lunes, 13 de febrero de 2017

The player serie de TV

The player la serie de juego en donde la apuesta
es la propia vida. 
The player, El jugador, es una serie de televisión de género thriller noir que transcurre en Las Vegas y como no podía ser de otro modo, pasando en esta ciudad que nunca duerme y en donde el tiempo está suspendido (los casinos no tienen ni ventanas ni relojes) la trama va de apuestas.

Pero no las apuestas con máquinas tragaperras, ruleta o Black Jack, que serían recurrentes y aburridas para jugadores de altos vuelos sino de otro tipo de apuestas.

Apuestas donde está en juego algo más que acertar la casilla donde finalizará de dar vueltas la bola de la ruleta o en acertar con la carta al repartir una mano.

Los adinerados del planeta han promovido un aliciente a su monótona y ociosa vida que consiste en apostar sobre hechos delictivos a partir de un estudio de probabilidades.

Jugador de la casa contra jugador forastero. Bueno contra malo sin importar quien gane. Vida contra muerte en la mayoría de los casos.

Pero sin atisbo de moral alguno ya que solo les importa ganar en su apuesta. Hayan apostado por uno u otro. No hay preferencia: el dinero no entiende de simpatías.

En cada capítulo un nuevo juego mortal; una nueva apuesta. Johnson (interpretado por Wesley Snipes, hay que comer cada día) como jefe de sala, Cassandra (Charity Wakefield) es la croupier que cuenta con la ayuda de un inestimable sistema informático de múltiples conexiones y alto rendimiento y Alex (Philip Winchester) es el jugador que representa a la banca.

Alex es reclutado a partir de ser atacado en su domicilio a raíz de un complot de secuestro de la hija de un magnate y a partir de ahí el juego no ha hecho más que empezar y cada episodio una nueva apuesta encima la mesa.

Como subtramas lineales la identidad de Johnson y quienes apuestan desde el anonimato; la desconocida infancia de Cassandra y la evolución de su relación sentimental y por último ¿dónde está la mujer de Alex?

La opinión pública no fue del todo negativa, otras series de menos calado han permanecido en antena durante más tiempo, pero el bajo share y la demoledora crítica no dejaron que esta serie ni tan solo culminara la primera temporada.

Cierto es que empieza mal, todo muy circense con muchos fuegos de artificio y mucho ruido y no es que vaya mejorando capítulo a capítulo pero intención había.

Una pena o quizás no; lo cierto es que algunos apasionantes interrogantes se han quedado sin respuesta. Quizás otra cadena rescate sus restos, como ya ha sucedido antes en este mundillo, los recomponga y la lance de nuevo a las ondas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada