jueves, 9 de agosto de 2018

El ladrón que leía a Spinoza y El ladrón que pintaba como Mondrian de Lawrence Block

El ladrón que leía a Spinoza

El ladrón que leía a Spinoza y El ladrón que pintaba como Mondrian son la 4ª y 5ª entregas, respectivamente, de la serie de novelas policiacas protagonizadas por el simpático, conquistador e inteligente ladrón de guante blanco que es Bernie Rhodenbarr.

Una serie que si por algo se caracteriza es por el suspense y el humor, por sus diálogos y sus situaciones comprometidas felizmente resueltas con mucha imaginación y dinamismo; por su habilidosa forma de acorralar a Bernie y por su forma de escurrirse por un resquicio.

Bernard Grimes Rhodenbarr, Bernie, sigue siendo un tipo afortunado a pesar de su mala suerte, ya que consigue salir indemne de sus delitos aunque a veces, o casi siempre, la situación se le vaya de las manos.

Mientras muestra al mundo una imagen de probo ciudadano propietario de una librería de viejo no deja de acudir a la llamada de sus instintos básicos, léase robos en domicilios, para complementar, mejor para llenar, su cuenta de ingresos que con los libros no da ni para pagar los taxis.

En El ladrón que leía a Spinoza el tándem formado por Bernie y su íntima amiga Carolyn Kaiser, propietaria del salón de belleza para perros La Casa del Caniche, dan un golpe que han preparado concienzudamente y que en lugar de un gran beneficio les reporta una gran complicación. A Bernie le salen los muertos como los caracoles responden a la llamada de la lluvia, y a su lado criminal profesional ha de anteponer su lado investigador aficionado para descubrir al asesino so pena de que le endilguen a él el muerto; nunca mejor dicho.

La ambición, que debería ser un pecado capital, es el peor enemigo para el delincuente y de eso los ladrones saben mucho.

Piet Mondrian - Tableau 11
Ray Kirschmann, un policía noblemente corrupto, amigo de Bernie mientras este le llene el bolsillo vuelve a representar su papel de contrapunto legal a las ilegalidades. Todo está bien si bien acaba.

En El ladrón que pintaba como Mondrian el argumento gira en torno a original y copia, al dinero y a unos asesinatos. El zafarrancho ideal para que Bernie se mueva a sus anchas y demuestre sus habilidades para robar lo que parecía imposible y consiga de nuevo estar a punto de que le endilguen un muerto.

Lawrence Block ha desarrollado una serie que tiene tanto de divertida como de emocionante. Estas novelas se pueden leer a cualquier hora y en cualquier lugar y tienen un efecto inmediato y positivo sobre el sistema nervioso parasimpático: hacen que resalte la ironía estética.

Las novelas anteriores también reseñadas en este blog:



0 comentarios:

Publicar un comentario