lunes, 4 de noviembre de 2013

El guardián invisible de Dolores Redondo y los txantxigorri

El guardián invisible es una novela que revela una vida rural, llena de leyendas y recuerdos infantiles donde la naturaleza es un juguete más con el jugar. Pero no todo lo vivido en esa época son nubes de algodón azucarado los hay también dolorosos y tremendos; y los exorcismos, para que funcionen, deben realizarse allí donde se fraguó el mal que los creo.

Por eso este retorno a la naturaleza, a su pueblo, a su hogar resulta para la inspectora Amaia Salazar algo más que la investigación de un caso de asesinato, es, para bien y para mal, el enfrentamiento a sus miedos y a su dolor.

Novela negra rural que transcurre en Elizondo y a orillas del Baztán y nos presenta sus ambos lados: el ecosistema forestal salvaje y agreste, habitado por peculiares inquilinos, como un basajaun huidizo; y el ecosistema rural civilizado y domestico habitado por envidiosos vecinos, como una comadre omnipresente.

Al primer asesinato le sucede otro y la secuencia tiene aspecto de no detenerse por voluntad propia sino media la voluntad policial y en eso están la inspectora Amaia Salazar, el subinspector Jonan Etxaide, el inspector Fermín Montes y el doctor Jorge San Martín, siempre con actitud docente, y otros policías adscritos al caso, dispuestos a detener a esa mano capaz de arrancar la vida a niñas que aún no han empezado a vivirla.

La intriga no abandona la lectura, pero la tensión no dispara pulsaciones ya que se presenta demasiado relajada para la temática que supone y pasa a segundo plano más veces de las que desearíamos ante la necesidad infructuosa de consolidar el personaje de Amaia.

El argumento se acompaña del misterio de lo sobrenatural y también tienen su presencia seres mitológicos que están para enseñar que no hay que temer a lo desconocido y si en cambio a los conocidos, a modo de fábula pero sin profundizar dándole un toque pueril en lugar de antropólogico.

En El guardián invisible se intenta ensamblar una investigación criminal con un ejercicio de superación personal y con mitología de gran calado y terminada la lectura tal vez la idea fuera buena pero el resultado podría haber sido aún mejor.

La redacción de Dolores Redondo presenta una prosa pausada, sensible en las descripciones tanto de los rincones boscosos como de las macabras sorpresas que encierran, pero concisa y rigurosa en los términos criminalísticos, aunque a veces emplee un tono conferenciante que distorsiona el ritmo narrativo o un registro de trascripción enciclopédica que chirría.

Veremos como ha evolucionado la autora y el Baztán en la segunda novela de esta trilogía, anunciada para mediados de este noviembre. Y veremos también si el aspecto mitológico va a más ya que ahí puede residir un hecho claramente diferencial con otros autores y la mezcla de fantasía y novela negra puede enganchar algunos lectores y alejar a otros.

Los txantxigorri (y no txatxingorri como erróneamente aparece escrito en la novela; y no es la única palabra) es un pastelito típico de Navarra que tiene gran relevancia en el transcurso de la novela. Por si se atreven a cocinarlo a continuación tienen la receta.

Ingredientes:

2 cucharadas de mantequilla
350 gr. de harina
2 huevos
125 gr. de azúcar
200 gr. de chicharrones
Levadura
Ralladura de medio limón

Elaboración:

Tamizar la harina sobre la superficie de trabajo y agruparla en forma de nido de volcán que contenga los huevos, el azúcar, la mantequilla, la ralladura del medio limón, la levadura y los chicharrones previamente picados finamente.

Trabajar la mezcla con las manos hasta conseguir una masa moldeable y dejarla reposar durante 5’ tapada con un paño de cocina limpio.

Coger bolas pequeñas y formar tortitas redondas y delgadas del diámetro de un vaso y ponerlas en una bandeja de horno previamente engrasada.

Introducir la bandeja en el horno dispuesto ya a una temperatura de 180º y hornear durante unos 25’ hasta que queden doradas.

Se sirven frías.


Como frío me he quedado, con el post ya a punto de subir, con lo descubierto en El blog asustado (con ese nombre que se podía esperar!), a propósito de unos párrafos de la redacción de esta novela. Esto no es bueno para nadie. Pinchen aquí, lean y juzguen.

28 comentarios:

  1. Puff, pues a mi me gustó, y los txantxigorri estos seguro que también me gustan. Acabado de leer el enlace que nos has dejado y tambien me he quedado fría.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El principio me pareció sensacional y he disfrutado mucho con muchos pasajes pero no acaba de ser redonda. Y lo que muestra el enlace clama al cielo.
      Besos Laura y hasta la próxima!

      Eliminar
    2. Saludos a todos:
      Personalmente la novela no me gustó y tampoco me pareció que cumpliese con los "cánones" del genero (hasta aquí una mera cuestión subjetiva). Pero lo irritante del asunto es encontrarse a la autora en crimen flagrante, por usar algo de jerga criminal, y la respuesta desesperada en los mentideros de Internet sea que ha sido PD James la que la ha copiado a ella porque claro...su novela lleva 20 años registrada. No quiero entrar en temas burocráticos farragosos y cansinos pero hasta donde conozco, como autor puedes registrar una novela (titulo, numero de paginas...) pero y que? Que demuestra eso?

      Y no quiero entrar en la utilización de ideas "preexistentes" que tampoco tiene que ser un inconveniente si están bien ejecutadas (que no es el caso en mi humilde entender), pero es que además le están otorgando un reconocimiento que no merece. En serio tiene algo que aportar en la Semana Negra o en una presentación en la emblemática y, a la que tengo un gran cariño, librería "Negra y Criminal" en Barcelona?.¿Alguien vio por contra, al Sr. Garrido y/o a la Sra. Abarca en semejantes actos con su Crímenes Exquisitos y Martyrium? (pueden gustar o no, no lo discuto, pero alguien les ha encontrado un párrafo copiado o puede discutir que no han sido imaginativos con sus historias?)

      P.D:_ Pienso hacer la receta de los pastelillos.

      Eliminar
    3. Te falta la cantidad de levadura ;-) La repostería es una ciencia exacta :-D

      Eliminar
  2. Lo de negra habría que discutirlo. Qué salga una policía no hace un policial. Es un producto de marketing que bebe (visto lo visto) de distintas fuentes sin cortarse un pelo. Una novela amable, a ratos bien escrita y de paisajes, se concede. Pero negra...lo que tiene de negra, se ve que está fagocitado de otros sitios sin pudor alguno, con toques de mitología y montones de clichés de como debería ser la mujer perfecta: aseada, amorosa, deseosa de bebés pero un as en su trabajo. Y ese final. Ese final bien merece una chichonera de regalo con el segundo libro. Que seguro estará plagado de guiños a madres primerizas, para vender en las venideras fiestas como regalo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje de Amaia parece que está falto de más elaboración y su estancia en el FBI peca de excesivo para lo que es la trama. Veremos como desarrolla la segunda novela.
      Un saludo!

      Eliminar
  3. Me pareció una floja novela negra. Quizás escrita a modo de bestseller para llegar a una mayoría y vender muchos libros. Y lo del enlace..... si no es una casualidad.....uffffff

    ResponderEliminar
  4. Eso, eso, vamos a comer pastelillos: me pierde el dulce!
    Gracias por aportar más información.

    ResponderEliminar
  5. Me comentó Carlos, mi marido, si se puede considerar plagio una descripción científica como es esa del rigor mortis; sugirió que, si se trata de una descripción estándar podía salir en alguna enciclopedia al uso. Bueno, no la disculpo (porque también me quedé helada con el enlace), pero pensando después de su comentario, ya no lo tengo tan claro. Pero bueno, ¿Qué quieres que te diga?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los datos ahí están Peke, y cualquiera puede verlo. Yo tampoco se que decir. Tal vez en algún momento se aclare.
      Besos.

      Eliminar
  6. Un saludo Jordi. Yo la considere mas un thriller, es decir una novela de suspense,, que una novela policial o una novela negra. Mi mujer dice que le encanto...aunque creo que los lectores policiales impenitentes nos quedamos desencantados. Es un buen homenje al valle del Baztan que yo adoro, pero la trama esta diluida entre otros ingredientes...y no me refiero a los del txantxigorri ( te podria decir hasta quien le aviso del error de las primeras ediciones..;-) )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Despierta un interés enorme por conocer el Baztan y consigue hacer sentir emociones con algunos pasajes.
      Y en cuanto a los txantxigorri leeré entre líneas ;-)
      Gracias por comentar Juan Mari

      Eliminar
  7. Peke. Dudo mucho que la autora del "El guardián" haya buscado el proceso de rigor mortis en una enciclopedia en inglés, ya que en su libro también habla de Jack el Destripador comentando que mató a 20 "paseantes" o algo parecido. El copia-pega de la Wiki y de otros libros si se analiza la escritura en profundidad, es muy abundante en esa obra. Por lo visto, y ya ha salido en varios foros, es un texto fusilado directamente de P.D. James con el mayor descaro, y así ahorrarse aprender temas tan poco chick-lit. En suma, tanto cliché cansa, y si en el medio del cliché, la autora copia sin venir a cuento, pues todavía peor. Una inspectora a la que su marido hace mujer en el sagrado vínculo del matrimonio...ni la Regenta se atrevió a tanto. ¿Novela policial? Se admite novela de fantasía entretenida, pero no policial. Lo mejor, después de la lectura, es la madre. Pero lo de la inspectora de niña, fea y oscura, luego brillante en el FBI, que quiere sobre todo ser mamá, y que ve fantasmas por los bosques es un pastiche de Thomas Harris que da miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se que opinará Peke, pero ciertamente una cosa puede ser extraer definiciones más o menos técnicas y complejas (como bien apuntaba) y otra plasmar un diálogo entero.
      Gracias por comentar.

      Eliminar
  8. Una novela negra cuyo máximo valor es la necesidad de conocer un bosque y un valle...Por favor. España. Mejor leamos a Víctor del árbol, como hacen los franceses. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena novela negra no tiene que ir reñida con la geografía, evidentemente hay que saber darle a cada cosa su peso dentro del argumento y configurar un buen todo.
      Gracias por tu opinión.

      Eliminar
    2. ¡Hola!! Pues fíjate que a mí la trilogía me gustó mucho (el que menos el segundo)., pero la similitud con el texto de PD James, me ha dejado fría... Realmente parece un copia/pega.
      Besos

      Eliminar
    3. Fíjate si me enfrió a mi que todavía no he leído la segunda y al paso que voy ya no se si voy a hacerlo. No tanto por el supuesto plagio sinó porque me consta que se atrevió a negarlo en público.
      Gracias por comentar!

      Eliminar
  9. Te falta la cantidad de levadura ;-) La repostería es una ciencia exacta :-D
    Carmen C

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cucharada, acaso no suele ser siempre esa la cantidad? ;-)

      Eliminar
  10. Lo que es novedoso?
    Puede hacerse en una película
    Esperamos ver la maravillosa historia :)!

    ResponderEliminar
  11. Le acaban de dar el Planeta,Señor,Señor.Y lo más probable es que la mayoría del jurado se habrá rasgado las vestiduras con el Nóbel a Bob Dylan.
    Leer para ver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que demuestra que el público tiene sobrevalorados los premios y que estos siempre responden a intereses (sean los que fueren)aunque algunas veces coincidan con la calidad y nos parezcan más justos.
      Saludos!

      Eliminar
  12. Acabo de terminar el libro y he sentido la necesidad de encontrar una opinión que sintetice la serie de despropósitos que componen la extructura y la composición de este libro.

    Lo primero: está mal escrito. Muy mal escrito. Creo que la autora escribía los capítulos y no los releía. Mal escrito y esa es la base de su fracaso como libro (que no como ventas). No sólo tiene un lenguaje básico, de redacción de instituto, sino que además mete la información como uno mete un melón intercalado en una fila de granos de uva. Es tan descarada la forma de transmitir la información wikipédica en boca de personajes planos, que uno se imagina a la autora escribiendo esos parrafazos mientras mira artículos de internet en otra pantalla del ordenador, para después continuar con la narración plana.

    Con un lenguaje tan pobre, el uso de palabras cultas o poco empleadas en el lenguaje corriente, debe ser comedido, debidamente repartido para que maquille el paisaje yermo. Pues la señora escritora se atreve a meter "omnioso" en su texto, que nadie sabe lo que es, pero no sólo una vez sino ¡tres!, pero lo peor de todo, lo que no podía creer, es que los mete en un intervalo de menos de 5 páginas en un libro de 500 hojas. ¿Descubrió ese dia ese adjetivo en el wordreference y lo celebró repitiéndolo 3 veces seguidas? Bueno....

    Cuando digo que escribe mal lo digo en todos los niveles en los que un párrafo, una escena, un capítulo, transforma esas letras que conforman palabras y frases en sensaciones, en imágenes, en caminos que sin brusquedad ni saltos te conducen, finalmente al desenlace final, con una lógica que lo hace encajar todo como un puzzle perfecto. Este libro es una sucesión de escenas que acontecen a base de saltos. Cuando al principio del libro visitan a un sospechoso en la cárcel, pasan de la comisaría a la celda como si cruzasen una puerta. No hay una transición que mete al lector en un ambiente carcelario que le haga empatizar con el recluso. No hace falta una página, ni media, sino un párrafo debidamente escrito.

    Lo mismo que con las escenas eróticas. No prepara al lector para una escena descrita de sexo, sino que pasa de entrar en su casa a estar en la cama en una frase, y el lector no siente nada porque no lo ha preparado para empatizar con un momento íntimo. Una buena escena de sexo tiene que poner caliente al lector. Y si no, que no lo describa. Que diga sencillamente que hicieron el amor. Y a otra cosa.

    Pero tan descarada es en sus defectos como escritora que hasta los señuelos que después explican consecuencias no son naturales. Cuando dices "ésta ha escrito esto por algo", es que no cuela. Por ejemplo, en la escena familiar en la que de repente se ponen a hablar de motos, a 1/4 del final, en un registro que no se ha visto en el resto de la novela, sabes que se hará referencia a ello en un momento dado para justificar o explicar algo. Como así fue.

    A veces no hay ni señuelo. En una escena el narrador dice: "Amaia fue a la autopsia porque intuía que había en ese asesinato algo diferente". Sí, lo hay, pero no se cuenta por qué lo intuía. Eso es como cuando el mal escritor acude a un golpe de suerte o a una coincidencia o a un descuído para avanzar en la trama, porque no sabe por dónde tirar de una forma inteligente, resolviendo enigmas sin truquitos.
    Continúo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...continúo.
      El tratamiento de los personajes y su personalidad se basa en hechos que los describen, pero no en pensamientos, puntos de vista o opiniones. No al menos de forma profunda. Sabemos que Flora, la hermana mala de la protagonista, es mala porque actúa como una mala, hace y dice cosas malas, pero no porque haya una razón psicológica elaborada más allá de decir que es una de esas mujeres recias hechas a si mismas en Elizondo. La protagonista está atormentada, todos sabemos qué tipo de personaje trata de presentarnos la escritora, pero lo que dice o hace (o mejor, ¡¡cómo lo dice!!) no concuerda con ese personaje.

      Podría destripar cada capítulo, cada párrafo y cada frase y encontraría mala escritura. Por eso no voy a continuar más que para hablar del final. Y es que tanto despropósito sólo podía tener un final en el que un asesino al que apenas conocemos (cuando digo conocemos lo digo en lo más profundo del verbo conocer. Cómo piensa en cualquier aspecto de la vida, cómo actuaría en una situación paralela, aunque sea por equivalencias) da una explicación que no se corresponde con un malo al que vale la pena esperar tras leer 500 páginas. Más bien es un infeliz sin carisma ni oficio. Todo el rollo de la sofisticación en la comisión de unos asesinatos que amagan a un autor astuto e interesante, se diluye ante un personaje sin chicha, llorica, que acaba con un discurso tonto de complacencia a otra mujer mala.

      En fin, un libro que se desmonta porque su autora sólo describe una sucedión de escenas. No entendió a sus propios personajes a los que les hizo hacer y decir hechos y frases impostados, sin realismo ni madurez. Por eso, a quien sabe leer (y escribir), no le funciona.
      Supongo que cuando la señora Redondo sepa narrar y sepa elaborar una trama como el río Danubio que fluye sereno y compacto, y no como un grupo de barrancos llenos de charcos que se estrechan y caen al son del terreno, ese día se dará cuenta de por qué su libro no puede calificarse como bueno. Le recomiendo que lea autores reconocidos; sin ir más lejos, a Lorenzo Silva. Aunque en algunas tramas tiene sus debilidades, la narración, las pausas y el tratamiento psicológico de los personajes suele ser impecable. Lo siento Dolores, pero si me vendes un producto y lo pago, tengo derecho a criticarlo.

      Eliminar
    2. Hola Anónimo, agradezco no solo que te hayas pasado por el blog para dejar tu comentario sino también por el sesudo análisis que nos ofreces. No se si habrás leído los comentarios sobre esta reseña pero si es así te habrás dado cuenta del presunto plagio que como colofón a los vicios de redacción y ausencias descriptivas es ya el colmo. Pero como bien dejas entrever hoy prima la difusión y las ventas y no la calidad. Y recuerda que hay dos novelas más para culminar una trilogía, que hay adaptación al cómic y al cine: 'Cosas veredes amigo Sancho'. Frase del insigne Don Quijote que nunca escribió Miguel de Cervantes.
      Saludos

      Eliminar