sábado, 6 de julio de 2013

Crimen en el paraíso

Es una serie policial de la televisión británica que aúna ciertas dosis de humor inglés y argumento de novela policial clásica de pura deducción detectivesca, donde los casos son rompecabezas que se resuelven a partir de pequeños detalles.

Todo muy británico. Tanto como las pullas que lanzan directa e indirectamente hacia los franceses.

El paraíso es Saint Marie: una imaginaria isla del caribe que antaño fuera francesa, luego inglesa, después holandesa y recuperada de nuevo por los franceses acaba siendo finalmente inglesa otra vez. Hay quien habiendo nacido bajo un dominio ha cambiado de nacionalidad sin proponérselo.


El inspector londinense Richard Poole (interpretado por Ben Miller) es enviado a Saint Marie para resolver un asesinato y acabará quedándose adscrito, muy a su pesar, a la comisaría de Honoré, capital de la isla, formando equipo con Camile Bordey (Sara Martins), una joven y brillante subinspectora cuya madre regenta un restaurante, y contando con la ayuda del oficial Dwayne Myers (Danny John-Jules) y del agente Fidel Best (Gary Carr), todos ellos nativos con el encanto generado por el color local.

Guadalupe ha servido de escenario real para el rodaje de Crímen en el paraíso. Una exuberancia de esplendidos atardeceres, sempiterno clima caluroso, paisaje tropical, aves y reptiles, turismo, pesca, ropa la mínima y ancha y cómoda, floreada y coloreada, y diversión para tomarse mejor las cosas según vienen.

El exotismo no le corresponde a la isla, lo aporta en realidad la figura del flemático inspector permanentemente embutido en su traje de corte Oxford, su camisa blanca, corbata, zapatos de piel marrón y maletín de la City a juego. Una presencia tan chocante como una cabra bailando claqué en un velatorio.

El inglés no acaba de adaptarse al clima tropical ni a las costumbres relajadas de sus convecinos y añora el lluvioso, húmedo y frío Londres ante la incomprensión de su equipo.

Crimen en el paraíso presenta ocho episodios que son un claro homenaje a los tópicos que sirvieran para lucimiento de la novela enigma inglesa de principios del siglo XX: crimen en habitación cerrada, crimen en planta de hotel con acceso restringido solo para los huespedes de las habitaciones de dicha planta, crimen con cianuro, crimen entre celosos matrimonios amigos, crimen con falsa identidad... ya ven lo surtido que está el muestrario.

Todos los casos son resueltos por la habilidad deductiva del inspector siempre bajo la premisa de investigar cada sospechoso pasando por el filtro de las tres claves, de los tres pilares a identificar: Medios, Móvil y Oportunidad.

La química entre la subinspectora Camile y el inspector Poole es más que evidente y dan ganas de darles un empujón ya sea en la arena, en el mar de preciosa agua azul turquesa o en la misma cama, pero el envaramiento british dificulta cualquier gesto de acercamiento y todo es más difícil de lo que debiera. Aunque la sensualidad caribeña tal vez conlleve el milagro. Wait and see.

La serie busca el entretenimiento amable y lo consigue sobradamente. Es divertida, no requiere concentración más allá de ver y escuchar y si no se le pide más que pasar un rato ameno se obtiene un resultado más fresco que el que ofrecen otras series más pretenciosas que acaban en la reiteración de fórmulas estereotipadas.

Ahora se estrena la segunda temporada, también de 8 episodios y con los mismos protagonistas y en la línea enigma a resolver que es su santo y seña.

El primer episodio les enfrentará con el asesinato del dueño de una plantación de azúcar encontrado muerto con un machete clavado a su espalda. En otros episodios el misterio lo pondrá una pistola de más de trescientos años de antigüedad u una monja novicia y su relación con una clínica de lujo.

Véanla acompañándose de cualquier cocktail frío, de colorido llamativo y sombrillita, para entrar en ambiente. Relajación garantizada. Sonrisa floja durante toda la proyección. Ideal para el verano.

Y ya está en marcha el rodaje de la tercera temporada.

Post scriptum: pinchando aquí la reseña de la 2ª temporada. 
Y pinchando aquí la reseña de la 3ª.
Y también la 4ª pinchando aquí
La 5ª aquí


8 comentarios:

  1. La serie se estrena en Cosmopolitan Televisión mañana domingo 7 de julio.

    ResponderEliminar
  2. Ya he puesto el vídeo a grabar, es una serie que me gusta mucho por los motivos que indicas, el corte clásico en un ambiente nuevo...
    Me ha encantado imaginar a la cabra...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver que nos depara esta segunda.
      (sin cabra) xD

      Eliminar
  3. Vaya, pues tengo que buscarla. Yo conocía la película que no es en absoluto como la serie, y por eso me he despistado un poco al principio.
    Pero tiene una pintaza
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ideal para estas tardes de calor que no apetece separarse más de dos palmos del aire condicionado (o mejor de un ventilador por empatizar con el protagonista).
      Un abrazo.

      PD: muchas gracias por incorporarte a la lista de habituales ;-)

      Eliminar
  4. mola mucho esta serie Es ideal para estas tardes de calor que no apetece separarse más de dos palmos del aire condicionado (o mejor de un ventilador.i con una buena cerveza en la mano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una serie honesta como pocas y que no se la da de trascendental. Yo sigo cada temporada.
      Saludos!

      Eliminar