miércoles, 29 de abril de 2020

Hermoso Mar de la China por Loustal

Hermoso Mar de la China es un
cómic sutilmente noir.

Jacques Loustal pone su personal modo de reinterpretar textos ajenos y su inconfundible dibujo, manifiestamente colorista e influenciadamente pictórico, al servicio de dos relatos de Jean-Luc Coatalem (publicados en el volumen Tout est facticeTodo es artificial”) que transcurren en sendos viajes en el transatlántico Palmerston por el Mar de la China.

Hermoso Mar de la China recoge pues dos historias de contenido criminal aunque por aquello de que el azar es caprichoso y el humor es negro no se desarrollan de forma convencional y si de manera peculiar aunque no exenta de suspense y fatalidad.

El acróbata es la primera y en ella Gilbert Dragonet, antiguo acróbata circense y ahora empleado de una multinacional, se ve sometido a un chantaje por su inconveniencia de haber metido mano en la caja. Si cumple lo pactado recibirá dinero y absolución. Acepta, no le queda otra, el trabajo y se embarca en el transatlántico Palmerston donde encontrará su víctima, ya que de eso se trata: de un asesinato disimulado como accidente.

Hermoso Mar de la China: página interior
de El Acróbata.
Arturo Caramajis es la segunda historia y narra la relación entre un camarero de a bordo con un famoso psicoanalista y pasajero del transatlántico Palmerston. El primero espera que le libre de un sueño recurrente donde sufre el ataque de unos pangolines y el segundo se aprovecha de su conocimiento del barco y pasajeros para poder dedicarse su pasión enfermiza: el póker.

Ambas historias transcurren en los años anteriores a la primera mitad del siglo pasado cuando los países y mares orientales tenían otros nombres y la presencia europea era omnipresente.

El dibujo de Loustal, limpio, calmo y expresivo y de colores apastelados se adapta perfectamente a ese ambiente glamuroso y colonialista que poblaba los transatlánticos de la época y a esos relatos de sugerente contenido y sorpresivo final.

Otro cómic, que sin ser enteramente noir, no debe faltar en el estante de género de novela negra de sus bibliotecas.

domingo, 26 de abril de 2020

Despiértame cuando acabe septiembre de Mónica Rouanet

Despiértame cuando llegue septiembre
es un domestic noir alejado de los tópicos
que identifican este subgénero.

La emigración lleva pareja la condición de ser de dos sitios y de ninguno a la vez. Una paradoja que supone aceptar que incluso las raíces más profundas no son garantía de sostenibilidad para un árbol ante un vendaval.

Amparo, viuda sin confirmar y madre tres veces, recibe una llamada de su hijo pequeño Toñete pidiéndole ayuda y ella no duda ni un momento en dejar la Albufera y viajar al sur de Inglaterra para localizarlo y apoyarlo en lo que sea preciso.

Amparo se a desenvolver como una detective accidental para lo que no tiene ni conocimientos ni experiencia pero que lo va a suplir con tesón, intuición y sentido común y porque la fortaleza y voluntad de una madre va más allá de tota comprensión lógica.

Y aquí empieza un domestic noir alejado de los tópicos de este subgénero, con un alto nivel de suspense e intriga que va cogiendo fuerza a medida que avanza gracias a giros plausibles y a jocosas situaciones por su singularidad.

Despiértame cuando acabe septiembre mantiene en vilo toda la lectura a base de trabajar con unas materias prima de calidad como son una cotidianeidad exquisita, personajes en las antípodas de tópicos y situaciones perfectamente lógicas y que, además, a ritmo constante tienen el sugestivo poder de aparentar más de lo que son lo que genera una novela negra intensamente emotiva e intimista.

Mónica Rouanet
Mónica Rouanet consigue que los acontecimientos surjan como por casualidad consecuente con los hechos de una forma natural para nada impostada.

Desarrolla una trama donde combina delitos criminales execrables con temas igual de censurables que sin ser delito deberían serlo, como son la soberbia insultante y discriminatoria de las clases altas y las habladurías maliciosas que convecinas y convecinos vierten sobre personas indefensas a riesgo de envenenar sus sentidos y abocarlas al abismo.

Amistosa y amable novela que saca a la luz actitudes ruines y dolosos secretos. Léanla y pasen un buen rato, o malo, según se mire. Acompáñenla con te bien fuerte y de fondo Eric Clapton, ya verán porque.

jueves, 23 de abril de 2020

El asesinato del Fuerte Medbury de George Limnelius

Antes que la novela negra hubo la novela
enigma y en ella la sección de crímenes
en habitación cerrada.

Dentro del fenómeno que se viene sucediendo últimamente y que consiste en la reedición de novelas policiacas antiguas, no siempre clásicas en el sentido de imperdibles ni tampoco de lectura obligada, pero si en general desconocidas por el gran público incluso por amantes del género, se presenta El asesinato del Fuerte Medbury de Georges Limnelius publicada originalmente en 1929.

Georges Limnelius es el seudónimo que Lewis George Robinson (1886-1950), coronel médico militar y escritor, empleó para publicar solo tres novelas policiacas, siendo esta la primera y hay quien dice que la mejor y que tiene por escenario un doble espacio cerrado: por un lado la habitación donde se produce el asesinato y por el otro que se encuentra en un edificio sito en el interior de un fuerte militar a orillas del Támesis, preventivamente custodiado por el cuerpo de guardia.

Por la temática queda claro que pertenece a ese subgénero de la novela policiaca enigma conocido como looked room que perpetra crímenes en habitaciones cerradas donde a la curiosidad por saber quién lo hizo (whodunit) se suma el misterio del cómo ante la aparente imposibilidad de acceso que presenta el lugar. Y resulta un claro homenaje a El gran misterio de Bow de Israel Zangwill (la novela que, editada en 1892, inaugura este subgénero).

El teniente Lepean, cuyo carácter y comportamiento ha dado sobradas muestras de ser repelente, arrogante y despectivo con subalternos y mujeres, ha sido asesinado en su habitación durante la noche y muy pocos sospechosos, pero con potentes motivos, se cuentan entre quienes hayan podido llevar a cabo la acción.

La astucia y la perseverancia del inspector Paton de Scotland Yard consiguen resolver el caso separando correctamente la sucesión de pistas buenas de las falsas y culminando con un final que obvia las teorías más plausibles.

Cubierta de la primera edición en castellano
de El asesinato del Fuerte Medbury
de George Limnelius
Una novela con unos personajes muy bien caracterizados, en especial las dos mujeres protagonistas con una fortaleza y una inteligencia que supone la sorpresa agradable vista la época en que fuera escrita y lo poco que se favorecía esta visión de la mujer y un atisbo de erotismo todavía menos habitual en este género.

Una novela inteligente y bien escrita que a diferencia de otras de la época, aunque las hermana el relato folletinesco de corte dramático y romántico y el léxico, mantiene vigente su capacidad de intriga y enigma. No dejen de darle una oportunidad.

La presente edición presume de ofrecer el texto original integro ya que advierte, sin más datos, que en su primera edición en castellano de 1931, se imprimió mutilado.

domingo, 19 de abril de 2020

Así comienza de Rachel Abbott

Así comienza es una novela negra
de subgénero Domestic Noir.

La actitud posesiva de Cleo hacia su hermano Mark la lleva a sospechar de las mujeres que se le acercan por entender que pueden desestabilizar su frágil y emocional sensibilidad de artista, de ahí que la relación con su primera mujer no superara el umbral de la amabilidad fingida y con su segunda, y actual, compañera ni tan solo consigan disimular el desencuentro.

