domingo, 20 de marzo de 2016

Carter & West de Ana Bolox

Carter & West, novela
policiaca inglesa de la
mejor tradición
Carter & West son los protagonistas de una serie de aventuras de intriga que Ana Bolox, su escritora, además de blogera, tallerista (si existe esta profesión) y profesora, está publicando de modo agrupado. Así en el primer volumen encontramos:

Destino Inexorable
Aracne
La muerte viene a cenar

Tres piezas cortas que no lo parecen. Su estructura y su contenido no es para pocas páginas y en cambio encajan como en un molde.

Charles Carter es un joven patriota que habiendo combatido como piloto en la 2ª Guerra Mundial prosigue, finalizada esta y en tiempos de paz contenida, entregado a esa suprema causa nacional sirviendo ahora como detective de Scotland Yard y manteniendo sus contactos con el MI5.

Charles Carter arrastra una ligera cojera de un lance bélico, la que lo apartó del servicio activo, y es falible en sus deducciones; por lo que estamos ante una persona de carne y hueso y no ante un mito inaccesible.

Kate West es una joven decidida y capaz que dirige una agencia de servicios de mecanografía y que disfruta de sus momentos libres leyendo novelas policíacas de las que gustaría más ser protagonista que espectadora.

Kate West es una belleza que actúa con tanta determinación que se diría es una coraza para encubrir sus temores e inseguridades y no exponer su punto débil que es su grandeza humana.

Las tramas de las tres narraciones están muy bien argumentadas y a pesar de su brevedad ni se desarrollan apresuradamente ni se resuelven de forma precipitada. Los tiempos están muy medidos y la sensación al acabar cada una de ellas es la de haber leído una novela larga, tal es el grado de inmersión que consigue su lectura. Enormemente satisfactoria si se es amante de la novela policíaca tradicional inglesa.

Ana Bolox, autora de
'Carter & West'
Ana Bolox ha recuperado la esencia de esa novela policial inglesa en su ambientación, personajes y temática circunscrita a esos años cuarenta cuando las naciones abandonaron las trincheras pero no las suspicacias y sustituyeron las acciones frontales realizadas por soldados por otras más sutiles de espionaje a cargo de agentes de los servicios secretos.

Esa época también en la que las clases sociales tenían claramente identificadas sus posiciones y con límites de comportamiento muy delimitados; esa época de un tiempo caduco, ¿o aún no?.

La lectura sumerge en esa época con suma facilidad, gracias a una cuidada adecuación del lenguaje escrito en sus adjetivos y adverbios, al empleo de fórmulas de educación y cortesía social y tonos de diálogo precisos para que se puedan percibir las sensaciones tanto de andar bajo copos de nieve por calles londinenses, como de percibir el calor de hogar de salones y cocinas de gente acomodada e incluso de sentir la peculiar atmósfera de las estancias de los clubs masculinos más exclusivos.

Tía Agatha puede estar muy contenta de tener esa natural continuación, la Editorial Medianoche debe considerarse afortunada de tener esa pluma y los lectores estamos de enhorabuena con Ana Bolox de la que solo cabe pedirle más producción y cuanto antes mejor..

0 comentarios:

Publicar un comentario