lunes, 12 de noviembre de 2018

La tragedia del girasol de Benito Olmo

El girasol como parte del
engranaje cósmico.

Al inspector Manuel Bianquetti, a quien conociéramos en La maniobra de la tortuga le han suspendido de empleo y sueldo, y no ha sido a la ligera: lo ha estado buscando, queriendo o sin querer, con su comportamiento de niño consentido y su insolente independencia. Su efectividad resolviendo un asesinato o destapando corrupción no contrarresta su insubordinación. Y eso, en según qué sitios, empleos o estamentos, lo es todo.

Ahora es detective privado. Ha cambiado la placa por una tarjeta. No ha variado ni un ápice su mal humor y sus malos modos. Su egoísmo y su inmadurez también se mantienen, luciendo como faros en la niebla y deslumbrando a quien le importa hasta apartarlo.

Necesita sintonizar su emisora afectiva para escuchar a quienes le rodean y le quieren en lugar de escuchar ruido de la estática, que no se entiende, que molesta y pone de los nervios.

Tiene un caso entre manos: encontrar una chica que se dedica a la prostitución; pero como que sus manos son talla XXL le cabe uno más: hacer de guardaespaldas de un importante hombre de negocios.

Y como si de una peli de Hollywood se tratara, Manuel Bianquetti pronto se ve formando equipo con un grupo de trajeados con mucha pose y ensayados gestos pero sin experiencia.

En esta segunda entrega de la serie, la primera, como ya se ha dicho, fue La maniobra de la tortuga, la trama principal se presenta mucho más compleja y estructurada, los diálogos son más convincentes y las acciones más consecuentes. Todo tiene un aire más redondo.

Los dos casos avanzan a buen ritmo y tienen cuerpo suficiente cada uno para no ser relleno del otro como para mostrar ambos un nivel de tensión y suspense alto. Esta segunda novela consagra a Bianquetti, con todo lo bueno y malo que tiene como individuo, y a su autor que ha sabido afianzar al personaje.

Bianquetti el detective, el ex-policía, es un tópico con largas patas: duro, cínico, bocazas y un inconsciente. Bianquetti el ser humano es inmaduro, niño grande, carece de disponibilidad y no ha resuelto sus conflictos con su yo afectivo.

Benito Olmo confirma la línea ascendente apuntada en su anterior trabajo y ya no solo apetece leerlo sino que genera espera ansiosa para conocer su próxima novela.

0 comentarios:

Publicar un comentario