jueves, 25 de julio de 2019

Las siete muertes de Evelyn Hardcastle de Stuart Turton

Una novela negra que es un ejercicio
de virtuosismo literario.

Un enloquecedor viaje temporal que tiene por objeto descubrir quién es el asesino. Pero no se alarmen, no se trata de montar en una máquina del tiempo y viajar atrás y adelante, nada de eso: se trata de rememorar el mismo día una y otra vez.

¿Recuerdan la película Atrapado en el tiempo, conocida popularmente por el día de la marmota? pues lo mismo pero cada vez en un cuerpo distinto. Para los más jóvenes hay que imaginar una situación en Westworld donde se vive lo mismo que el dia anterior pero encarnando un personaje distinto.

Pero vayamos por partes. Aiden Bishop, el protagonista, ni recuerda quien es ni por qué está donde está ni que ha venido a hacer. Amnesia. El principio puede resultar desasosegante e intricado, no se alarmen que va a ir a más.

Las siete muertes de Evelyn Hardcastle, siete porque ese es el número de veces que Evelyn muere, transcurre en unos espacios en los que la oscuridad ha barrido la claridad; un ambiente decadente, tenebroso y ruín que alberga criaturas a imagen y semejanza y que se relacionan entre ellos de igual censurable manera no despertando ni la más mínima simpatía ni obteniendo ninguna muestra de aceptación o comprensión a sus actos.

Todo empieza en medio de un bosque, el que rodea la casa de campo Blackheath, propiedad de los Hardcastle en una celebración por el compromiso de su hija Evelyn. Hay un asesinato, un asesino y alguien, por razones en principio desconocidas, que debe resolverlo. Todo muy policiaco, excelsamente whodonit.

Solo que hay circunstancias espacio tiempo que cambian las reglas de juego y convierten la vida de los personajes y la investigación en la más intrincada, sofisticada y enconadamente difícil composición de un puzzle formado por octaedros que giran de cara aleatoriamente.

Ocho caras puesto que son ocho las que tiene Aiden Bishop para solucionar el caso y para recuperar su propia identidad que, con tantos cambios, no acierta a saber ni cuál es ni a qué pasado está atada aunque si pueda, con el tiempo, imaginar parte de su futuro.

Adelante, atrás, adelante pero distinto, atrás pero distinto, adelante pero distinto distinto, atrás pero distinto distinto y así. Cada vez un hilo narrativo distinto pero semejante. Puntos de vista distintos para una misma visión. Una enloquecedora cordura, malabarismos neuronales, inmersión en aire.

¿Les parece exagerada esta reseña? Eso es porqué aún no han leído la novela. Una novela policiaca que tanto puede ser novela negra como thriller. Como también novela de ciencia ficción, como costumbrista y de época.

Todo calificativo es válido según que camino se elija andar de los que ofrece el laberinto. Porqué ahí es donde van a descubrirse nada más empezar a leer: en un laberinto que en lugar de plantas verdes y lozanas, muestra hojas muertas, podridas y nauseabundas.

Stuart Turton
Stuart Turton no solo ha sido capaz de pensarlo sino incluso de escribirlo y de forma que se entienda aunque, eso sí, no sea una lectura fácil ni evidente. Ayuda que su prosa es limpia, comprensible y de académica composición.

Descripciones muy medidas para favorecer la acertada descripción de ambientes y lugares y la enfocada visualización del contexto y diálogos precisos con voces ajustadas al perfil de cada personaje (oírla en versión original debe ser de una riqueza extrema).

Un ejercicio de virtuosismo literario que seguro va a gustar a rabiar o va a ser abandonado a las pocas páginas de su lectura. Cualquiera de las dos opciones no les librará de que les explote, virtualmente, el cerebro.

0 comentarios:

Publicar un comentario