Puede que no le falte razón pero si Mark no atiende a la suya teme que pueda perderlo, de ahí que se avenga a aceptar la situación y así probablemente habría seguido si no fuera porque un horrible crimen viene a cuestionarlo todo.

Desconfianza, celos posesivos, una infancia tormentosa con secretos y secuelas: todos los ingredientes para componer una novela que toma del domestic noir ribetes de romanticismo amoroso y emotivo sentimiento maternal en entorno de clase media estilista y del thriller psicológico el relato a dos voces para que nos podamos introducir en la cabeza de una psicopatía en desarrollo y con muchas posibilidades de crecer.

La trama está relatada de forma muy precisa para atrapar a público diverso ávido de satisfacer su curiosidad hurgando en casa ajena y ver cómo viven y sufren los demás y no esconde su psicología de salón ni su composición estructurada para ir añadiendo capítulo a capítulo alguna variación e incrementar ligeramente la información facilitada para mantener el suspense.

La puerta que abrieron Gillian Flynn (Perdida) y Paula Hawkins (La chica del tren) no se cerró y después de ellas numerosos intentos han conseguido colarse en las listas de más vendidos. Son novelas que siguen unos patrones muy concretos y que tienen un público incondicional que no cuestionará ningún aspecto mientras obtenga unas horas de desconexión, satisfaga el cotilleo y libere angustia.

Rachel Abbott
Rachel Abbott ha entendido bien que piezas necesita para que el mecanismo funcione y, programado hasta el más mínimo detalle, sin duda se consolidará como una de las escritoras best-seller de este género de ambigua clasificación pero clara intención.

Así comienza es el inicio de una serie, la segunda novela se anunciaba para este abril, que mantendrá a la protagonista Stephanie King en el candelero.

miércoles, 15 de abril de 2020

El juicio de Sherlock Holmes

Sherlock Holmes se enfrenta a un
crimen en habitación cerrada y se
convierte en principal sospechoso.

Si se acercan a este cómic buscando un pastiche lleno de acción y dinamismo, como últimamente viene sucediendo en las publicaciones que aprovechándose del Gran Hiato acercan a Holmes a papeles de súper héroe, se equivocaran, pero si buscan una historia perfectamente encuadrable dentro del canon disfrutarán enormemente ya que encontrarán un argumento absolutamente leal al personaje y al espíritu creativo de su padre literario, Arthur Conan Doyle.

Una doble trama se desarrolla en paralelo, por un lado el anuncio anticipado y chulesco de que se va a cometer un crimen y por el otro la visita a Londres de un aristócrata alemán que no despierta simpatía popular por representar un país tachado de belicista y al que hay que proteger y acompañar durante su estancia.

Un texto anónimo anuncia anticipadamente fecha y hora de la muerte de Henry Samuel y a pesar de quedarse en su domicilio y estar la casa rodeada por fuera y repleta por dentro de policías, contando además con Lestrade, Holmes y Watson, el asesinato va a tener lugar en una habitación cerrada con la sola presencia de la víctima y de Sherlock Holmes lo que convierte a este en el único sospechoso y por ese motivo será encarcelado en espera de juicio lo que supone que se escandalice la opinión pública y se divida entre partidarios y detractores.

Una situación clásica de la novela policial en la Golden age británica, el crimen en looked room, habitación cerrada, un buen misterio que resolver y con un Holmes más que nunca interesado en aclararlo y demostrar su inocencia, si es que eso es posible.

Los guionistas se encargan de ir facilitando sutiles informaciones que a modo de pistas deberían poder permitir que los lectores jueguen a detectives e intenten averiguar la verdad de los hechos por sí mismos.

El juicio de Sherlock Holmes es un
misterio de apariencia simple pero
que esconde una gran complejidad.
Leah Moore, que parece sobradamente preparada para dar réplica cuando no superar su padre Alan Moore, es coguionista junto a su marido John Reppion y artífices de una historia muy creíble en el universo holmesiano, para ello recurren a numerosos detalles fruto de cuidada documentación y, aprovechando la inacción de Sherlock Holmes, ofrecen una oportunidad a Watson, Lestrade y la señora Hudson para que actúen de forma muy distinta a cuando son meros satélites del detective.

Aaron Campbell pone el dibujo y consigue unas expresiones de rostros y unas posiciones de cuerpo en reposo y en dinámico francamente cuidadas a pesar de que haya algunas viñetas cuyo contenido y perspectiva se empeñen en demostrar lo contrario; el color lo aporta Tony Avina demostrando que en el tratamiento de iluminaciones es un maestro.

Un cómic que se disfruta y una historia que, por la tensión entre devoción y obligación que somete a los protagonistas, emociona e interesa a partes iguales.

domingo, 12 de abril de 2020

No está solo y El ángel de Sandrone Dazieri

Novela negra italiana:
No está solo.

El spaghetti crime es la renovación de la novela negra italiana más tradicionalista. Toma del thriller lo más sobresaliente y adictivo: mucha acción, personajes carismáticos con atractivo físico y personalidad excepcional, tramas conspiranoides, ramificaciones tentaculares de la maldad, disparos, explosiones, persecuciones, traiciones… y las obras de Sandrone Dazieri tal vez sean el ejemplo más ilustrativo de esta corriente.

Más o menos spaghetti western vs western americano. Y han conseguido revitalizar un género aunque el resultado sea pasarse al lado más comercial y más globalizado, lo que no implica necesariamente pérdida de calidad pero si sometimiento a producto.

Novelas que son como los spaghetti al plato: combinan bien con cualquier salsa.

No está solo es la primera novela con Dante Torre y Colomba Caselli de protagonistas, El Ángel es la segunda y habrá más. Tiene que haber más.

Los protagonistas tienen en común el ser damnificados sin cura. Ambos traumatizados por sendas experiencias dolorosas con secuelas irreversibles pero con un sentido de la justicia hipertrofiado que les lanza una y otra vez contra cual sea la pared que tengan delante.

Novela negra italiana:
El ángel
Más que una serie estamos ante una saga de thrillers que explotan la inexplicable química que une a estos dos seres y que aborda temas atractivos para las personas que leen ávidas de que el bien gane, aunque salga malherido en el intento o precisamente por eso.

En la primera entrega, en la que los protagonistas traban conocimiento, se investiga la desaparición de un niño, después del asesinato de su madre, e inicia un caso que en su desarrollo evoluciona hasta derroteros que nadie sospecharía al principio de la lectura.

La segunda sigue los pasos de la pareja que, a pesar del tiempo transcurrido, mantienen una peculiar relación personal y un prurito justiciero que los lleva a meterse de nuevo en líos extraordinarios.

Sandrone Dazieri escribe de forma sencilla para que no haya que interpretar, solo leer y no perder un ritmo narrativo pasado de revoluciones. Obras bien conjuntadas con alarde de imaginación y que entusiasmarán a quienes busquen chutes de adrenalina.





miércoles, 8 de abril de 2020

La vida fácil de Richard Price

Novela negra en travelling.

No es Alabama, Luisiana o Georgia en tiempo pretérito: es Nueva York en tiempo presente; no son inabastables campos de algodón: son anchas avenidas y estrechas calles; no se vive en cobertizos solo en pisos resquebrajados como voluntades y hacinados como pateras. No es lo mismo pero es igual. O parecido.

Negros, portorriqueños, latinos tanto da el origen si no se es blanco. Todos en el mismo saco, todos eternos sospechosos, todos víctimas de un sistema que no quiere darse cuenta que los convierte en verdugos.

Respirar, andar, fumar, fornicar, robar, matar. Nada distingue una acción de otra. Todas acaban en ar. Primera terminación verbal de acciones necesarias.

Su vida no es un proyecto de futuro, su vida es ese pedazo de tiempo que media entre el anterior y el siguiente. Un confuso presente atemporal. Y para vivir este momento que se repite en bucle, hace falta dinero.

Una noche tres blancos regresan de una especie de celebración y se encuentran con dos no blancos que les exigen el dinero. Un blanco se resiste, el dedo en el gatillo se encoge y la bala se lleva una vida. Así de simple. Así de absurdo. Así de innecesario.

La vida fácil no es solo una novela, es un único e inacabado travelling, en donde el homicidio aparece en las primeras secuencias y su investigación ocupa la atención a lo largo de todo el resto de metraje. Inacabado porque la vida sigue mal que bien para unos, mejor que mal para otros.

Richard Price
Las novelas tienen final. Las personas también. La vida no y sigue entonando un lánguido y lastimero blues para los oídos que lo quieran o sepan escuchar.

Richard Price demuestra que no todos lo que andan arrastrando los pies, con los brazos flácidos a los costados, cabeza ladeada y mirada perdida son revividos, pero sin excepción también son zombis.

Describe una vida poblada de personas que dan lástima, que se interpretan a si mismo revertidos a personajes a su vez lastimados. Los hace hablar con las palabras que se repiten cada día buscando justificar sus acciones y queriendo creer que todo es por un fin. Aunque nadie sepa cuál es ni nadie acierte la respuesta.

Hay novelas que cuentan dramas; hay dramas que se cuentan de forma novelada. Sea como fuere La vida fácil, que de fácil solo tiene el título, es una novela negra tan dura por la sinrazón y sordidez de sus actos y tan blanda por los personajes indefensos ante tanta sinrazón que parece de plexiglás.

Una porra extensible con la que la vida da latigazos que dejan marca ¿por qué a mí? ¿Por qué yo?

domingo, 5 de abril de 2020

Asesinato en la Plaza de la Farola de Julio César Cano

Dormir en el recinto de un cajero
automático no es seguro.

La primera novela protagonizada por el inspector Monfort que se desplaza de Barcelona, donde vive, a Castellón requerido para afrontar un caso que parece uno más que tiene como víctima a un indigente. Pero entonces sería carne de archivo y no precisaría ni de un sabueso, díscolo pero eficaz, ni de una perfiladora procedente también exprofeso de Valencia.

Hallan un sin techo muerto en el cerrado de un cajero automático de una entidad bancaria.

Su presumible deficiente calidad de vida es la causa probable de su fallecimiento, pero a veces un caso se explica del modo más simple. Otras no. Y en esta ocasión lo simple se vuelve complejo y lo complejo sencillo.

La investigación va de un lado para otro ya que hay indicios y aspectos que no acaban de cuadrar pero que tampoco parecen encajar unos con otros. Hay dudas y pasos en falso y atar cabos, cuando estos se mueven o están pringosos de aceite no es nada, pero que nada, fácil.

Y si encima el autor ayuda sembrando algún que otro despropósito argumental la verosimilitud salta por la ventana cuando se abre la puerta a un análisis exigente.

El inspector Bartolomé Monfort se toma el trabajo como una medicina, lo usa para paliar el dolor y por ello no sigue pauta de horas ni regula la dosis: tanto como sea necesario. Antes de ahora disfrutaba de la vida y le queda aún un paladar suficientemente educado como para apreciar la calidad en la comida y en la bebida, lo que permite al autor dar un repaso por locales y platos, más que sugerentes, de la zona.

Julio César Cano
Julio César Cano abre el fuego, con esta, de una serie de novelas, va por la cuarta publicada, protagonizadas por este tópico pero no por ello menos interesante inspector que es Bartolomé Monfort.

Al finalizar la lectura apetece conocer más y mejor a los protagonistas, y esto, en una primera novela, es motivo más que suficiente para darle valor en contexto.

El autor también ha escrito, en paralelo, sobre gastronomía y viajes y en sus obras, por su pasado relacionado activamente con el mundo musical, hay sonoridad.