domingo, 13 de septiembre de 2015

Crimen en el paraíso 4ª temporada

Crimen en el paraiso 4ª temporada
Como cada verano llega Crimen en el paraíso esa serie policíaca de televisión que ofrece asesinatos dignos de la mejor tradición del género de la edad de oro británica en un ambiente tropical.

La serie está resultando ser uno de los elementos más frescos de los veranos. No solo por su ambientación playera y acompañamiento musical con bebidas exóticas y vestimenta a juego sino porque en verano las televisiones se dedican a rellenar sus programaciones con repeticiones sacadas del baúl de los recuerdos y cualquiera que ofrezca algo nuevo es de agradecer.

Solo que en esta ocasión al coctel de frutas y ron se le ha ido la mano con el dulce y ha dado lugar a una temporada en exceso almibarada y casi solo disfrutable si no se tiene alternativa mejor a mano.

Saint-Marie es la ficticia isla paraíso y Humprey es el británico inspector trasplantado y que parece empieza a echar raíces a base de tropezones y meteduras de pata.

La 4ª temporada de Crimen en el paraíso mantiene la trama policial que no negra y da preferencia al crimen en habitación cerrada dando pie a asesinatos en apariencia imposibles y a resoluciones sumamente elaboradas, solo que por la repetición del escenario acaban pareciéndose demasiado unas a otras.

Aunque sea de Holmes, o sea de Arthur Conan Doyle, y no de Poirot, o sea de Agatha Christie a quien la serie rinde pleitesía, la cita “Una vez descartado lo imposible, lo que queda por improbable que parezca ha de ser la verdad” la serie se la ha apropiado de tal modo que ha hecho bandera y una bandera arriada se ve desde muy lejos.

Beso entre Camille y Humprey
Y así para descubrir al asesino solo falta fijarse en los detalles y por lo demás la serie se muestra blanca total en lo que se refiere a sexualidad que flota en el ambiente y solo se materializa en un casto beso, a sensualidad que podría haber para dar y regalar en esos bailes multicolores y a crítica social que en la isla esto también daría mucho juego habida cuenta de las diferencias latentes.

Que distancia con las dos primeras temporadas donde el humor era inteligente y las tramas más policiacas.

En estas cuatro temporadas la serie ha cambiado a tres de sus cuatro protagonistas principales y sin comparar los anteriores con los actuales se nota un altibajo cualitativo y una tendencia a dedicarle más tiempo al ocio familiar que a reforzar el aspecto criminal.

Los guiones han perdido originalidad y les faltan giros que mantengan la atención, así los episodios resultan demasiado lineales y el trabajo del realizador peca de falta de ritmo y carece de tensión.

Esta serie está empezando a decaer y solo la salva que sus temporadas sean de solo ocho episodios y que se emita en verano.

Recuerden aquí las reseñas de las temporadas anteriores infinitamente mejores:


Post Scriptum: aquí el link de la temporada 5

4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. La he visto este verano y creo que es la peor con diferencia. Los casos eran un tanto "tristes", las resoluciones aún más surrealistas y lo fundamental, la falta de dos personajes substituidos por otros dos sin el mismo gancho.
    Con todo, si hacen una quinta la veré.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría decirlo más alto pero no más claro ;-)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Sigue siendo entretenida pero a mi modo de ver ha perdido contenido; aún y así la seguiré viendo.
      Saludos

      Eliminar