domingo, 26 de julio de 2020

La mala semilla de Toni Aparicio

La mala semilla es una novela negra  de
lectura ligera y satisfactoria.

Un asesinato y una desaparición que bien podría ser otro asesinato o tal vez un secuestro. Las primeras páginas de esta novela negra son contundentes y en un estilo más propio de thriller que al noir tal como se presentan los personajes.

La mayoría de ellos habituales en el género, pero destaca uno que parece sacado de la realidad y que si no existe debería: el brigada de la Guardia Civil de Riopar Juan Cebreros, a cada aparición se come la pantalla, alguien con quien empatizamos rápidamente y que muestra casi mayor carisma que la propia protagonista.

Y la protagonista absoluta es la teniente de la UCO Beatriz Manubens, ahora de baja temporal por un suceso con arma de fuego y funesta consecuencia que la atormenta hasta lo indecible y la conduce a una encrucijada aún más incierta.

Pero este asesinato, de una vieja amiga, Anabel, y la desaparición de Adrián su hijo de 6 años, le sirve de acicate para dejar de lamerse las heridas psicológicas y aceptar que su destino está ligado a su profesión.

La protagonista resulta una persona fuerte con sus contradicciones y sus debilidades, algo normal en todo ser humano pero no debería serlo tanto en alguien que ha alcanzado el grado de teniente en un ámbito tan exigente; aún y así el personaje ofrece varios niveles de registro que la engrandecen como persona.

Toni Aparicio
Al argumento, por su académico trazado, no hay nada que reprocharle pero tampoco nada por lo que merezca ser destacado. Los hechos que suceden son lógicos y razonados pero por eso mismo resultan previsibles y cuesta sorprender, por lo que la lectura transcurre sin sobresaltos y fluye con facilidad.

Ayuda que el autor se ha dado maña en arbitrar suficientes conjeturas que harán las delicias de los lectores aficionados a convertirse en detectives con interés por descubrir el final antes de llegar al mismo.

Un final, un desenlace, que no debería sorprender por resultar el más conveniente y adecuado a las circunstancias.

Y la novela es buena, bastante por encima de la media de lo que se viene publicando. Pero porqué podría haber sido mejor es por lo que sabe mal que esta reseña no pueda ser más entusiasta.

Toni Aparicio probablemente dará más de sí, su amor por el detalle y la facilidad para describir paisajes y ambientes y para personalizar personajes lo que le hace acreedor de esas expectativas.

Lectura que va cogiendo volumen a medida que se avanza y que cumple adecuadamente la función de entretener y desconcertar.

0 comentarios:

Publicar un comentario