dibujante a tiempo parcial. Pero efectivamente los ochenta fueron una gran epóca para el cómic y los dibujantes.
      Saludos!

      Eliminar