domingo, 8 de enero de 2017

Morir no es tan fácil de Belinda Bauer

Forense es alguien capaz de
escuchar a los muertos.
La proliferación de nuevas voces en la novela negra lleva apareada nuevos registros, lo que equivale a renovación. Las inquietudes por salir del mainstream las lleva a explorar, desde el respeto pero con osadía, nuevas vías de expresión argumental sumamente interesantes.

La novela negra, esa etiqueta cada vez más omnívora que amenaza con devorar sus propios hijos para que nadie pueda diferenciar los originales de las copias, está cada vez más llena de estereotipos y cualquier intento de rebelión debe agradecerse.

Morir no es tan fácil es una muestra de esa heterodoxia que se sale y a la que hay que prestar mucha atención ya que aporta uno de esos nuevos registros a los que aludía.

Su argumento es el resultado de injertar a un tronco de novela policiaca, unas yemas de novela negra y otras de novela social, dotándolo de unos personajes principales desarraigados y egoístas, por acción u omisión y surgidos de unas relaciones familiares difíciles y complejas.

Patrick Fort es un joven universitario gracias al cupo de plazas para discapacitados: Patrick presenta síndrome de Asperger, es hijo de una familia, de la que solo queda la madre, que lo sufre como si fuera una maldición y al que culpabiliza de todos los males y desgracias hasta el punto de que el crío crece no ya solo en su mundo, por su condición, sino como si habitara en el averno.

Su interés por estudiar radica en profundizar en la práctica forense con cadáveres para despejar dudas que lo atenazan desde que falleciera su padre, hace años, sobre el sentido y significado de la muerte.

Y cuando la muerte le habla, en la forma en que esta se comunica durante una autopsia, para decirle que el cuerpo que está diseccionando podría no haber fallecido de muerte natural, Patrick tiene que potenciar su sociabilidad, tarea harto difícil dada su condición, para intercambiar impresiones y recabar información..

Y he ahí el momento en que la novela social gira a policiaca y es también el momento en que descubrimos a un Patrick luchando por vencer su inercia natural en un magnífico intento por superar sus limitaciones. Son dos momentos estelares de una compleja e interesante trama que va creciendo en intensidad a la par que va involucrando cada vez más a todos los personajes; como si en una orquesta se fueran sumando instrumentos a la melodía y esta fuera subiendo de tono hasta un final demoledor.

Belinda Bauer la autora de
'Morir no es tan fácil'
Belinda Bauer crea una novela que en su capa externa es policiaca con un crimen a resolver y que en una capa más profunda es una novela negra con un crimen más espeluznante.

Es una trama que golpea siendo imposible mantenerse indiferente y cuyo desenlace colmará todas sus expectativas incluso las que no sospechaban.

4 comentarios:

  1. Me interesa mucho lo relativo al síndrome de Asperger. He tenido varios alumnos y su personalidad me parece de lo más curioso. Leí también hace años un libro sobre el tema "El curioso incidente del perro a media noche", de Mark Haddon que me resultó fascinante. No es novela negra ni nada parecido, pero está contada desde la óptica de un niño que padece el síndrome.
    Esta de la que hablas ya me ha enganchado por unir el síndrome con la novela negra. Muchas gracias.
    Un beso y feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esta es tu novela 😀
      Un beso y feliz año también para tí

      Eliminar
  2. Fantástica! La han copiado hasta las nauseas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su tratamiento trágico-cómico de la enfermedad y su particular modo de introducir el tema criminal es todo un logro que, efectivamente, debe ser muy atractivo copiar.
      Saludos!

      Eliminar