lunes, 29 de junio de 2015

Trauma de Erik Axl Sund

Los rostros de Victoria Bergman
reflejados en el espejo de la vida
Trauma es la segunda parte de la Trilogía Los Rostros de Victoria Bergman. Y no solo es segunda parte porqué termina lo que en la primera quedó colgando de un hilo sino también porque el nuevo giro que adquiere la trama le da entidad propia. Cuerpo y rostro propios.

Los asesinatos de componente sexual de chicos indocumentados y sin identificar cuyos cuerpos fueron usados sádicamente para luego ser desechados en cualquier lugar como basura y cuya investigación llevaran a cabo Jeanette Kihlberg y Jens Hurtig en el primer volumen han dado paso a nuevas muertes.

Ahora los muertos son adultos y si bien en algunos casos son claramente asesinatos, premeditados y ejecutados con saña buscando la humillación y sugiriendo algún tipo de venganza o ajuste de cuentas,  en otros son consecuencia de accidentes al parecer fortuitos en lo que algunos calificarían de designios divinos.

Claro que al escarbar entre los antecedentes y en las relaciones interpersonales de los fallecidos surgen sorpresas que permiten orientar la investigación que lleva el mismo equipo policial protagonista: Jeanette y Jens ayudados por la psicóloga Sofía.

Y estas pesquisas orientan hacia poder y dinero. Al fin y al cabo es lo que mueve al mundo ¿no? y el sexo que depende de cómo se practique se es social o asocial.

En una sociedad hipócrita que alardea de tolerancia y presume de nivel de sociabilidad elevado y que esconde su racismo y su xenofobia barriéndolo bajo la alfombra. Una sociedad donde la dignidad de las personas está sobrevalorada.

La adolescencia por si sola
ya puede resultar un trauma;
no hace falta añadirle
nada más
Durante la investigación sabremos mucho más de Victoria Bergman ya en su etapa adolescente.

Una nueva etapa y nuevas situaciones que maltratan un carácter ya de por si castigado añadiendo más heridas y a la vez consolidando la capacidad de abstracción de su propio cuerpo y su propia mente para no ser consciente ni del dolor ni de la vil utilización de su cuerpo al que se le niega el propio placer en beneficio del de otros.

Preparada para el salto evolutivo que supone pasar de gusano a libélula. Dejar atrás el rostro de Victoria y estrenar uno nuevo para olvidar y empezar de nuevo.

Trauma: emoción o impresión negativa cuyo choque en la mente produce un daño duradero en el inconsciente.

Bloquear recuerdos puede llegar a suponer esconder el yo que los vivió bajo otro yo que emerge paralelo y que no tiene ese pasado en su haber. El choque de trenes viene cuando cada yo es consciente de ser solo una parte del todo y tanto si hay rechazo como si hay deseo de fusión, el proceso de génesis es confuso, lleno de dudas y doloroso.

“Cuando cumplió tres años, su padre construyó dentro de ella una habitación. Una habitación desierta y helada donde solo había dolor. Con los años, la habitación se rodeó de sólidas paredes de pena, se pavimentó con deseo de venganza y se cubrió con un grueso techo de odio.”

Los rostros de
Victoria Bergman,
máscaras
de tragedia eterna
Dos personalidades en un mismo cuerpo. Un trastorno disociativo de identidad. Dos rostros, mostrándose alternativamente al mundo según la personalidad dominante en ese momento. Los rostros de Victoria Bergman.

Erik Axl Sund han dedicado la mayor parte de esta segunda novela a exponer las debilidades y fortalezas de las dos protagonistas principales y darle un toque gore a los asesinatos.

Ambas Jeanette Kihlberg y Sofía Zetterlund han resuelto sus problemas de pareja, aunque tal vez no de la manera deseada; ambas han trascendido su relación profesional alcanzando una relación más personal y complaciente y ambas completamente entregadas a resolver la investigación en curso.

La redacción de la novela se ha vuelto más intimista, hay menos descripción de exteriores y más introspección. El avance narrativo es lento, al mismo ritmo como correspondería dedicar muchas sesiones de terapia para descubrir quien es el yo más profundo que alberga todo ser humano. Todo a su justo tempo. La trama empieza a cerrarse.

Lean aquí el primer capítulo de Trauma.

Lean aquí la reseña dedicada a Persona, la primera novela que compone esta trilogía.

Esperando ya la tercera parte de esta holística serie: Catarsis


Post Scriptum lean aquí la reseña de Catarsis la tercera y última parte de la trilogía Los Rostros de Victoria Bergman

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada