domingo, 21 de mayo de 2017

Romance killer de Doha Kang

Romance killer es un manhwa.
Romance killer es la historia de K, un asesino profesional de alto rango, un Royal Killer, que dejó de serlo por amor. Dudar entre amar o asesinar: ambas opciones precisan de valor.

Un amor apasionado que tras siete años se ha convertido en una relación átona. Todo es rutina en el trabajo y en el hogar hasta que en un encuentro con el director del colegio a propósito de un espinoso tema con su hijastra, K se sorprende observando absorto a alguien que enciende de nuevo la pasión.

Aúnque solo sea por el modo en que masca el chicle.

La adolescencia y la cuarentena, dos etapas de la vida que tienen en común la confusión en los sentimientos, la indefinición en las expectativas y en la sublimación de los deseos, se entrecruzan en esta historia para dar paso a las eternas dudas existenciales sobre el sentido de la vida, la muerte y el amor y el papel del sexo en la ecuación.

El erotismo en la forma de mascar un chicle

Cada uno de los protagonistas tiene su importante papel y aunque en la casa desde aquel instante, hace siete años, no han faltado flores y ha desaparecido la Beretta, el amor ya no es la música que los hace bailar. Subyacen sentimientos tóxicos que buscan la manera de medrar pasando desapercibidos.

Romance killer es un elaborado comic book en clave de novela negra que se divide en dos partes y cincuenta y dos capítulos para ocupar un total de 864 páginas en el que los sucesivos giros argumentales van a permitir ir descubriendo, al lector a la par que el protagonista, los aspectos oscuros de esta hermosa y terrible historia noir.

El argumento mezcla amor y odio para confluir en un expresivo y explosivo amodio.

En la casa, desde entonces no han faltado flores y ha desaparecido la Beretta

En el cómic se suceden diversos aspectos criminales o censurables socialmente para una sociedad occidental cuya evolución pretende incomodar al lector y generar polémica y que culminan en unas páginas finales sobrecogedoras y, aunque suene a tópico, con un desenlace del todo inesperado.

Doha Kang el creador de esta compleja y trabajada historia es un autor con un estilo muy particular, reinventor de la composición de páginas y de formas de comunicar ya sea con bocadillos o en formato literario, que destaca por transgredir las pautas convencionales del cómic. Su obra es de una gran belleza plástica en la que la aplicación del color tiene muchísima importancia.

Doha kang
Doha es capaz de mezclar, con trazo firme y rotundo, dibujo realista con la caricatura más deformada a la que nos ha acostumbrado el manga japonés y seguir manteniendo la coherencia estética, todo armonía, incluso combinando dibujo manual con el generado por ordenador mediante programas de modelaje y diseño en 3D.

Romance killer es un manhwa, que es el término que se emplea en Corea para denominar al comic (del mismo modo que en Japón es manga y en China manhua)

Podría decirles que su lectura es inexcusable y así lo digo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario