domingo, 12 de enero de 2020

La luz azul de Yokohama de Nicolás Obregón

Una novela negra que, como la novela
negra japonesa, destila violencia y
poesía a partes iguales.

Cada cual elige libremente celebrar o no fiestas señaladas y el modo en cómo hacerlo.

Cada cual decide si quiere celebrar San Valentín y mientras la mayoría opta por acciones románticas, no en vano se asocia comercialmente con el día de los enamorados, alguien ha decidido hacerlo con una acción violentamente criminal.

Los cuatro cuerpos, padre, madre, hijo, hija de una misma familia han sido hallados muertos ¡menuda celebración!

Kosuke Iwata atormentado por el peso de este múltiple asesinato y ofuscado principalmente por el hecho de que uno de los cadáveres sea el de una niña pequeña, hace del caso cruzada.

Y le confía al resultado de la investigación su propia redención. Kosuke es un inspector de policía desesperanzado por traumas del pasado. Nada nuevo bajo el sol. Pero en este caso puntuales flash-back vienen a explicar decisiones y acciones que ayudan a entender un presente que de otro modo quedaría incierto y descoyuntado.

Nada peor para un asesino que le persiga un investigador asediado por un pasado que hace que a su presente no le importe el futuro. Y si bien la ventaja inicial es grande, Kosuke la acorta a pasos agigantados gracias a un proceso muy racional de investigación y deducción.

En oriente el tiempo transcurre a la misma velocidad que en occidente pero parece tener otro ritmo y así su novela negra, la original, lo acompasa a esa particular forma de hacer y de comportarse que tiene su cultura lo que da como resultado que su noir sea tan violento como poético.

Ante todo y sin otra intención que de aclarar conceptos, no es lo mismo una novela negra japonesa que una novela negra ambientada en Japón. Y estamos ante una novela negra ambientada en Japón, lo que no es desmerecedor pero si definitorio.

Nicolás Obregón
Nicolás Obregón apunta un conocimiento de una sociedad, una cultura, unas gentes, un machismo y una geografía de Japón por encima de la media de cualquier gaijin y dota a la trama de ese punto de melancolía pausada y de ese momento contemplativo tan habitual en la novela negra japonesa que le otorga rango de par.

Mueve sus personajes de forma comedidamente educada, según las costumbres locales, y otorga vivacidad a las acciones sin recurrir a efectos luminotécnicos, le basta con describir los rincones, casas y calles de la ciudad donde transcurren; escenario perfecto y adecuado para el contenido argumental que desarrolla con gran nivel de verosimilitud y que concluye, satisfactoriamente, del mismo modo.

La luz azul de Yokohama es una novela negra a la que se aprecian mejor los matices una vez leída. Una vez reposada. Y Kosuke es un personaje al que se le echa en falta al despedirse.

0 comentarios:

Publicar un comentario