domingo, 17 de junio de 2018

No soy un monstruo de Carme Chaparro

El monstruo, cuando se mira al espejo,
harto de verse cada día igual, no aprecia
ninguna anomalía y se ve normal.

Hay películas que son, y aún con generosidad, para televisión; del mismo modo que hay novelas que son, y aún, solo para matar el tiempo. Lo siguiente en progresión sería pasar el rato, luego vendría entretener y después entusiasmar y así seguiría en la escala de interés.

Y la razón de esta clasificación se sustentaría en el equilibrio entre su calidad literaria, su planteamiento argumental, su habilidad en el desarrollo de la trama, la encarnación de sus personajes, las descripciones y los diálogos.

Si No soy un monstruo fuera un curso estudiantil y los elementos antes citados las asignaturas, habría casi equilibrio entre las progresa adecuadamente y las necesita mejorar.

Es la típica novela que divide a la comunidad lectora: habrá quienes la lean enganchados desde la primera página, la vivan con el corazón en un puño, sufran con las situaciones dramáticas, se identifiquen con el dolor de la pérdida, encuentren en la protagonista una gran humanidad y no respiren ante el insospechado y desconcertante final.

Luego habrá a quienes les duela el poco contenido literario de su prosa, el estilo apresurado, las descripciones repetitivas, lo poco creíble de algunos sucesos, exceso de detalles que nada aportan, personajes tópicos y la inconsistencia de un final apresurado y previsible por eliminación.

Y ambos grupos tendrán razón. Lo cierto es que la novela es todo eso.

En una línea claramente resultadista une ingredientes indispensables de todo best-seller y consigue uno. Los personajes femeninos, una periodista de televisión (terreno en el que la autora se siente cómoda) y una inspectora de policía, copan el protagonismo en una trama donde los hombres acompañan sin brillar. Las familias y los niños, los damnificados en la novela, atrapan la parte humana y sensible de una novela donde la inocencia es la perjudicada.

Carme Chaparro ha compuesto, más que escribir, una novela con la que consigue una apariencia bien lograda pero con poco relleno, resulta comestible pero no sabrosa. Se ajusta al meme de lo que te vendían en la foto y lo que realmente te llega a casa. Promete pero no acaba de cumplir.

Carme Chaparro
Todos hemos comido apresuradamente alguna vez sin mucho miramiento a la hora de elegir, pero hacerlo alguna vez no supone establecerlo como práctica. El precocinado debería ser una excepción. En la novela negra también. En los premios ni tan siquiera eso.

La desaparición de un niño en un gran centro comercial dispara todas las alarmas por su paralelismo con otro caso idéntico, aún no resuelto, de hace tiempo.

La inspectora Ana Arén será la encargada de la investigación, algo que se toma de forma muy personal por ser quien se encargara fallidamente de la anterior. Todo hace sospechar que se enfrenta a un monstruo ¿quién, sino, se llevaría a un niño?

No soy un monstruo se repite una y otra vez quien no se cree que lo es. El monstruo, cuando se mira al espejo, habituado a verse cada día igual, se ve normal.

jueves, 14 de junio de 2018

El silencio del pantano de Juanjo Braulio

Un ejercicio de metaescritura de
novela negra.

En la política la omnisciencia y corrupción son hábil pareja de baile y quien más quien menos se apresta a formar parte de la fiesta para salir en la foto de los que esperan, desean, ansían, sacar tajada de las envilecedoras acciones de prosperidad social y urbanística. Y todos prefieren guardar silencio como lo hace el pantano donde se asientan.

En un ejercicio de metaescritura, Juanjo Braulio, arma un relato con distintos niveles donde desarrolla dos tramas de novela negra paralelas siendo una ficción dentro de la ficción al corresponderse la primera con el texto de una novela que se va escribiendo.

¿Confuso? es lo que pretende el autor habida cuenta de que hay momentos en que hay que detener la lectura para identificar si se está leyendo la novela o la realidad, dentro del plano ficción claro está. Y lo pretende para que esa ambigüedad sea referente de que todo puede ser verdad y a la vez ficción.

Todo empieza al descubrirse un cadáver a la vera del río Turia, en Valencia. El cadáver no está solo, aparece acompañado de otros cuerpos en lo que se diría una especie de macabro ritual. Al pobre lo han dado por el saco.

Q es un escritor de novela negra, antes fue periodista, de una serie protagonizada por el brigada de la Guardia Civil David Grau, mimado por el éxito y de la que está escribiendo su tercera entrega.

Esta tercera novela es la que tenemos ocasión de leer a la vez que seguir las evoluciones del propio Q no exentas de riesgo al mezclarse con gente de poco fiar y mucho desconfiar. Ambas historias narradas en tercera persona. Dos tramas con Q como nexo; personajes de ficción y de metaficción.

Juanjo Braulio
Unos personajes que aguantan la novela y que hablan y critican socialmente sin tapujos, ¿hablan los personajes o habla el autor? ya que son distintas voces pero parecen tener el mismo timbre.

En El silencio del pantano el estilo es cuidado y rico en expresiones que dicen mucho con muy poco y sobre las que hay que volver para sacarles todo el jugo; por suerte, o no, el ritmo es pausado, se puede leer sin cinturón de seguridad, y eso permite recrearse con las imágenes que constantemente acuden a la mente.

Escribir dos novelas a la vez, muy bien documentadas y cohesionarlas es tarea difícil que Juanjo Braulio resuelve satisfactoriamente. Lástima que la soltura que demuestra con esa metaestructura no se acabe trasladando con la misma brillantez al final.


domingo, 10 de junio de 2018

La Mantis

Thriller de hermosa fotografía y
tenso e intrigante desarrollo.

La mantis es un insecto mundialmente conocido por ser la única especie animal en el que la hembra devora al macho después de la copulación. A partir de aquí el imaginario colectivo lo extrapola, rápidamente y con cualquier excusa, al género humano buscando notoriedad en la noticia.

Alguien ha esperado 25 años para aparecer. Para asesinar. Para imitar a quien fuera una gran asesina en serie: La Mantis. Hay un copycat en las calles que la policía tiene que encontrar, con o sin ayuda.

Jeanne Deber, La Mantis, fría e impávida, en prisión cumpliendo cadena perpetua, se ofrece para ayudar. No soporta que alguien pueda estropear sus puestas en escena, lo más parecido a una obra de arte, con actos chapuceros.

Esta es la razón principal que alude, pero no la única, tiene varias condiciones y otras intenciones: quiere salir de la cárcel, quiere tener acceso a información, quiere poder visitar escenas de crimen y sobre todo y ante todo quiere colaborar con su hijo Damien Carrot (un correcto Fred Testo) a quien dejó, la ley fue inflexible, siendo un crío de diez años y hoy es un reconocido investigador en la policía, lo que le permitirá estar a su lado y empezar a conocerlo y quien sabe, tal vez recuperar los años de separación.

Pero Damien, que rehízo su vida olvidándola no va a ponérselo nada fácil, lo que va a traer consecuencias insospechadas tanto en su equipo policial como en su entorno familiar.

Carole Bouquet en el
papel de La Mantis
Carole Bouquet se muestra perfecta en su papel de La Mantis. Da el perfil de una asesina calculadora e insensible, justiciera, fría, metódica y exquisita; pero también el de una madre preocupada y el de una mujer que ansía vivir.

Su personaje, el de una psicópata con visos de remisión ¿acaso pueden redimirse los psicópatas?, que va quitándose la armadura con la dificultad por el peso y la incomodidad que eso supone, es tan escalofriante como su mirada fija en el espectador: no saber que está pensando ni cómo reaccionará es de lo más estremecedor de la serie. Ese es el misterio desorientador que confiere a la serie un punto diferencial para crear un thriller que no necesita ser trepidante para ser consecuente.

Hay perversión manifiesta en las mentes criminales pero no siempre los actos son consecuencia de perturbación mental, los que hay que responden a una necesidad catártica de recomponer las relaciones agrietadas y malsanas. Aunque sea rompiéndolas del todo. La Mantis mató, cierto es pero ¿las razones y las víctimas elegidas, a su vez verdugos, justifican sus actos? ¿Es un asesina o una justiciera?

El suspense y la intriga se mantienen, como no podía ser de otra manera, afortunadamente, hasta el final de este absorbente e hipnótico (esa mirada capaz de anular cualquier pensamiento) thriller de fuerte dramatismo; los paisajes tanto exteriores como interiores, estan bien elegidos y cuidados hasta el detalle. Contrasta, evidentemente así pretendido, el hogar familiar con el hogar carcelario. A uno le sobra lujo pero le falta calidez. Al color blanco y negro de las ropas de una se le anteponen otras de escandaloso colorido. A las risas, tristeza.

Una temporada. Seis episodios. Truculentas escenas, enrevesada trama y mucha investigación y muchos nervios. Para empezar a verla y no parar hasta el final en una sola sesión.

Jeanne Weber (a quien de alguna forma recuerda la serie) fue una asesina en serie francesa y real nacida en 1874 y fallecida por estrangulación autoinflingida en 1910 en una institución mental donde cumplía condena desde 1908 como culpable de 1 asesinato, de los diez de los que era sospechosa.

Se diferencia del personaje de la serie de que solo asesinaba a niños, de ambos sexos, y mediante estrangulación.


jueves, 7 de junio de 2018

El peor de los tiempos de Alexis Ravelo

Hay un tiempo para nacer
y un tiempo para morir.

Dice el capítulo 3 del Eclesiastés: “Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo: un tiempo para nacer, y un tiempo para morir;…

Es tiempo de morir también es lo que sentencia Roy Batty, el Nexus-6 que busca respuestas desesperadamente, antes de fallecer.

¿Cuál es el peor de los tiempos? En este país para los que lo perdieron todo en la guerra fue aquel el peor de los tiempos; para los que lo perdieron todo con la crisis y para los que están en paro o trabajan de precario, es este; para los millonetis, los poderosos, los don, no hay tiempo malo solo oportunidades de enriquecerse aún más.

El peor de los tiempos no existe o acaso sea el que supone morir.

El peor de los tiempos es la quinta novela protagonizada por Eladio Monroy. Ni la edad, a nada de cumplir 60; ni los souvenirs de casos pasados en un su cuerpo, puntualmente excitados por la meteorología; ni nada de lo que se le diga, por parte de sus queridos; ni nada de lo que le digan, amenazas vanas de pudientes o matones; evitará que Eladio sea leal.

Leal a su código, a su manera de entender la vida, a sus amigos y a su ética, a su personal manera de impartir justicia y al axioma existencialista y solidario que supone procurar irse de este mundo dejándolo un poco mejor que como se encontró.

Y a Eladio lo encuentra su amigo Pepiño Frades en el Casablanca el miércoles a la hora del cortado, puente entre el día de la Constitución y el de la Immaculada, y lo encuentra porqué lo está buscando.

Y quiere de él que busque y encuentre a su hija Elvira, la segunda, la pequeña que hoy es ya adulta pero que para un padre no llega a serlo nunca. Y la quiere ver porqué se está muriendo. En su última despedida no se dijeron lindezas y quiere arreglarlo y verla volver a sonreír aunque sea por última vez.

Eladio, que hace tiempo quiere abandonar este oficio no clasificado, no tipificado en las tablas del IRPF, y que le proporciona quebraderos de cabeza, en figurado y en real, duda lo justo para darse cuenta que no puede negarle nada a Pepiño. Y a pesar de que sabe que las complicaciones surgirán a poco de empezar entra en el cuadrilátero dispuesto a dar más que a recibir.

En esta novela, Alexis y Eladio están más que hartos de la situación política que poco de política tiene y de los políticos que usan los artículos de la Constitución según les convenga para mejorar su expectativa de votos; los estadistas han desaparecido y su lugar hoy lo ocupan los partidistas. Mala cosa es cuando los políticos no tienen política a seguir y se mueven al son que se oye en la calle, pero peor es que la poco que tienen tenga mala fe y mala leche.

Por eso es que esta entrega tiene un grado alto de negrura. Estamos en el peor de los tiempos desde el franquismo y el tiempo no se puede desperdiciar. Tal vez sea  por eso que nos encontramos con un Eladio más visceral y resolutivo.

A quien le guste el cine no podrá evitar encontrar cierto paralelismo en el punto de partida y
Alexis Ravelo
en el planteamiento argumental desarrollado por Garci en El crack. Germán Areta y Eladio Monroy tendrían mucho que contarse, aunque solo fuera empleando la mirada.

Para quienes conozcan a Eladio Monroy de otras lecturas, esta les permitirá amar aún más a un personaje generoso hasta el infinito. Para quienes conozcan a su autor Alexis Ravelo esta lectura les confirmará, más allá de toda duda razonable, la enorme capacidad literaria de este tipo y el porqué de sus premios y de su inexcusable presencia en todo evento noir que se precie. No quedan calificativos para ninguno de los dos.

Otro roncito, por favor.

lunes, 4 de junio de 2018

Perros y lobos de Hervé Le Corre

El hombre es un lobo para el hombre.
Decía Plauto en su obra Asinaria que “El hombre es un lobo para el hombre”. 1500 años después Thomas Hobbes popularizaría la frase en El Leviatán y ahora, con 350 años más, Hervé Le Corre le da pleno significado.

El ser humano es el único animal que mata por egoísmo, avaricia, aburrimiento, desidia, envidia, diversión, celos y otros motivos completamente ajenos al que empuja a los otros animales depredadores a hacerlo y no es otro que mera supervivencia.

Franck acaba de salir de la cárcel donde ha pasado los últimos cinco años por un atraco cometido con su hermano Fabien.

Solo lo trincaron a él pero ha sido leal y mantenido el silencio cómplice y ahora espera rehacer su vida con su parte del botín.

Pero Fabien está en España ultimando un trapicheo de droga y Franck debe alojarse con la familia de la novia de su hermano, cinco miembros a cual más raro, mientras consume la espera, esperando que esta no lo consuma a él.

El lugar, aislado y rural, está tan contaminado como las personas que lo habitan y es que el medio no resuelve los problemas de los marginados sociales, si acaso lo disimula, pero mal. Perros cuando están en un hogar, lobos cuando se alejan de él. Perros y lobos.

Es verano y hace mucho calor y el calor es el principal activador de pasiones. Y hay mucha pasión llegando al punto de ebullición. Y cuando algo hierve sin control rebosa los bordes y afecta todo lo que está a su alrededor.

Hevé Le Corre plantea una novela negra lejos de los tópicos maniqueistas de buenos y malos, del bien y del mal; expone al sol, un sol tórrido cuyo calor acompaña toda la novela, a unos seres humanos tan asilvestrados que solo piensan en sí mismos y poco nada les importan los demás, aunque sean de su propia sangre. No hay buenos y malos, si acaso malos y menos malos, o malos y peores, según se mire.

Todos como lobos solitarios, excluidos de la manada, de la sociedad, y que buscan cubrir sus necesidades a cualquier precio anteponiéndolas a las de los demás.

Hervé Le Corre
El autor evoluciona la trama lentamente y va desnudando, al mismo ritmo, en un macabro y siniestro striptease, las pasiones y los sentimientos y las intenciones de los protagonistas hasta que lo que se muestra ya es solo la verdad.

Y la verdad muestra el grado de deshumanización de las personas. El horror que se muestra ante los ojos contrasta con una mirada aún expectante, aún ingenua y aún cargada de esperanza de una niña, a pesar de la coraza en la que está imbuida para protegerse y que la hace distante de todo y todos.

Una mirada que es un final y también un principio.

Desgarradora novela, tensa, abrasadora en esa línea que David Woodrell acuñó hace tiempo ya como country noir, y cuya principal particularidad es extraer la maldad y la negrura que todo ser tiene en su lado salvaje.

Lectura obligatoria. Sin excusas.

domingo, 27 de mayo de 2018

Novela negra y magia: Sé lo que estás pensando de John Verdon



“-El otro día tuve un sueño sobre mi padre –empezó Gurney.

Vaciló involuntariamente. Su propia voz le sonaba diferente. Oyó en ella un eco de la profunda tristeza que el sueño le había generado. Holdenfield lo miró con curiosidad, pero no de manera desagradable. Se obligó a continuar.

-Después de despertarme, me descubrí pensando en un truco de cartas que mi padre solía hacer cuando venía gente en casa por Año Nuevo y se había tomado unas copas, lo que siempre le daba energías. Abría un mazo e iba por la sala pidiendo a tres o cuatro personas que eligieran una carta. Luego se concentraba en una de esas personas y le decía que mirara bien la carta que había elegido y que volviera a dejarla en el mazo. Entonces le daba el mazo a esa persona y le pedía que barajara. Después empezaba con toda su charla de que leía la mente, que podía durar otros diez minutos, y al final terminaba revelando teatralmente cuál era la carta...”


Reseña de la novela Sé lo que estás pensando de John Verdon

Acceda aquí para ver todas las entradas de este blog donde se relacionan argumentos de novela negra y magia.




miércoles, 23 de mayo de 2018

Negras tormentas de Teresa Solana

Esta novela es el ectoplasma que se
aprovecha de la Ley de Memoria Histórica
para dar voz a las víctimas olvidadas.

Aunque pueda parecer que la tormenta aparece de repente, lo cierto es que se ha ido gestando durante un tiempo y se ha ido armando de los elementos adecuados antes de manifestarse. Y cuando es atmosférica lo hace en todo su esplendor y con toda su aterradora magnificencia.

Pero cuando no son atmosféricas, como las que anuncia el principio del himno anarquista A las barricadas, o sea La varsoviana, son antesala de ideales y alegría y también de rencores, venganzas, devastación y muerte.

Y eso hay en Negras tormentas. Y es que la novela es el ectoplasma que se aprovecha de la Ley de Memoria Histórica para dar voz a víctimas insatisfechas y olvidadas por los que les propiciaron la muerte, pero eternamente reivindicadas y recordadas por quienes las quisieron y por los que quieren terminar de escribir un libro que nunca debió ver la primera letra.

Nunca hay que olvidar que la historia la escriben los vencedores pero mientras haya vencidos vivos siempre existirán datos contrastables. Y no, nadie se llame a engaño, la guerra civil española no fue una cruzada de liberación nacional fue un golpe de estado cuya brutalidad y revanchismo aún hoy no se ha acabado.

Norma Forester subinspectora de los Mossos d’Esquadra y nieta de un brigadista inglés fusilado por el bando vencedor al acabar la Guerra Civil española es la encargada de investigar el asesinato de un catedrático de historia, Francesc Parellada, descubierto en su despacho de la universidad durante, dato muy significativo, la víspera de Todos los Santos y que muestra una alarmante ausencia de pistas.

Poco sospecha Norma de las conexiones con aquel pasado bélico mientras escarba en una investigación policial bien llevada y mejor narrada.

La labor policial está muy bien condimentada con toques de humor costumbrista, cuando no surrealista, originados por los miembros de su más que peculiar familia y que mejor que enumerarlos prefiero que los vayan descubriendo a medida que se desvelan: por sus obras los conoceréis.

Teresa Solana
Teresa Solana expone un caso criminal contextualizado en un modelo de sociedad que aún ha encontrado su identidad ya que carga con la heredada y lucha por evolucionarla. Y en la exposición y desarrollo de la trama otorga el protagonismo y el peso a los personajes, muy propios y muy dignos y muy atípicos. Y también a la familia, esa clase media alta culta, que ha sido cuna de idealistas y es locomotora de cambios sociales.

Y lo hace de una forma nada convencional, golpeando la tradición del género. Una escritora que dibuja personajes y que levanta tramas en el aire y flotan.

No dejen de leerla.

viernes, 18 de mayo de 2018

Ciudad de brumas de Brad Rader y Andersen Gabrych

En Ciudad de brumas un asesino
las calles de prostitutas como los
barrenderos de inmundicias.

La bruma tiende a difuminar los contornos y a indefinir las formas. La bruma confunde los sentidos y altera el estado de ánimo. La bruma humedece el tiempo, reblandece los cuerpos y enferma las mentes.

Ciudad de brumas es el escenario por donde deambulan los seres que no pueden suscribirse a sus efectos. A los efectos de la bruma.

En ese caldo de cultivo Frank Grissel, un detective privado en horas bajas y hecho con una ética que tiene voz y comportamiento de ex-policia, debe buscar una chica desaparecida.

Estamos en San Francisco, julio de1953 y para buscar esa chica Frank deberá conocer los lugares donde se satisfacen deseos carnales poco habituales lo que convierte su encargo en algo parecido a buscar una aguja en un lupanar que no en un pajar.

Mientras tanto un asesino despeja las calles de prostitutas como los barrenderos de inmundicias.

El relato suscita interés y desprecio. Siempre la doble moral ya que mientras tanto los importantes de la ciudad lo celebran por delante y por detrás. Y esa frialdad egoísta causa escalofríos.

El argumento no es tan previsible como parecería a simple vista y tiene sus sorpresas aunque no se soporte en giros vistosos para mostrarlas lo que le da consistencia de novela lineal bien contada y mejor narrada que emplea el dibujo para vehicular con más fuerza su mensaje.

Andersen Gabrych rebusca en los personajes que sustentan los tópicos del noir de serie B y los amarra a un guión que recorre los escenarios y los estímulos humanos como el agua de un río medrando entre rompientes inesperados: quejándose, soltando espuma, saltando obstáculos y siempre avanzando, tenazmente. Casi sin giros ni requiebros, cuesta abajo.

Brad Rader dibuja con trazo firme y pocas concesiones a la técnica, con lo que consigue rasgos faciales duros y ambientes sórdidos, elementos que permiten describir emociones descarnadas y ladinos comportamientos de quienes hacen de su libido y su interés los colores de su bandera.

Un cómic interesante y un conjunto de calidad contrastable. Uno más para seguir conformando la biblioteca de Cómics Noir.



domingo, 13 de mayo de 2018

La Mirora mata els dimarts de Josep Torrent


Reseña bilingüe. La versión en castellano al final

Una asesina que gestiona tant bé
l'agenda com els assessinats.
En La Mirora mata els dimarts el títol ja ho diu tot, tot tret de que passarà al final. I aquí rau un dels mèrits de l’autor que malgrat descubrir-nos a l’avançada qui es l’assassina manté al públic lector enganxat de mala manera per conèixer els seus motius i per saber el desenllaç d’aquesta historia quina tragicitat es veu a venir.

Es aquesta una novel·la negra d’una assessina freda i molt calculadora; no es una assessina en serie de les que maten a dojo sino algú que fa el que fa perque el seu mal no te un altre remei que emportar-se algún pel davant.

La Mirora es una empresaria encara jove, atractiva i inteligent. Te perfumeries a Andorra i totes li ponen. Pero ai, que la vida no tot es triunfar ni tenir calés i que la Mirona, com qui més o qui menys, te sentiments i està dolguda i només trova consol recordant amb nostalgia quan era petita i vivía amb el seu pare, en Siset, i les vaques a la Solana.

Per això te rabia i l’ha de projectar cap afora però amb cura i tot sota el més absolut secret; no fos que per una xerrada més del compte s’anés en orris tota la meticulosa planificació i acabés enxampada com una guineu en una trampa per l’espabilat inspector Damià Surrell.

Josep Torrent es mou amb brillantor en una novel·la plena de suspens que cambia constantment de segment temporal, present i passat, i de localització cercant indrets d’Andorra, Catalunya i Menorca en una historia intrinsicament rural on les emocions se senten amb més intensitat.

Ha dibuixat uns personatges, la Mirora i en Damià, tan propers que sembla que t’has de creuar amb ells pel carrer en qualsevol moment. Es un plaer llegir una novel·la tan curosa amb la literatura, clar que d’un autor tan perfeccionista no es podía esperar altra cosa.

Del mateix autor, igual de recomanable i també ressenyada en aquest blog:



Versión en castellano

En La Mirora mata els dimarts (La Mirora mata los martes) el titulo ya lo dice todo, todo excepto de que pasará al final. Y he ahí uno de los méritos del autor que a pesar de descubrirnos de entrada quien es la asesina mantiene la atención del público lector, que ansía conocer los motivos y el desenlace de esta historia cuya tragicidad se anticipa.

Es esta una novela negra de una asesina fría i muy calculadora; no es una asesina en serie de las que matan a destajo sino alguien que mata porque su mal no tiene otro remedio que liberar este mundo de según qué personajes.

La Mirora es una empresaria todavía joven, atractiva e inteligente. Tiene perfumerías en Andorra y obtiene pingües beneficios. Pero ay! que en la vida no todo es triunfar o tener dinero y como que la Mirona, como cualquier hija de vecino, tiene sentimientos y está dolida, solo encuentra consuelo recordando con nostalgia su infancia junto a su padre, Siset, y las vacas de la Solana.

Por eso siente rabia y debe proyectarla hacia fuera, pero con cuidado y bajo el más absoluto secreto; no fuera que unas palabras dichas más de la cuenta condenaran al fracaso su meticulosa planificación y terminara atrapada como un conejo en una trampa parada por el astuto inspector Damià Surrelll.

Josep Torrent
Josep Torrent se siente muy a gusto escribiendo novelas llenas de suspense y alternando segmentos temporales, presente y pasado, y localizaciones, moviendo la trama por  Andorra, Catalunya y Menorca, en una historia intrínsecamente rural donde las emociones parecen sentirse con mayor intensidad.

Ha dibujado unos personajes, la Mirora y Damià, tan cercanos que si se cruzaran con ellos por la calle o en un restaurante los reconocerían al instante. Es un placer leer una novela tan bien estructurada y tan preocupada por la forma literaria, claro que sabiendo que el autor es un perfeccionista no se podía esperar otra cosa.

Del mismo autor e igual de recomendable y también reseñada en este blog:



miércoles, 9 de mayo de 2018

The killing, serie TV

The Killing: un drama criminal

He aquí una serie que pierde los papeles a poco de empezar y no los encuentra en ningún momento, aunque tampoco parece que haya nadie desesperado buscándolos.

Sus tramas son tramposas y manipulan descaradamente al espectador, el desarrollo argumental pierde foco y se dispersa en secuencias que nada aportan y mucho aburren.

Su personaje principal, la detective Sarah Linden (interpretada por Mireille Enos) se presenta como un ser incapaz de mantener relaciones cordiales con nadie y ganar el primer premio, si se otorgara, a la peor madre del mundo, la peor pareja sentimental y profesional (su compañero Stephen Holder (Joel Kinnaman) puede dar fe de lo borde que es) y casi el premio a la peor policía, habida cuenta que o tiene iluminaciones resolutivas o va a remolque.

Y si este es el personaje que se buscaba crear, nada que decir. Lo han clavado y el dramatismo y angustia existencial están garantizados. Solo que resulta forzado y con ello poco creíble.

Y aún hay más: el procedimiento policial es nefasto y casi nada reglamentario ya que se saltan los derechos Miranda a cada ocasión, se acreditan como si vinieran de un país vecino, molestan e interrogan sin autoridad y la investigación avanza a golpe de casualidad. Se acusa a cualquiera que remotamente pudiera tener relación en una suerte de prueba error a ver si acierto, diálogos ausentes y cuando está presentes poco aclaran y mucho confunden y silencios, demasiados que propician que cada cual los interprete a su manera y se causen destrozos casi irreparables en personas inocentes tomándose otros la justicia por su mano.

The killing, inicialmente una temporada, renovada con dificultad por una segunda (algo intuyó la productora) y después de enterrarla resucitada para una tercera (las productoras son las únicas que tropiezan con la misma piedra) y nuevamente como Lázaro rescatada de entre los muertos para una cuarta (‽) y, esta vez parece que va la vencida, última y refinitiva.

La serie es la versión americana del original danés Forbrydelsen (traducido como Crimen) y al no conocerla desde aquí es imposible establecer comparación.

La pareja de detectives protagonista
Stephen Holder y Sarah Linden
The killing no es una serie policial al uso, es más bien un drama con crimen y esto es probablemente el motivo de su seguimiento y agrado. El peso que tienen las personas y sus relaciones es superior al de la investigación criminal y tomada así resulta interesante ya que los personajes tienen todos su qué y es puramente casual que todos carguen con su cruz y tengan cosas que ocultar.

Ni los propios detectives se escapan de su mayor protagonismo como personas que como policías. Eso la hace distinta y es el aporte, el único, valioso y diferencial con otras series; la lástima es que no saben resolverlo.

Las dos primeras temporadas giran alrededor del asesinato de una joven en Seattle, donde transcurre la serie, coexistiendo con varias subtramas; un Seattle cotidianamente lluvioso, gris y deprimente. En la tercera un asesino en serie es el objeto/sujeto de investigación y es autoconclusiva, ¡pero de qué manera!, probablemente nadie imaginaba una cuarta y cerraron de un portazo sin tener en cuenta que caerían los cuadros colgados de la pared.

He soportado las tres primeras para darle cuerpo a esta entrada. Ya no he podido con la cuarta.

Que a ustedes les vaya mejor.

viernes, 4 de mayo de 2018

Un hombre cae de Jordi Basté y Marc Artigau

Novela negra
barcelonesa y contemporánea

Albert Martínez debe ser el investigador más afortunado que existe ya que una noche, cenando con un viejo amigo en la zona del Port Olímpic de Barcelona, es testigo involuntario de un hecho el que nadie repararía a no ser que tuviera un entrenamiento como el que se le supone a un detective privado: dos hombres hablando o discutiendo se acercan al espigón de la Mar Bella y al cabo de un rato solo uno regresa.

Así Albert Martínez va a inmiscuirse en un caso de desaparición de un miembro de una familia bien de la capital catalana. Y en su investigación recorrerá calles y locales y ahí es donde la novela policíaca va perdiendo tensión pasando a un plano secundario donde cede el protagonismo a un costumbrismo mal entendido y ligeramente presuntuoso, que cree que todo consiste en rellenar páginas de referencias y menciones a lugares, restaurantes y productos.

Y aquí es también cuando la novela, con esas endebles paredes, cae y errática e irregular avanza de forma previsible hacia un final acorde.

Es difícil empatizar con el protagonista, el detective Albert Martínez, que mantiene cierta distancia con el lector. Sus pensamientos se convierten en monólogos que no dejan entrar a nadie. Se nota que esa voz es la de Jordi Basté y que en la radio no puede haber silencios. Se nota también, por que escribe como habla, por que emplea literalmente las mismas expresiones y construcciones gramaticales que ante el micrófono, lo que resta toda capacidad literaria aunque pueda favorecer la comunicativa.

Jordi Basté y Marc Artigau
En una novela negra el autor debería dejar hablar a los personajes, no emplearlos como muñecos de ventriloquía. Los personajes sin voz y vida propias no consiguen traspasar el papel impreso y seguro que tanto Jordi Basté como Marc Artigau lo logran en otras entregas.

Un hombre cae pertenece a esa corriente de novela negra barcelonesa y contemporánea que quiere evocar los clásicos del genero desde un toque de modernidad.

martes, 1 de mayo de 2018

A la tercera va la vencida de Nunzio DeFilippis, Christina Weir y Brian Hurtt

Strike 3. Fuera.

En California existe la ley de los tres delitos que supone que al cometer un tercer delito por acumulación, por muy menores que sean, conlleva una condena de delito grave; lo que se traduce por una condena que puede ir de 20 años a ¡cadena perpetua!

Por tres hurtos de libros, por poner un ejemplo, se puede cumplir una condena igual a la de un asesinato múltiple efectuado con saña.

Y quien lleve dos delitos en su cuenta particular, mejor haría en no cometer un tercero. A la tercera va la vencida.

Ciertamente no parece muy lógica ni muy justa establecer esa regla de proporcionalidad pero ya se sabe que la justicia no tiene porqué ser justa mientras aplique correctamente la letra de las leyes. Y los jueces, amparados en ellas y en la potestad de interpretación suprema vislumbran a la sociedad desde un pedestal casi intocable ¿Ejemplos? tan cerca y tan reciente que estremece.

¿El libre albedrío es de verdad libre o solo es albedrío?  ¿Y si todo estuviera escrito y la elección no fuera más que un auto-engaño por no querer someterse a una entidad desconocida que rige el destino?

Rey Quintana es un buen hijo que quiere ser mejor novio y por eso el sentimiento amoroso le nubla la razón y buscando un regalo para su chica el impulso le lleva a cometer un hurto. La rueda del destino se ha puesto en marcha y pronto adquiere una velocidad de giro difícil de parar. Las decisiones siempre tienen consecuencias.

Noah Conway es un ex-policía ahora cazarrecompensas que trabaja para una oficina de fianzas y que no se entiende con su hija. A él le toca custodiar a Rey y cuando todo se tuerce deberá afrontar el enfrentamiento de sus sentimientos con su sentido de la moral y su deber al orden establecido.

A la tercera va la vencida: página interior
El guión de Nunzio DeFilippis y Christina Weir es una clara denuncia de que las leyes deben adaptarse a los tiempos. De que la evolución social debe suponer una evolución del concepto de delito y de la pena a imponer, pero lo hace de forma en exceso discreta sin llegar a comprometerse y sin aportar originalidad a una obra que va confirmando la previsibilidad a medida que avanza.

El dibujo de Brian Hurtt es austero y correcto como demanda el guion pero sin arriesgar, se nota que es una obra primeriza de un autor que ha sabido evolucionar y del que agradecemos su magnífica labor en El maldito, tres días muerto, reseñado anteriormente en este blog.

Ed Brubaker escribe un prólogo entusiasta; tal vez demasiado ya que genera una expectación que no se acaba de corresponder. Aún y así resulta un cómic mucho mejor que otros con más renombre.


viernes, 27 de abril de 2018

Muerte en Amsterdam de A. C. Baantjer

Canales, Barrio Rojo y asesinatos.

Dos novelas breves: El estrangulador de los domingos y De Cock y el cadáver de nochebuena, ambas protagonizadas por el Inspector del Departamento de Homicidios de la Policía Municipal de Ámsterdam, conforman el volumen Muerte en Amsterdam.

De Cock, acabado con ck como él mismo no se cansa de aclarar, es un veterano policía al que todos admiran y respetan por su exitosa trayectoria; pero él, después de veinte años lidiando con repulsivos crímenes, todos lo son, solo aspira a una jubilación que le permita pasear con su perro y estar más tiempo con su esposa.

Por eso que le fastidien sus vacaciones con un telegrama reclamando su presencia cuando aún no había disfrutado ni la mitad de ellas, más que merecidas, no le sienta nada bien.

En el primer caso, El estrangulador de los domingos, los crímenes afectan a prostitutas del barrio rojo de la capital y es una zona donde generalmente nadie ve nada y nadie oye nada por lo que De Cock tiene que tirar de conocidos y recordar favores y fijarse en detalles que solo su experiencia puede traducir en pistas.

En el segundo De Cock y el cadáver de nochebuena el título lo dice todo: el cuerpo de una joven flotando en un canal en nochebuena no da opción a fiestas ni algarabías sino a enfundarse la ropa de abrigo, calarse de humedad e investigar quien era y que hacía allí la víctima.

Ambos casos siguen el patrón convencional de la novela policíaca tradicional y De Cock se muestra como un claro ejemplo del detective deductivo capaz de encontrarle otro significado a palabras o hechos en apariencia simples.

A. C. Baantjer
La lectura permite también recorrer Amsterdam, una interesante ciudad de tamaño bolsillo, que se muestra con mentalidad abierta y obsequiosa.

A. C. Baantjer, Albert Cornelis Baantjer (1923-2010) antiguo policía en Amsterdam y escritor de gran éxito en su país, llegó a escribir 70 casos para el inspector De Cock.

Su prosa es fácil y amable y las tramas, sin ser retorcidas y más identificables con el relato policial clásico europeo que al contenido de la novela negra americana, tienen su intríngulis que sabe rematar con unas explicaciones del inspector, no a modo Hércules Poirot pero cercano, que ponen la guinda a la solución del caso.

Una serie muy digerible, amigable y recomendable de la que, lamentablemente, no consta que haya más traducciones. Será que su falta de morbosidad no satisface las necesidades de la clientela.

viernes, 20 de abril de 2018

Justo de Carlos Bassas del Rey

La vida tiene fecha de caducidad.

Justo es una novela negra de barrio. Llamarla urbana no alcanza a evidenciar sus matices; es de barrio y de calles y de esquinas, como la redondeada de Casa Bofarull, más conocida por Los Caracoles, y las casi inexistentes de la Calle L’Anisadeta. Es más de adoquines que de asfalto. Es más de orígenes que de destinos.

Justo es el protagonista. Para muchos un viejo. Alguien transparente cuando no invisible del todo. Un hombre viejo o un hombre mayor. Llámese de un modo u otro siempre ha habido, hay y habrá quien lo desprecie o lo ignore por razón de edad sin tener en cuenta que sus inquietudes y sus necesidades son parecidas a las de cualquier persona más joven y sin calibrar convenientemente su peligrosidad fraguada en la experiencia y en la determinación; algo para lo que la edad es el mejor alimento.

Al acabar la novela la sensación es de no haberla leído sino de haberla escuchado. De estar sentado a una mesa de Los Caracoles frente a Justo y de haber ido comiendo los entrantes, el plato principal y el postre con café y copa oyendo de su propia voz, no en vano la novela está escrita en primera persona, la narración de los hechos.

Aunque no sé si era Justo o su espíritu quien me ha hablado ya que el camarero, al preguntarle por él al volver del servicio, me ha dicho que en la mesa solo he comido yo como atestigua la cuenta para un comensal.

La voz de Justo no ha flaqueado ni un ápice a lo largo del relato si acaso le he apreciado un ligero temblor cuando ha mencionado a Eva, por lo demás ha ido desgranando su historia entre bocado y bocado y es que ya quedan muy pocos lugares donde comer comida cocinada como antes.

Con Justo he recorrido calles que tiempo hacía que no recorría, y otras desconocidas, e incluso me he reconocido en un escaparate, en una esquina, en un restaurante, en un local desaparecido; aromas que perfuman la lectura y es que los recuerdos son eso, aromas. La Barcelona que evoca Justo es la Barcelona de antes de que las multinacionales y las franquicias le mordisquearan su autenticidad, de cuando los turistas eran los residentes de los alrededores y no los desembarcados de un crucero.

Justo tiene ya una edad; de esas que no dan para remilgos. Comparte sus momentos con Damián y Julián probablemente los únicos amigos que tiene y los únicos con los que se entiende. Además de Remedios con quien también se entiende pero de otro modo.

La vida tiene fecha de caducidad y el tiempo que media, preciado tesoro, hay que dedicarlo a hacer lo que hay que hacer y es que Justo es un mandado aunque no haya un tangible mandador. Y su encargo es impartir justicia, de ahí su nombre de pila, aunque sea a criterio propio y haya quien le afee la conducta.

Y aunque parece tener la suerte de cara o Dios a su lado sabe que no puede confiarse; un solo instante de duda puede ser fatal. Lo sabe él y cualquier equilibrista. De la vida a la muerte solo hay un paso, el que se da al vacío.

Carlos Bassas del Rey
Carlos Bassas del Rey ha concebido un personaje muy entrañable, le ha dotado de un léxico rico, el de la persona que ha aprendido el significado de las palabras al mismo tiempo que ha aprendido a leer, y le ha procurado la facilidad de comunicación de un monologuista. La determinación de quien tiene en la misión su motivo para vivir y la voluntad de ser sincero y leal aunque eso suponga decepcionar a los que están a su lado.

Le añade ese particular sentido de la justicia que deja la ley para los leguleyos y en la que las resoluciones no admiten demora ni triquiñuela. Ha creado un personaje que vive entre lo lírico y lo siniestro.

Justo es una novela negra nuestra. De esas de kilómetro 0. Con reconocimiento a Méndez y a Carvalho. Y a Monroy y a Acuña. Y a Barcelona, sobre todo a Barcelona. Es una de las mejores novela negra que se puede encontrar hoy en día. No dejen de leerla o se arrepentirán.

En nada es Sant Jordi, entre los libros que compren asegúrense que este esté.