domingo, 14 de octubre de 2018

Primavera cruel de Luis Roso

La crueldad no debería evocar una
de las más poéticas estaciones
del año.

La crueldad es un sustantivo que no puede aplicarse ni a las estaciones del año, ni a efectos meteorológicos, ni a veleidades climatológicas.

Y sin embargo relacionamos la crueldad a un momento del día, o a un mes o una estación por efecto de asociación mental.

Nuestros recuerdos van ligados al momento de los hechos, así no es raro que las huelgas de otoño sugieran titulares como Otoño caliente. Lo que si es raro es que se recuerde una Primavera cruel. Sucesos muy malos hubieron de suceder para evocar esa época, asociada generalmente a luz y color, de forma tan ominosa.

La crueldad es un privilegio de los seres humanos. De los seres humanos que obtienen satisfacción y placer infringiendo dolor. Hay quien lo considera una patología y con ello se exime al que la practica como si no fuera responsable o no tuviera total control de sus actos. Los torturadores desarman esta tesis.

Los torturadores que, como plantas en primavera, despuntan en las épocas de guerra y florecen en las dictaduras no son flores, son mala hierba, rastrera y venenosa.

Al inspector Ernesto Trevejo le endilgan un caso de trascendencia nacional, nada menos que un intento de atentado contra el Caudillo. Hay que aclararlo rápidamente y desarmar cualquier complot sin que la noticia trascienda. El inspector Bustos, un viva la virgen y sobrino del comisario, será su compañero en la investigación.

En esa época los enemigos del estado son los enemigos de España y por encuadrarse en alguno de los brazos de la denostada conspiración judeo-masónico-comunista-internacional reciben la atención simultánea de la Brigada de Investigación Criminal y la Brigada Político-Social.

Son esos tiempos convulsos donde la BIC abusa de su estatus para amedrentar y amenazar a quien les parezca y la BPS va más allá de las palabras o las bofetadas y se silencia lo que ocurre en los sótanos y calabozos de las dependencias policiales.

Trevejo entiende por donde se quiere que vaya la investigación e intenta contentar a sus superiores y a su sentido del deber que no desliga de cierto resquemor humanista.

Luis Roso, como ya hiciera en su anterior y primera novela con el inspector Trevejo como protagonista, no da nada por sentado y no deja que el lector haga lo mismo por lo que cada puerta que se abre conduce a otra sala con más puertas.

Un argumento intenso y opaco en cuanto a pretensión final que va desvelando momentos de la historia de este país al tiempo que lo hace con la trama que estructura la novela. Refleja incluso el ancestral odio que se le tiene a Catalunya, sin aclarar muy bien quien lo suscribe.

Una novela muy bien documentada que logra transmitir el sentir de la época en sus diálogos y pensamientos en voz alta, en la descripción de la forma de vestir y en sus comidas y trasiego de bares, que hacen avanzar la narración y que van ilustrando el realismo social, económico y político de la época.

Esta verosimilitud hace que la novela trascienda de su función de puro entretenimiento y se involucre en el análisis social de la clandestina oposición al régimen, en su forma de estructurase y en sus intenciones; todo sin caer en lecciones y manteniendo en todo momento el caso policial en primer plano. No en vano se trata de una novela negra. De hecho en una novelaza.

Mejor lean primero Aguacero la primera de la serie para entender mejor al personaje y al contexto y ya no podrá dejar de leer esta segunda.

martes, 9 de octubre de 2018

Éxtasis mortal de Ngaio Marsh

El eterno anhelo de la humanidad de
acercarse a Dios.

Cuarta novela de esta autora neozelandesa, protagonizada por el inspector de Scotland Yard Roderick Alleyn, publicada en 1936, y a decir de muchos una de las que tiene la trama más elaborada.

El periodista Nigel Bathgate tiene la inquietud propia de los pura sangre de la letra impresa, de los buscadores de primicias y sospecha que en todo momento y lugar puede esconderse una noticia lo que le lleva a ocupar incluso su ocio en perseguirla.

Su deambular y su instinto conduce sus pasos a la Casa de la Llama Sagrada, un local nada vistoso en un callejón en el corazón de Londres, lugar de práctica de un culto neopagano que disfraza su falsedad abrazando símbolos y rituales de interesante etiología y exóticos avatares que encandilan a quienes quieren creer y si son ricos mejor. Y si son crédulos aún más.

Cuando en una ceremonia de la oportunista secta religiosa se produce una muerte con la sospecha de que haya sido inducida, toda su liturgia será expuesta en interrogatorios que el inspector Roderick Alleyn conducirá hábilmente para descubrir la verdad. No sobre la vida eterna sino sobre la muerte de Cara Quayne.

El Éxtasis mortal tiene lugar en el momento de la revelación, lo que indica cuan peligroso es para los seres humanos querer acercarse a los dioses.

Todos los presentes en el momento de producirse la muerte y solo estos son sospechosos del asesinato. Unos presentes a quienes no solo motiva el interés religioso, sino que manifiestan también un comportamiento terrenal donde la codicia, los estupefacientes y los instintos sexuales destacan sobre otros también pecaminosos.

La trama gira en torno al círculo de sospechosos y se suceden los ingeniosos juegos de despiste para que, aun teniendo la certeza de que el asesino está entre ellos, la duda permanezca el mayor tiempo posible.

Ngaio Marsh
Ngaio Marsh critica y satiriza la necesidad de creer en un ser superior capaz de regir el destino de la humanidad y juzgarla por sus actitudes y comportamientos.

Expone esa debilidad remarcando la ingenuidad de los acólitos cuya fe les impide cuestionarse lo que analizado correctamente no dejarían de ser más que falacias insostenibles.

Y lo hace en brillante modo policíaco plagado de ironías y cuajado de diálogos con los que deja malparados a algunos de los arquetipos, representados por los protagonistas, a algunas creencias y a todas las imposturas.

Una novela policíaca de estructura ortodoxa, perteneciente a la escuela británica de la época dorada del género, que no defrauda a quien se acerca a su lectura consciente de lo esta le puede ofrecer.


jueves, 4 de octubre de 2018

La maniobra de la tortuga de Benito Olmo

La palabra empatía se inventó
para Bianquetti.

El inspector Manuel Bianquetti ha tenido un tropiezo en su carrera que le ha costado sentenciar su condenado matrimonio y un traslado forzoso físicamente de Madrid a Cádiz y funcionalmente de homicidios a archivo.

Bianquetti da miedo a propios y extraños con su elevada altura, su aspecto patibulario y sus malos modos. Genera un rechazo que no solo no se encarga de mitigar sino que lo alimenta con su pose de observador distante desde media distancia y de perdonavidas en las distancias cortas.

Su comportamiento social, del todo inapropiado e incorrecto visto el precio que paga por sus inconveniencias, responde a una actitud consciente lo que supone que su madurez psicológica no está a la altura de su altura.

La palabra empatía se inventó para poder disponer de su antónimo, la antipatía, y ésta, en su grado superlativo, se precisaba para poder calificar a Bianquetti.

Obviamente a alguien tan proclive a hacer amigos y tan respetuoso seguidor de las normas y la jerarquía, relegarlo al archivo en papel, ahora que todo es digital, es empujarlo a reivindicar más si cabe su condición de outsider y así cuando aparece el cadáver de una joven latina y ve cómo de mal se encamina la investigación, no puede quedarse al margen y decide librar la suya propia en solitario y emprender una cruzada redentora que tiene mucho que ver con su familia.

Poco o nada distinto a tantos otros policías literarios, cargados de un pasado, exceptuando la altura y el tamaño de sus manos, grandes como palas y capaces de pegar tortazos como palazos. Ante un elemento como Bianquetti no sirve de nada La maniobra de la tortuga.

La novela presenta una trama principal, el asesinato de Clara, la ingenua joven, y una secundaria que tiende a desembocar en la otra y que trata del proceso de readaptación social y mejora de la autoestima de Cristina, una esposa maltratada y aún atemorizada.

Benito Olmo
Benito Olmo ha creado un personaje icónico, un Myron Bolitar a lo lumpen, que dará mucho juego y ha escrito una novela negra a la que no le faltan tópicos ni tics.

Renuncia a sobrecargar el texto con detalles costumbristas y se limita a los necesarios para ubicar los escenarios, con un mapa útil para forasteros, y demuestra habilidad en manejar la tensión que abunda, ya que si algo tiene Bianquetti es que si los problemas no van a él, él va a los problemas.

Hay pinceladas de denuncia social, como buena novela negra, pero con las que no pretende sacar los colores conformándose solo con esbozar incomodas realidades.

Su fuerte los personajes, su elaborada trama y un final acorde; su punto débil el no salirse de lo previsible. Lectura complaciente que se lee de un tirón. El autor parece tener suficiente munición para mejorar su puntería en próximas entregas.

Por cierto, la adaptación cinematográfica está en marcha.

lunes, 1 de octubre de 2018

The good wife

The good wife, la serie

Fiscalía: Señoras y señores del jurado ya han escuchado los testigos y han visionado las pruebas en su monitor, en éste alegato final vamos a solicitarles un veredicto de culpabilidad para la serie The good wife.

Y lo vamos a hacer en base a su pretencioso y fallido intento de desmarcarse de otras series de temática judicial lo que supone un engaño a la audiencia. No hay nada que la distinga de las demás y por tanto nada justifica dedicarle ni un minuto.

La serie tiene todo lo necesario para atrapar a la audiencia: protagonista femenina guapa y elegante, protagonista masculino feo pero atractivo, co-protagonistas femeninos y masculinos glamorosos, secundarios que en realidad son maniquíes sin alma y con unos roles escogidos para parecer que son humanos y sin embargo no hay nadie que no actúe como un robot: repiten los mismos gestos e idénticas expresiones en cada aparición. Trajes y vestidos de diseño. Decoración esmerada que no se corresponde con el vino negro que bebe la protagonista, de origen desconocido y seguramente oxidado por lo mal que lo cuida.

La serie empieza subtramas que abandona sin concluir ni dar más explicaciones, en una clara muestra de los bandazos de guión según la respuesta de la encuesta del mismo modo que introduce innecesariamente nuevos actores para abandonarlos a su vez sin que se entienda ni su presencia ni su ausencia. Y otros más recurrentes que arrincona sin motivo alguno.

Improvisación en las tramas horizontales y verticales sin dirección definida. Incluso los guiones son decorado. La defensa les dirá que trata temas sociales y nada más lejos de la realidad: pasa por encima de puntillas para dar la impresión que ejerce la crítica pero si analizan con detenimiento verán que dejan más interrogantes que respuestas. No se mojan en ningún caso y solo buscan titulares.

Quieren parecer comprometidos mencionando temas candentes y solo evidencian su ignorancia al tratarlos como un culebrón y no como un reportaje. No se lleven a engaño de la mano de la defensa, ustedes saben perfectamente que los guiones se eligen en función de las respuestas y detrás no hay ninguna intención de evidenciar defectos de la sociedad ni mucho menos solucionarlos.

Protagonistas principales y recurrentes
Peleas entre protagonistas dignas de instituto e impropios comportamientos entre adultos profesionales que tienen la vida o la economía de sus clientes en sus manos. Y un final que desprecia a sus seguidores al no cerrar las tramas y que demuestra que la serie se alargó innecesariamente, buscando solo beneficio económico, y se mantuvo en vida aunque ya estuviera clinicamente muerta.

La protagonista sí que evoluciona pero para pasar de ser una buena persona a una maquiavélica e interesada luchadora por asentar su ego. Utiliza los hombres a su antojo de forma que criticaría si fuere al revés. E igual hace con las amistades, a las que considera solo una relación de conveniencia. Otro fraude, esta vez a la moral.

Todo un ejemplo de como la ambición puede desencajar cualquier principio de humanidad. Magnífica muestra de los valores negativos que transmite la serie a los televidentes. Pretende ser una serie judicial (donde estás Perry Mason, donde La ley de Los Ángeles, dónde Ally McBeal) y solo es un melodrama pretencioso.

La serie es puro entretenimiento barato. Ni más ni menos y promocionar lo contrario es publicidad engañosa, manipulación de los medios y fraude televisivo. Es por eso por lo que solicitamos un veredicto de culpabilidad. Y ustedes votándolo estarán poniendo trabas a quienes quieran seguir su ejemplo y estarán abogando por una televisión transparente y ejemplar.

Defensa: El error de la fiscalía, señoras y señores del jurado, es presumir que con The good wife estábamos solo ante una serie de abogados cuando para nada es así. Que los protagonistas pertenezcan a la defensa, fiscalía y judicatura y que las tramas se resuelvan mayoritariamente en juzgados es el medio elegido para ahondar en una realidad que muchas veces incomoda.

The good wife aprovecha el paso del tiempo para ir mostrando como los protagonistas van asumiendo su madurez, cambiando sus prioridades y como van adaptándose a las novedades que supone el ir acumulando años y sufriendo reveses, para realzar los distintos enfoques ante los cambios que también evidencia la sociedad.

The good wife se vale del entorno judicial para enfrentarse valientemente a situaciones rabiosamente actuales y sobre las que la población se interroga y nadie atina a resolver.

Situaciones susceptibles de ser delitos y que no siempre son tratadas de forma justa.
Trata el adulterio, la relación entre la política y la prostitución, las campañas electorales, el depredador mundo de los negocios, el riesgo de los emprendedores, el poder de las redes sociales y la actuación de Anonymus, la corrupción en todos los estamentos de poder, escuchas telefónicas preventivas por orden gubernamental, la ambición por encima de la ética, las relaciones sexuales en adolescentes, el racismo, la comunidad religiosa, el poder de la industria farmacéutica y el comportamiento de la sanidad privada, debate sobre la muerte asistida, el consumo de drogas, el tráfico de las mismas y su asociación con asesinatos, el uso de drones para fines militares, diseño de armas en internet para uso doméstico, hackeo de datos particulares y descargas ilegales, el aborto, incluso se atreve con las criptomonedas y en especial con el bitcoin. ¿No les parece elocuente y comprometida?

Más evidente hubiera sido pero lo cierto es también que, al emitirse en una cadena generalista, han sido convenientemente vetadas escenas de violencia y sexo más explicitas y diálogos más acerados, lo que puede dar la falsa impresión de una serie edulcorada.

Pero sobre todo The good wife habla de la evolución de una mujer que siempre ha estado a la sombra de su marido; de una ama de casa y madre abnegada que es capaz de trascender de su vida recogida y enfrentarse al mundo. Y desde un bufete de abogados, viendo cada día la suciedad que la envuelve es capaz de seguir siendo optimista y crecer como persona, mujer, madre y como profesional y seguir aspirando a mejorar esa realidad que no le gusta.

Habla también de feminismo y otorga los principales papeles resolutivos de la serie a mujeres. Y a eso la fiscalía lo llama melodrama.

No tengan duda alguna de que The good wife trasciende el entretenimiento y con su crítica social alecciona a los espectadores a plantearse su compromiso con conseguir una sociedad más justa. La televisión es el medio y las series los instrumentos.

Secundarios de lujo flanqueando a la protagonista
The good wife no es una banalidad para pasar el rato, aunque haya quien no quiera ir más allá, es un servicio público y si lo entienden así deben emitir un veredicto de no culpabilidad. Y con ello serán partícipes de ese cambio social hacia mejor. Muchas gracias.

Juez: Señoras y señores del jurado han escuchado los argumentos de la fiscalía y de la defensa, ahora deben retirarse a deliberar.

(Siete temporadas de veintidós capítulos cada una producidos por los hermanos Scott, Tony, hasta que fue posible, y Ridley. Por mi parte solo les diré que los mejores personajes de la serie son, más allá de toda duda razonable los secundarios y entre ellos cabe destacar a Jackie Florrick, Louis Canning y Elsebth Tascioni)

Se levanta la sesión.

jueves, 27 de septiembre de 2018

13 días de Valentina Giambanco

Un thriller policial estructurado
para atrapar la atención.

El pasado siempre está ahí detrás, sobrepasado por el presente, pero presente en el recuerdo y proyectándose en el futuro, condicionándolo, enraizándolo y minando su libertad.

El pasado nunca pasa del todo y allí donde hubo fuego siempre quedan brasas.

Lo que sucedió hace veinticinco años en el bosque es el pasado; el asesinato de toda una familia en su hogar es el presente; y lo que aguarda agazapado en cualquier sitio es el futuro.

Se abren interrogantes y se pone en marcha el cronometro: 13 días por delante para saber por qué, 13 días por delante para saber quién. Solo 13 días, según indica el texto escrito en la pared interior del domicilio donde se han cometido los cuatro asesinatos. Un plazo, un aviso, una amenaza.

Para Alice Madison, detective de homicidios que, como toda recién llegada a un equipo consolidado, un equipo de hombres, debe demostrar que se merece el puesto que ocupa, tiene delante el reto de solucionar el caso en este espacio de tiempo. Y por si el asesinato fuera poco, la disposición de los cadáveres y la forma de matarlos indica que no ha sido ni un robo que salió mal ni un acto violento espontáneo. Ha sido una ejecución muy bien planificada y todo se va a ir complicando hasta desbordar.

Estamos a dos semanas de Navidad y el ambiente no resulta tan festivo como debería ser, no para Madison y su compañero Brown.

Un thriller policial estructurado para que una vez atada la atención, no soltarla e incluso apretar más el nudo si cabe. Todo dosificado en su punto para ir sufriendo al tiempo que avanza la trama. La investigación del presente aporta datos para entender el pasado, saber que ocurrió en el pasado ayudará a comprender el presente.

Valentina Giambanco
Los personajes son sólidos pero, como el resto de la novela, responden a arquetipos demasiado previsibles, aparte de que no se profundiza adecuadamente en su personalidad por lo que cuando responden a estímulos externos cuesta saber si obedece a su forma de entenderlos o solo se pliegan a exigencias del guion.

La trama tiene también sus debilidades y sufre del mal de páginas, ese que hace que a veces haya relleno en lugar de palabras, pero cumple según lo estipulado si bien hay momentos en que no ayuda que el lector vaya unos pasos por delante en la investigación.

13 días es un título que esconde la novela que ya se ha leído un montón de veces. Nada en ella es destacable, nada es relevante, es la misma novela que con otros títulos y surgida de la imaginación de otras autorías se ha escrito, reescrito y se volverá a escribir. A pesar de ello se lee con fruición e interés.

¿Entretiene? Claro que entretiene, perfectamente además, si eso es a lo que vamos, pero ¿íbamos a eso?

jueves, 20 de septiembre de 2018

La mansión de los Navas de José Antonio González Queiro

Costumbrismo, modales, etiqueta
y asesinato.

En un palacete cercano a Madrid vive la anciana marquesa viuda de Navas y parte de su descendencia.

Durante las fiestas de Navidad y con la casona con más gente de lo habitual, ya que a los habitantes y servidumbre se le suman familiares venidos ex-profeso y unos invitados provenientes de Londres, se comete un asesinato que saca a relucir sentimientos, rencores y asuntos no resueltos.

Asuntos de esos que alejados en su momento por la puerta acaban regresando por la ventana, según el decir popular.

La mansión de los Navas remeda el asesinato en caserón que tanto agradaba explorar a Agatha Christie, con círculo cerrado de sospechosos, sentimientos a flor de piel y suficiente dinero de por medio como para tentar al más pintado.

De hecho en la trama se evocan las novelas Navidades trágicas y Matrimonio de Sabuesos de la autora inglesa, como muestra de reconocimiento por parte del autor.

Así pues estamos ante una novela de buena factura, que cuida el detalle hasta el punto que el lector se siente un miembro más de la casa, espectador invisible de un ambiente señorial que ve como, en la adaptación a los nuevos tiempos, la nobleza evoluciona en burguesía y de un entorno familiar complicado que adolece de males cultivados en infancias donde primaba el respeto antes que el cariño.

El costumbrismo, los modales, la etiqueta en la mesa y en el trato, la relación entre los señores y la servidumbre están magníficamente descritos y los diálogos mantienen el tono y el léxico propio de cada clase social ya sean formulados entre los de arriba o entre los de abajo y entre ambos.

La novela muestra una cuidada redacción si bien es cierto que para quienes amamos a la gran Dama del Crimen hubiésemos deseado mayor precisión en la elaboración de coartadas, muy propio de la autora inglesa e indispensable en toda novela policíaca, y también mayor número de motivos para propiciar más sospechosos y así conseguir mantener la duda sobre la culpabilidad y el motivo hasta el final.

José Antonio González Queiro
Etiquetar con analogía a otro escritor no suele favorecer, en general, a ninguno de los dos sujetos de la ecuación y esta novela, a la que se asocia en estilo y trama a las de Agatha Christie, no resulta una excepción.

No cabe duda alguna que José Antonio González Queiro ha trabajado a fondo esta novela demostrando oficio y embrollar astutamente sus nuevas tramas para incrementar el suspense y mantenerlo hasta el mismísimo final no ha de serle nada difícil.

domingo, 16 de septiembre de 2018

Baker Street de Pierre Veys y Nicolas Barral


All you need is Holmes
Baker Street es el título genérico que da nombre a una serie humorística de cómics que parodia las aventuras del inefable detective britanico Sherlock Holmes y su amigo Watson recogida en cinco álbumes y creada por el guionista Pierre Veys y el dibujante Nicolas Barral.

Una parodia que muestra la parte más humana de los protagonistas habituales de las aventuras del inmortal detective británico y que transmite un preciso toque costumbrista de los lugares donde transcurren los casos que conforman la serie,

Los títulos de la colección, no traducida al castellano, son:

   01. Sherlock Holmes n’a pas peur
   02. Sherlock Holmes et le Club des sports dangereux
   03. Sherlock Holmes et les hommes de Camellia
   04. Sherlock Holmes et l’ombre du M
   05. Le cheval qui murmurait à l’oreille de Sherlock Holmes

La serie está concebida, como tantas otras existentes en el mercado europeo y que incomprensiblemente no llegan nunca al nuestro, para satirizar la perfección y mostrar el lado humano, lleno de errores, meteduras de pata y situaciones ridículas, de grandes héroes de la literatura o directamente del mundo del cómic.

En estos cómics Sherlock Holmes se muestra pretencioso y endiosado con un ego superior a su inteligencia que ya es decir; Watson presto a desacreditar a quien lo ningunea y esclaviza, o sea Sherlock, riéndose de sus desaciertos y Lestrade, siempre a dos niveles de inteligencia por debajo del maestro de detectives, intenta resaltar en medio de la mediocridad intelectual que ofrecen el resto de figurantes, incluida la señora Hudson y su más que afición por la bebida.

El primer álbum es un compendio de historietas cortas lo que ofrece irregularidad en la calidad, luego siguen aventuras largas donde se desarrollan ampliamente las virtudes y defectos de los protagonistas, con más páginas se ofrecen tramas más complejas y por ello más llamativas.

No obstante, el vasto conocimiento del universo holmesiano que prodigan Veys y Barral está a nivel de matrícula y al resto de mortales nos toca remar a contra viento.

Ambos autores dotan a las historietas de un dinamismo tal que los gags se encadenan a una velocidad inaudita aunque a veces su sentido del humor se nos escape por modismos locales; del mismo modo que hay guiños, bromas e ironías que solo se pillan otorgando a los cómics una segunda e incluso tercera lectura (y aun y así vayan ustedes a saber cuántos se escapan).

De todas formas las historietas son de libre factura, utilizan los personajes icónicos de la serie pero ejercen el derecho a la libertad de expresión para crear nuevas aventuras siempre buscando el giro humorístico, aunque a veces este resulte desesperadamente simplón.

Este tipo de obras siempre resulta hilarante para algunos y en cambio soso y desconcertante para otros: es lo que tiene la parodia, nunca se sabe con cuanto de serio o cuanto de broma hay que encararla.

Obra curiosa que es aconsejable conocer. Y si son fans de Sherlock aun con más motivo: todo lo que hace referencia al peculiar detective de Baker Street merece atención y análisis concienzudo.

miércoles, 12 de septiembre de 2018

El último caso de Philip Trent de E. C. Bentley

Un clásico de factura indiscutible.

El Detection Club la celebró como la mejor novela policíaca jamás escrita y no seré yo quien contradiga a tales mentes exquisitas, pero hay que considerar que hoy no es entonces y que la producción desde aquella época se cuenta, cuando menos, en decenas de miles y entre ellas no es nada dificil encontrar quienes la superan.

No pasa nada, es ley de vida.También hubo un tiempo en que el cóctel de gambas era un selecto manjar y hoy está denostado.

No, no denosto a El último caso de Philip Trent de hecho es envidiable lo bien que ha envejecido, considerando que data de 1913 y el encorsetamiento social de la época.

Philip Trent es una suerte de polímata que recibe el encargo, del director de su periódico, de investigar el fallecimiento de Sigsbee Manderson, alguien poderoso en el mundo de los negocios, y escribir un seriado artículo sobre él y sobre su muerte.

El periodista Trent, actuando más como detective privado que como plumilla, trabaja codo con codo con el inspector Murch, aunque a veces la proximidad de los codos propicie los codazos, para esclarecer una muerte que por su apariencia parecería suicidio pero que por aspectos inusuales parece asesinato.

Rápidamente se establecen como sospechosos de su óbito, por obvias razones de índole económica, su viuda y su secretario personal.

Edmund Clerihew Bentley
E. C. Bentley arriesga al construir una trama que, como un fuego al que se deja adormecer con pocos rescoldos y al que se resucita luego con escandalosas llamas, resuelve el caso a la mitad de la novela y lo re-emprende dándole un nuevo giro para sorprender a propios y extraños, que lo agradecen desesperadamente habida cuenta de la insatisfacción acumulada.

La narrativa, de acuerdo con la época, tiende a ser cauta, repetitiva y de avance lento pero logra interesar al lector al que sacude con puntuales muestras de humor (negro) británico que sirven de eslabón para mostrar nuevos detalles de la investigación. Agradable muestra de la habilidad del autor.

Autor al que se asocia a menudo con Arthur Conan Doyle y Agatha Christie por su contemporaneidad pero no lo sería ni por la capacidad creativa ni la trascendencia de su obra. Nada que le desmerezca pero conviene puntualizar para no confundir.

Es todo un clásico y como tal merece un respeto y una lectura atenta y contextualizada para poder apreciar todas las sutilezas y artimañas investigadoras que por aquel entonces deleitaban.

Conviene cautela a su recomendación pero no hay que olvidar que las joyas antiguas tienen engastes démodé pero no por eso nadie dejará de admirar su exquisita belleza.

domingo, 9 de septiembre de 2018

Interrobang fake IX – Intriga en Bagdad de Agatha Christie


Los fakes Interrobang son un divertimento que consiste en tomar prestadas imágenes de aquí y de allá y adaptarlas al símbolo interrobang que es el que da nombre a este blog y al mestizaje de géneros negro, policial, detectivesco y enigma que hoy se da en nuestras lecturas en civilizada convivencia




“Una vez se hubo marchado Crosbie, Dakin inclinóse sobre el escritorio murmurando:
- Vendrán a Bagdad...
Sobre el papel secante dibujó un círculo y escribió Bagdad; luego alrededor de aquél, un camello, un aeroplano, un vapor, un tren... todos convergiendo hacia el centro de la circunferencia. En un ángulo del secante reprodujo una tela de araña, y en su centro redactó un nombre: Ana Scheele; y debajo pintó un extraño signo.
Luego, tomando su sombrero, abandonó la oficina.”

Intriga en Bagdad de Agatha Christie


Hay más fakes Interrobang en este blog:














domingo, 2 de septiembre de 2018

El final del hombre de Antonio Mercero

La protagonista era él.

La sociedad, ese ente generalista, está aceptando, de forma lenta y reticente, que el colectivo LGTBI tenga presencia social activa y militante.

Pero cuando el foco desciende y se circunscribe a una fracción de la sociedad con nombre y del citado colectivo se toma un sujeto con nombre y apellidos, aparecen los comportamientos al natural, mayoritariamente primarios, y la aceptación es algo cuando menos cuestionable cuando no imposible.

En esta novela la fracción de la sociedad la constituye una comisaría, y por extensión todo el cuerpo de policía y el miembro LGTBI es Carlos Luna, un inspector, de la Brigada de Homicidios, que acaba de convertirse en Sofía Luna.

Si fuera una comedia de Hollywood podría titularse perfectamente La protagonista era él y seguramente las incómodas situaciones serían tratadas de forma jocosa y aplaudidas por un público agradecido como ya hicieran con el travestismo paródico de Jack Lemmon en Con faldas y a lo loco:

-      - No podemos casarnos Osgood…. Soy un hombre!
-      - Bueno, nadie es perfecto

En la novela El final del hombre hay humor pero no a costa de ridiculizar algo tan serio como es la libertad por parte de una persona de poder vivir de acuerdo a su más íntima condición humana habiendo de estar permanentemente en un porta expuesto al ojo del microscopio por el que miran los intransigentes.

A Carlos Luna la investigación criminal mediática le llega justo en el momento en que se convierte en Sofía Luna. Sino en lo físico si en lo legal. Y aunque no quiera, ambas situaciones se solapan y así su vida se ve revolcada en lo profesional, con su jefe y sus homólogos en la comisaria y su compañera y ex-amante y ahora casi una extraña; y revolcada en lo familiar con su ex-mujer, la más comprensiva y su hijo adolescente, el más descolocado porque su padre ahora sea su segunda madre.

Eternos conflictos externos e internos. En el yo conmigo y en el yo con todos.

En las relaciones con los demás y en la relación con el propio cuerpo. En el desarrollo profesional y en el personal. En solucionar un asesinato siendo indistinto el sexo o la condición sexual de quien lo investigue y en solucionar sus inseguridades.

El hijo de un conocido escritor ha sido asesinado y Sofía ha de procurar poner sus cinco sentidos en la resolución del caso. No se trata de dar más carnaza a quienes ya la están despellejando.

El argumento de contenido policial está construido con oficio y los giros que desarrolla la trama, manejando las pistas y los sospechosos, dejan al lector a merced de las páginas finales para desvelarlo. Un misterio de novela policial clásico tratado con el trasfondo de una novela negra que tiene en el machismo y en la intolerancia sus dardos de crítica social.

Antonio Mercero
El hecho de que el caso transcurra a la par que el protagonista transexual esté recién entendiendo que ha de convivir con unas inesperadas reacciones hormonales y con una falta de empatía general hace que estemos ante una novela muy original, muy crítica y doblemente intrigante.

Antonio Mercero logra una obra muy completa e insólita. Trabaja los personajes hasta el tuétano del hueso y trata con fina ironía aspectos que son todavía una asignatura pendiente en esta sociedad y no señala ni a hombres ni mujeres sino a la propia condición humana.

Las vicisitudes de la protagonista están inspiradas en las vividas realmente por Josi, policía transexual inglesa y a quien el autor conoció personalmente.

No olviden este título como una de las novelas a leer antes no salga la segunda entrega, prevista para este setiembre con el título de El caso de las japonesas muertas.

domingo, 26 de agosto de 2018

Matar a mi madre de Jules Feiffer

"Tirarte delante de un autobús...,
por una ventana..., envenenarte el café...,
ahogarte durmiendo..., clavarte un puñal
por la espalda..."
Matar a mi madre es una atolondrada, apresurada y apoteósica historia de novela negra abundantemente trufada de humor negro y que satiriza, además, el mundo de las relaciones profesionales entre representantes y representados.

Atolondrada porqué la narración visual se pasa por el forro los límites de las viñetas, la narración oral ocasiona bocadillos elásticos como chicle y el dibujo se distorsiona en trazos expresionistas que imprimen una velocidad descontrolada.

Apresurada porqué la historia está plagada de gaps y sus saltos hacia delante no permiten detenerse en explicaciones ni justificaciones. Los actos generan hechos y la secuencia de estos desarrolla el argumento. Todo en un lanzado tiovivo del que no es posible bajarse.

Apoteósica por su vodevilesco final, con belicismo activo, que echa por tierra posibles, y consecuentes, líneas argumentales para desembocar en una catarsis comunitaria de redenciones y egoístas búsquedas de perdón.

Matar a mi madre censura el egoísmo a base de exaltarlo. Recoge ese momento de la historia americana que la prensa tanto destacaba en la que los soldados que luchaban en islas del pacífico sur durante la segunda guerra mundial recibían anhelantes a estrellas de Hollywood desplazados para reforzar la moral de las tropas.

Estrellas rutilantes de un universo de cartón piedra que buscaba con el gesto engrandecer su vanidad, posicionar su balance económico y lanzar desesperadamente carreras que de otro modo quizás no tendrían repercusión.

Página de pelea de púgiles en
Matar a mi maddre
El hilo conductor de la historia es Annie quien, en estado de rebeldía permanente, desearía matar a su madre a quien culpa de su insatisfecha vida y a quien reprocha no hacer nada por vengar la muerte de su padre, un honrado policía: el único protagonista con principios inamovibles.

Annie y su madre Elsie cuentan sus historias enriquecidas por las apariciones de figurantes de tópico calado pero que son tratados con un punto de vista socarrón. Así hay un púgil más apto para el claqué que para el boxeo, un detective privado incompetente, un matón con ansias de llegar a gángster y, entre otros, un librero comunista con las típicas contradicciones propias de los militantes de izquierda de cualquier país.

Jules Feiffer, multigalardonado en diversas facetas artísticas, revisita los clásicos del género noir, del cine y la literatura, caricaturizando artistas y agentes por un lado, detectives por otro y soldados por el de más allá lo amalgama en un argumento tópico de novela negra de la época y emplea la novela gráfica, como podía haber elegido otro medio de expresión, para contar el mensaje.

Jules Feiffer, octogenario
autor de Matar a mi madre
Y para no menoscabarlo utiliza una paleta de grises y beiges tan aguados como anodinos con lo que facilita que la vista resbale a ritmo de musical.

A su edad, va para los noventa, se divierte contando lo que le viene en gana y esta historia coral, escrita para lucimiento de papeles femeninos, es un ejemplo de honestidad profesional.

Odios, envidias, engaños, traiciones, ingredientes para un coctel de trágico destino y fatales consecuencias, pero que asoman como imprescindibles cuando está en juego la supervivencia..

Un estimulante layout de un improbable film noir que haría las delicias de quien ame al género; pero rodado eso si, como un musical.