jueves, 12 de enero de 2017

El hotel de los líos de Daphne Uviller

Intento de Noir humorístico pero sin
el suspense de una novela policiaca
y sin el humor de los hermanos Marx
Zephyr Zakermman (¿en que estarían pensando sus padres cuando la bautizaron? piensa la susodicha) es una treintañera que ejerce de detective auxiliar, sin pistola, en la Comisión de Investigaciones Especiales de New York, a la que le encargan investigar un descuadre contable en la caja de un hotel por lo que entra de incógnito para trabajar como conserje e investigar desde dentro.

El hotel se convierte en El hotel de los líos a cual más esperpéntico pero de humor blanco.

A Zephyr la muestra como una estudiante fracasada, una hija incomprendida y una sentimental desdichada y todo lo explica por una inseguridad que precisa abundancia de caricias y mimos (¿y quién no?) con lo que resalta, incomprensiblemente, aquello que pretende erradicar y es la supuesta debilidad femenina, variable por períodos e influida por las mareas de sentimientos.

En El hotel de los líos se refiere todo y más de su inconsistente vida amorosa, de la relación con sus extravagantes amigas (y de la vida de estas), de la peculiar relación con sus padres y hermano, incluso con la que mantiene con su insufrible, pero humana, jefa y sus resabidillos compañeros de trabajo y con su compañero de mostrador en la recepción del hotel.

Aun sabiendo que es ficción lo que se cuenta nos resultará increíble y concluiremos que se han acabado agrupando una sucesión de absurdos acontecimientos con diálogos y pensamientos chispeantes solo para dar cuerpo a una historia singular que pretende sorprender y agradar a cada frase.

Daphne Uviller
Daphne Uviller, la autora de este noir ligero en clave de comedia, prepara un espectáculo en el que la vida de Zephyr es un vodevil alocado que hará las delicias de los amantes de la chic-lit pero que casa mal con la atmosfera donde desarrollar una novela policiaca; tanto como una bailarina de tutú calzada con Dr. Martens.

Frases que encajan perfectamente en sit-coms dirigidas a adolescentes y jóvenes féminas, con lo que resultan plenamente acertadas como chic-lit

La trama policial parece resultar una mera excusa para que Zephyr vaya de tropiezo en tropiezo ¿se puede meter más la pata? Y de casualidad en casualidad para finalizar con un desenlace acaramelado de comedia Disney.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada