domingo, 21 de abril de 2019

John Harper: fuego de J. E. Álamo

Una novela negra que dispara contra
el totalitarismo, la discriminación
y la corrupción.

En Ciudad Capital conviven elementales con naturales o mejor dicho, los naturales aceptan convivir con elementales mientras no haya otra opción, ya que la que desean algunos, muchos, la exterminación total o la esclavitud sin límites, no tiene mayoría legislativa.

Y es que siempre a alguien distinto, y más con inexplicable poder, se le ve como una amenaza cuando no directamente un peligro. Y los elementales son muy distintos: su alteración genética, una triple hélice cromosómica, les faculta el dominio, con distinto nivel de capacidad e intensidad, de alguno de los cuatro elementos elementales: aire, agua, fuego y tierra.

Los naturales, eufemismo de normales, los de doble hélice, consideran esa anomalía, aberración más bien, razón suficiente para marginar con leyes y con actuaciones a estos seres y confinarlos a una vida de esclavitud durante su vida productiva y a un destierro durante su jubilación, bien reduciendo su capacidad de actuación social o bien físicamente aislándolos en Groenlandia y aun allí con restricciones de comportamiento y de aparejamiento.

John Harper es un elemental de fuego, ahora apagado, pero no extinto, pues su jubilación le impide, so pena de muerte o de algo peor, emplear su poder. John Harper es un investigador privado, algo común en elementales con ganas de seguir sintiéndose vivos y por relaciones establecidas ya que la mayoría ha ejercido en las fuerzas policiales.

A John y gracias, unas gracias envenenadas, a un ex-compañero del cuerpo, le cae un caso que no puede rechazar. Un caso envenenado: investigar la muerte de Scott, un elemental ex-policía, por encargo de su hija Megan bajo la protección de un abuelo natural muy poderoso.

A través de la investigación se va descubriendo el funcionamiento de esa peculiar sociedad, donde al fin y al cabo, habitada como está por seres de carne y hueso y mortales, poco se diferencia de cualquier otra. Ciudad Capital, como otra ciudad y otra capital, también tiene sus avenidas y sus callejones, sus zonas residenciales y sus reductos marginales. Y entre sus gentes hay aglutinadores, tolerantes y ultras. Vamos como en todo barrio.

Y la investigación va a tener que lidiar con todo eso y más en un no parar.

J. E. Álamo
J. E. Álamo, quien nos descubriera que hay vida más allá de los clichés de la novela negra, con una serie protagonizada por un no muerto: Tom Z. Stone, experimente ahora, de nuevo en los cambios de registro, esa felizmente descarada reivindicación pulp, para seguir manteniendo la esencia del género sin hacerle ascos a injertos que le aporten nuevas virtudes y, por qué no, nuevos defectos.

Mezclar hard boiled con fantasía urbana es arriesgado pero gratificante. Abre puertas a subtramas generosas y ambivalentes y ventanas a submundos estimulantes de transposición social.

El autor escribe con ligereza y mucha habilidad una novela pulp de calidad, como si fuera fácil, y mechar géneros y mantener el sabor de cada cual y potenciar el de ambos, no lo es. Describir ambientes típicos de género, bares y club de jazz, sin caer en tópicos tampoco. Y conseguir que empaticemos al segundo de conocerlo con ese malcarado y sarcástico encendedor ambulante que es Harper también requiere habilidad para describir personajes.

Una novela negra que emplea la ironía y la diferencia genética para criticar los totalitarismos y los prejuicios. Una investigación policial que muestra que la corrupción es un cáncer social para el que aún no se ha encontrado remedio eficaz ni hay vacuna en desarrollo.

Todo un logro de este autorazo. Apúntenla para Sant Jordi. Hoy en día que en las paradas callejeras no solo lucen rosas rojas, sino otros especímenes híbridos, también hay que otorgarle el valor que merecen las novelas negras trufadas.

Y recuerden sus otras novelas reseñadas en este blog:

02. Let it be (la segunda de Tom Z. Stone)






miércoles, 17 de abril de 2019

Clandestina de Cristina Redondo

Señor, cuídame de mis amigos
que de mis enemigos me encargo yo.
Es tan fácil erigir un líder de un partido político como abatirlo. Y darse de cuenta de este hecho supedita la opinión, la valoración y la credibilidad que se tiene de los políticos y de los partidos.

En política, la manida frase de nadie es lo que parece, toma su verdadera dimensión, hasta el infinito y más allá. ¿Es todo postureo? Probablemente no, algo de ideales y ética queda pero para la mayoría es un empleo más, uno en el que quizás el nivel de exigencia, responsabilidad y productividad sea más relajado que en otros ámbitos y es, también, la forma de ganarse amistades y dejar atado el futuro. El propio, el de la familia y allegados; todo depende del tiempo en que se ejerza el cargo, el nivel de poder que conlleve y el precio que se le ponga.

No hi ha un pam de net y es que el ser humano es voluble y prefiere satisfacer bajos instintos que grandes ideales. Y es veleta alocada, aun cuando no sople el viento, que nunca señala el norte: para eso ya están las brújulas.

Clandestina es un thriller político protagonizado por mujeres y un alto grado de psicopatía. Es un thriller de pseudoespionaje que a pesar de ser protagonizada por un elenco coral tiene a Irina Paulova como principal protagonista. Poco se sabe de ella pero se le conoce su atractivo físico, su capacidad camaleónica y su siempre insatisfecho deseo de matar.

Irina es una fría asesina empleada en una agencia de incierta ocupación ya que tanto parece servir para una campaña de desacreditación como para un asesinato. Y el cambio de registro es tan natural que da pavor. Se avienen a los deseos de sus clientes, no se sabe muy bien cómo les contactan ni cómo mantienen el anonimato, unos y otros, y los resuelven con una rapidez y una eficiencia que ya querría cualquier otra empresa, sea del ramo que sea.

Cristina Redondo
Cristina Redondo es la joven autora de esta novela corta y aborda un tema de trapicheo político, zancadilleo y corrupción que con mayor número de páginas tendría el recorrido necesario para dar todo lo que el tema y la autora pueden dar de sí.

Y es que en estas fechas, a pocos días de unas nuevas elecciones generales, la evidencia de que las cloacas no son solo privilegio de los gobiernos sino que también lo son de los partidos resulta muy esclarecedor.

La brevedad es buena para escribir cosas breves pero mala como recurso para sintetizar una novela que debería ser larga. Si algo tiene el thriller es que nadie le afea su grosor ya que es bien sabido que el aporte de la información obtenida de la información consultada es pieza clave para consolidar la verosimilitud de lo que se cuente. Y la psicología de las protagonistas precisa así mismo de su tempo para que la descripción cale y no solo moje.

La autora termina esta novela corta con un final cerrado para esta trama pero abierto para que el argumento, la agencia, sus exclusivos servicios y sus miembros tenga continuidad en otras tramas resolviendo otros casos que deseamos resulten una lectura estimulante.

jueves, 11 de abril de 2019

El largo invierno Saharaui de Teodoro L. Basterra

Esperando el referéndum prometido.

El pueblo Saharaui es un pueblo guadiana para los medios de comunicación y en consecuencia del mundo informado: tan pronto ocupa portadas como se pierde en el ostracismo.

Y es que hay temas que son una espina clavada en la humanidad de la humanidad y si se puede se mira para otro lado. Para los saharauis la vida es sufrimiento y no solo por malvivir en un hábitat desagradecido sino, y mucho más, por ser el único grano de arena del gran desierto que los marroquíes no pueden soportar en su zapato. Y eso se traduce en un permanente estado de sitio.

Esther Baquero, a quien conocimos en La primera víctima, (un thriller sobre el 11-M y los atentados de falsa bandera) trabaja ahora en Barcelona, alejada de su padre y de sus recuerdos, pero la placidez va por barrios y a ella parece que la vida, que le hado otras virtudes, no la contempla en ese reparto.

Quien fuera un novio suyo musulmán y saharaui aparece muerto en el Tibidabo barcelonés y todo apunta a un escarmiento, a una venganza, a un aviso. Podría tratarse de un acto terrorista o de la supresión de un traidor. A ella, a pesar de su relación, y precisamente por esa motivación, le toca descubrirlo.

El viaje de Esther Baquero, como miembro de una ONG, de Barcelona a Al-Aaiun, la capital no oficial del Sahara Occidental, lo es tanto física como emocionalmente y lo que van a vivir en un pequeño enclave del norte de África los va a marcar para siempre. Y los lectores tampoco van a salir de rositas.

El largo invierno saharaui es como se conoce al período de espera entre el prometido, y aún no realizado, referéndum de autoderterminación, por allá 1975 cuando España desconectó su proceso de colonización y Marruecos empezó el suyo sobre el territorio del Sahara Occidental.

Un invierno que amenaza con convertirse en glaciación ante la inacción de la ONU que solo consiguió un alto el fuego entre el Frente Polisario y Marruecos en 1991; pero la próxima ronda de negociaciones formales no está prevista hasta 2028, lo que hace que la inestabilidad, las escaramuzas, la represión y la violencia militar tengan una sorda y constante presencia en la zona. El sueño por conseguir crear un Estado independiente, la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) sigue vivo en el pueblo saharaui aunque haya quien quiera enterrarlo bajo toneladas de arena.

El largo invierno saharaui es un thriller concienzudo en cuanto a documentación que ficciona la realidad para hacerla creíble y hace verosímil la ficción; que conforma una historia repleta de investigación policial, crímenes y peores delitos, en un clima de tensión social y de emoción personal para los protagonistas meros peones de grandes intereses corporativos y pequeñas ambiciones personales.

Teodoro L. Basterra
Teodoro L. Basterra ha conformado un argumento sólido y una trama dinámica y tensa que cuanto más se enmaraña más cerca está de desvelarse. Ha conformado un denso, y poblado bosque para explicar un árbol.

Y es que la forma de cubrir una noticia se adecua en cada lugar y momento a los intereses de quienes deciden y que para nada es el periodismo quien tiene las riendas.

El autor demuestra estar dotado para este género, algo que muchos intentan pero que solo pocos consiguen habida cuenta de la dificultad que comporta y es que un thriller ha de ser capaz de informar, ilustrar, emocionar y hacer vibrar y no de forma forzada por exigencias del guion, sino solo con su propia razón argumental.

La novela ha sido seleccionada este año para la XXXII edición de la Semana Negra de Gijón, el referente más importante en cuanto a certámenes noir de este país.

domingo, 7 de abril de 2019

El último barco de Domingo Villar

Una novela negra a ritmo de ría.

Probablemente sea esta la novela negra que en los últimos tiempos ha despertado mayor expectación por ser el autor aclamado deudor de la entrega; largo tiempo esperada se está vendiendo como un i-Phone en los mejores tiempos. Y se vende a ciegas y se compra en igualdad de condiciones.

El último barco es una novela policiaca a la gallega: encontrada en medio de una escalera, no se sabe si sube o si baja.

El Vigo actual, su ría y las localidades, como Moaña, que mojan sus pies en ella, añora el Vigo que fue en una novela cargada de tristeza. Toda ella es una oda a la tristeza. El último barco es una novela triste.

Si cada persona es un paisaje en un cuadro en esta novela hay muchos pero todos tienen en común ser naturalezas muertas o cuando menos agonizantes. Aunque no todos los desahuciados acaben bajo una cruz de piedra y algunos puedan resurgir y con ello revivir.

El paisaje y el ambiente de cada uno de los lugares que se evocan se apodera del argumento cuya trama criminal queda empequeñecida ante la carga emocional que destilan las palabras que arman las páginas.

Mónica Andrade, una mujer treintañera independiente y entregada a su vocación de ceramista, puede haber desaparecido según la denuncia presentada por su padre, un eminente cirujano que la echa en falta en su ausencia cuando nunca la ha considerado en su presencia.

Leo Caldas, reticente a investigar la desaparición de un adulto, acaba entregado al caso, forzado por su comisario, lo que le sirve a él y al narrador omnisciente para ilustrar una parte de la historia de Vigo y una parte de la vida de sus habitantes interpretados por unos personajes varados en dique seco. Un homenaje pagado de sí mismo y que se apodera de la trama criminal.

Al inspector Leo Caldas los años le han pasado factura y el tiempo pasado le pesa, ciertamente 711 páginas pesan lo suyo, y desarrolla una investigación poco rigurosa, sustentada en conjeturas basadas en hipótesis elaboradas a partir de intuiciones y esto no siempre funciona y suele ser tan improductivo como levantar una jarra de arcilla a partir de una pella descentrada.

Cualquier lector avezado podría ir enmendándole la plana, el propio escritor se encarga de facilitar las claves, como hicieran las novelas del siglo de oro policiaco, para tomar las decisiones correctas y, lo que es peor para Caldas, poder resolver el caso en el primer tercio del relato.

Entonces ¿es una novela fallida? En absoluto. Caldas es humano, tal vez demasiado y por ello imperfecto. Y con él, los demás. Y esto no es un defecto es una condición inherente de quienes piensan y sienten y la novela apuesta por esta vía y emplea la trama criminal casi como excusa para desarrollarla aunque hacia el final retome la esencia y solucione el caso.

Domingo Villar
Domingo Villar ha publicado una novela negra que se despereza a ritmo de ría y como tal sufre con los cambios de marea. Una novela negra y también social, introspectiva para quien la protagoniza y para Vigo; una evocación al folletín criminal francés de primeros del siglo pasado convenientemente actualizado.

El último barco, un título ambivalente puesto que tanto puede referirse al último transbordador nocturno que une Vigo con Moaña como también al barco que toda persona tiene la oportunidad de embarcar si es capaz de tomar la decisión, es una gran novela, costumbrismo criminal, pero quizás el compás de espera la ha penalizado, no en ventas, y si respecto a expectativas. Hay quien añorará no haber podido leer Cruces de piedra y hay quien, como bien decía Paco Camarasa, huirá ante el grosor de la obra.

Lecturas del todo imprescindibles, en especial la segunda, son las dos primeras entregas de Leo (por Léo Ferré) Caldas, la segunda está reseñada en este blog:

01. Ojos de agua




lunes, 1 de abril de 2019

El cuarto mono de J. D. Barker

"No hagas el mal".

Infinidad de veces y en modo gráfico o escultórico se ha visto la representación de los tres monos, o los tres monos sabios como también se apodan, del templo japonés de Nikko.

A su postura, al estar el primero, Mizaru (見猿) tapándose los ojos, el segundo Kikazaru (聞か猿) los oídos y el tercero, Iwazaru (言わ猿) la boca se le asigna el significado de «no ver, no oír, no decir» y por extensión se ha entendido como «No ver el Mal, no escuchar el Mal y no decir el Mal»

Hace cinco años que en Chicago campa un cuarto mono encarnado en un serial killer de naturaleza psicópata que, por sus actos, es conocido y temido por igual por toda una sociedad angustiada.

Su modus operandi consistente en secuestrar y realizar tres envíos por correo a las familias con partes de su víctima en blancas cajitas, en la primera una oreja, en la segunda los ojos y con el envío de la tercera la lengua, lo que significa que la muerte ya ha sido certificada. Tres envíos evocando a Los tres monos.

El calificativo, Cuarto Mono, asociado a “No hacer el mal”, se lo asigna el detective de homicidios del cuerpo de policía de Chicago Sam Porter, incansable perseguidor, por datos relacionados con la investigación y la morbosa relación que se acaba estableciendo después de tanto desgaste y tiempo dedicado a este asesino.

Los tres monos de Nikko
Y ahora se halla un cadáver atropellado por un autobús que podría ser el de este escurridizo genio del mal. Y al ser portador de una cajita blanca con una oreja, primer mono, todo hace presagiar que hay una víctima aún con vida y la prioridad es su rescate.

Y en este principio, cuando otra novela debería acabar, es cuando en realidad todo empieza. Búsqueda de pistas y datos que permitan averiguar su personalidad y que expliquen sus actos y el criterio de elección de sus víctimas para descubrir con vida a la propietaria de ese apéndice humano.

Y a lo largo de la trama giros y más giros que no dejan ni un respiro.

J. D. Barker ha escrito un thriller que presenta una trama terriblemente adictiva a pesar de no presentar nada que lo diferencie en demasía de tantos otros publicados. Los tópicos actúan a modo de Glutamato monosódico, ese polémico aditivo que nos hace repetir las lecturas aún a sabiendas que es él y no el argumento el que atrapa.

¿Puede un psicópata ser un justiciero? Si lo es ¿sigue siendo psicópata?

J. D. Barker
La novela alterna la narración omnisciente con la transcripción de un diario, de contenido espeluznante, perteneciente al asesino, donde pretende justificar sus actos por su condición, a su vez, de víctima. Ese cambio de voz, que, salvando las distancias, tiene cierto regusto a “El Coleccionista” acentúa el comportamiento psicópata y la elevada inteligencia de una mente privilegiada que ha elegido matar.

El resultado es notable y relevante presentando una trama más compleja que la media de este género y un equilibrio entre la parte procedimental y las secuencias de acción, que se reparten adecuadamente empleando tensión y suspense cada vez que conviene y cada vez que un nuevo giro lo requiere.

La cadena CBS ha comprado los derechos y pronto en pantalla dirigida, si no cambia nada, por Marc Webb. Y en EEUU ya se ha publicado la segunda novela de lo que promete ser una serie best-seller.

miércoles, 27 de marzo de 2019

Talión de Santiago Díaz

La novela que se convertirá en
serie televisiva de gran éxito.

Que tire la primera piedra quien nunca haya oído, o pronunciado, la sentencia ojo por ojo, diente por diente. Pero cuidado con darle a alguien ya que en virtud de esa sentencia la piedra volverá con idéntico propósito.

Es la ley de Talión recogida en las sagradas escrituras y no hay que ser creyente, en Dios, para apropiarsela; basta con ser creyente, en la propia capacidad de aplicar justicia, para materializarla. ¿Venganza o justicia? Pero ¿qué es la justicia sino una suerte de venganza oficializada?

Marta Aguilera, una prometedora periodista de sucesos, por una trágica, inesperada e indeseada circunstancia acaba encarnando a Talión.

Ante una inminente muerte programada y teniendo a favor la inmunidad, a ojos de todo Dios, que eso supone se deja arrastrar por sus impulsos, amplificados por los primeros síntomas de su enfermedad, y no duda en hacer de superheroína justiciera aunque no emplee mallas de fluorescentes colores, ni capa ni tenga superpoderes, pero a potra, visto como resuelve los escollos, no le gana nadie.

El argumento se sostiene a partir del dilema ético que supone elegir entre irse de este mundo postrada en cama o callejeando para librarlo de seres indeseables a los que la justicia, con sus retorcidos vericuetos, no ha podido alcanzar. Y Marta Aguilera lo tiene a huevo.

Como fácil lo tienen también los espectadores, perdón, lectores, ya que el autor ha elegido aquellos temas que más inciden en la piel y manipula con habilidad los sentimientos para buscar una respuesta que no puede ser otra que la absolución.

El argumento es sucinto y en su desarrollo el autor allana el camino para facilitar una línea recta de actuación, unida por varios puntos de intersección, que no resulta verosímil por la excesiva facilidad con que se ejecuta. Un ajustado mecanismo de precisión relojera que por ese motivo, su tecnicidad, no da lugar a errores y eso en humanos es demasiado pedir.

Santiago Díaz Cortés
A Santiago Díaz Cortés le ha podido el oficio y al escritor le ha traicionado el guionista, así pues la novela Talión acaba siendo la novelización de un guión de serie televisiva.

Y es que los puntos fuertes que muestra como guión son los puntos débiles que evidencia como novela. Incluso el final, más peliculero que literario y dulzón hasta el empalague, evidencia su verdadera naturaleza mass media abriendo puertas a una continuación o a claros spin-off.

Este thriller tiene la audiencia rendida de antemano y tanto da si sus lectores son de género o no ya que en cualquier caso todo el mundo lleva un justiciero dentro que no podría evitar despertarse ante la forma estentórea en cómo es invocado.

Talión acaba de ganar el Premio Tuber Melanosporum, otorgado por el certamen Morella Negra Como la Trufa, a la mejor novela negra escrita por un escritor novel durante el año lectivo 2017-18 y la productora audiovisual La Caña Brothers ya ha adquirido sus derechos para llevarla a la pequeña pantalla (o no tan pequeña, que hay quien tiene en casa lo que había en los cine-club de antaño) y el guión es tan bueno que le auguro, y deseo, mucho éxito.

miércoles, 20 de marzo de 2019

Carvalho, problemas de identidad, de Carlos Zanón

No me mires, no me mires
déjalo ya...
(Maquillaje, Mecano)
Es difícil para alguien saber quién es si, cuando se mira al espejo, el reflejo le devuelve la identidad de un joven y famoso detective de ficción con el que no comparte edad ni fama y si nombre y apellido y nada del glamour: una broma de un escritor con el que si compartió más cosas.

Pepe Carvalho se busca para no encontrarse, quiere conocerse pero sabe que no va a gustarse por lo que no pone demasiado empeño y juega a que es pero que no es mientras se da tiempo para saber qué debe hacer cuando ya no le quede más remedio que reconocerse y aceptarse.

Como diría Mafalda, está: "maquillando los ya para que parezcan todavía".

Para Pepe, Carvalho, problemas de identidad es como observarse en una rueda de reconocimiento desde detrás del espejo, como Alicia, e identificarse a si mismo, sin menor atisbo de duda, entre los cinco alineados. Estar alineado o estar alienado, he ahí el dilema aún no estando en Copenhague.

Lo que ha escrito Carlos Zanón es una novela negra y criminal y también, y más, una anti novela negra y criminal. El resultado es un diario personal que se va autoescribiendo desde la autocomplacencia de alguien a quien le está bien ser como es y que quisiera ser distinto.

Carvalho está enfadado y busca saber contra quién, está perdiendo el norte aún residiendo en él, puede estar gravemente enfermo y está envejeciendo y teme más que sospecha que vivir era una cosa distinta a lo que ha estado haciendo hasta ahora. Incluso se da cuenta que Biscuter le da sopa con hondas en temas, en los que hasta hace poco, él era el maestro.

El cinismo empieza a saberle a bilis y, Houdini de la ironía, se sorprende como cuando cocina no ya para comer aunque le queda el placer de hacerlo.

Zanón siempre ha tenido claro que a Vázquez Montalbán hay que respetarlo y que cualquier intento de imitación podría caer en lo patético, por eso con los mismos ingredientes ha elaborado un plato distinto, ha deconstruido al personaje, producto de primera calidad y kilómetro 0, para reinventarlo.

Se ha despojado de los apellidos y a calzón quitado Carlos ha entendido lo que a Manolo, siempre creativo, le hubiera gustado y ha escrito una obra mayúscula sobre Carvalho donde es a la vez reconocible pero diferente. Apela más a la complicidad entre poetas, que a la de narradores policiacos pero no puede evitar homenajear su capacidad para sintetizar la realidad social y política en cuatro pinceladas.

Carlos Zanón,
empleador de palabras.
Carlos Zanón emplea un léxico generoso en su diversidad y rico en su acepción, es un juglar de la glosa elíptica que otorga doble o triple significado a sus frases a discreción cultural e intelectual del lector ofreciendo una imagen del detective desde su interior y no desde el exterior.

Nadie puede afrontar una maratón sin haber entrenado antes; leer esta obra requiere también de entrenamiento lector previo, no todos quienes empiecen acabaran y no todos los que acaben habrán sido capaces de captar todos los guiños y sutilezas que el autor ha insertado, no como presunción sino como servidumbre al gran intelectual que fue el escritor.

Así el detective Pepe Carvalho de Zanón echa de menos a ese escritor que un día conoció y que lo proyectó a la fama, ese tal Manuel Vázquez Montalbán al que maldijo más de una vez y al que hoy echa tanto en falta como se echa en falta a un padre cuando se sabe que ya nunca más se le podrá tener.

Ese escritor que entre comida y bebida, le sacaba información que luego adornaba y publicaba en libros que hoy son de culto sobre todo para los incultos. El escritor reiría hoy si viera que la vida real de Carvalho es de mierda y que los casos que investiga son una broma pesada para los argumentos de género.

El asesinato de una anciana y su nieta, con un perro, que no ladra, como posible testigo y la desaparición de una joven discapacitada mental, drogadicta y por ello prostituta.

Que lejos de los casos de Marlowe, Spade, Carvalho, el otro, o Archer por citar unos pocos. No hay asesinatos mediáticos o mujeres diez o destinos exóticos como ese Bangkok que tanto mencionaba el escritor y desde que murió allí ya no quiere conocer. Hay marginación, explotación, drogadicción, ambición, egoísmo, ingredientes para cocinar platos de pena aliñados con decepción y desespero, platos de pobre, pero es que quien más quien menos está a dos velas y en los sueños ya ni ilusión queda; están más vacíos que la nevera de Carpanta.

Por eso, y a pesar de haberse cansado del escritor, que nunca le dijo que le depararía el futuro porque creyó que aún había tiempo para escribirlo, hoy más que nunca desearía que el escritor siguiera aquí y rememorara su pasado y escribiera su presente iluminándolo con focos que resaltaran su perfil bueno. Hoy Pepe Carvalho, el de ahora, quisiera ser Pepe Carvalho, el de entonces.

Pero sabe que no hay vuelta atrás y que el pasado, pasado, y el porvenir, por venir.



Post-Data:

A Manuel Vázquez Montalbán me lo presentó un amigo común, hoy también fallecido. Manolo, así lo conocí, me pareció la primera vez peculiar e inaccesible,  suspicaz, extremadamente inteligente, sensible y escéptico.

Por aquel entonces primaba la perestroika y le regalé un pin de Gorbachov, entendía perfectamente que la evolución es imprescindible, también la de los ideales, y que solo transformándose se puede transformar. Y lo lució en la solapa izquierda de su americana.

Quien se va siempre se pierde algo y a los que quedan siempre se les amontonan palabras que no se dijeron. Pero de estar aún aquí hay tres cosas de las que estoy seguro hablaría:

Manolo Vázquez Montalbán
El gastrónomo que era sonreiría disimuladamente con el fin de la deconstrucción y el regreso al origen y es que la comida había que tratarla como la vida: buscar buena calidad y manipular solo lo imprescindible. Y reiría por dentro a carcajadas al saber a Biscuter concursante de Master Chef.

El culé apasionado que era hubiera disfrutado como un loco con la era prodigiosa de Guardiola y sus catorce títulos en cuatro temporadas y seis, el máximo, en una sola tacada, algo aún no igualado y hubiera babeado con las filigranas y goles de ese jugador de dibujos animados que es Messi, ese al que solo se le puede parar dándole pause al vídeo.

Y el columnista crítico que mostraba una ironía capaz de atravesar los cristales de sus gafas, hoy más que nunca ante la incuestionable evidencia de que el franquismo no ha muerto, y tal como nos recordaba Paco Camarasa en sus epístolas digitales, brindaría "¡Por la caída del régimen!” a lo que añadiría, en voz baja, como ya hizo en una ocasión en 1997: “Porque a pesar de todo lo que ha ocurrido desde el 75, algún día tendrá que caer el régimen..."

Y ojalá que sea pronto, Manolo.

domingo, 17 de marzo de 2019

El baile de los penitentes de Francisco Bescós

Novela negra que transcurre entre la
autenticidad de la Semana Santa
en Calahorra.

El asesinato de Nuria Isabel, una adolescente gitana, sirve a Paco Bescós para desgranar una serie de vidas de habitantes de Calahorra y esbozar un retazo de historia de la tierra y sus gentes.

Calahorra, enclave de la rioja baja, ha perdido parte de su esencia que le daba solera y hoy gran parte de la ciudad vieja está abandonada, okupada, mal vivida y con poco futuro.

El baile de los penitentes ilustra, al paso de los caperuzos, el orgullo de quien una vez fue y quiere seguir siendo.

La teniente de la guardia civil, Lucía Utrera, a quien y a sus espaldas apodan La Grande, es una cordobesa casada con un inglés, que espera recuperar en estas tierras parte de su vocación mancillada y nada más llegar se encuentra con el asesinato de Nuria Isabel.

Un asesinato en Calahorra cuando es más normal que llueva en el infierno. Desde este momento y solo en 72 horas, miércoles, jueves y viernes Santo, en la población varios, que no se lo esperan, van a despertar de un mal sueño para entrar en una pesadilla.

Sustentada en un marco costumbrista, donde el asesinato de Nuria Isabel no deja de ser un McGuffin, la novela encadena simultáneamente varias subtramas, cada una dedicada a uno de los protagonistas, hasta seis principales, que, como los ríos que van a parar al mar, acaban confluyendo en una madrugada transgresoramente maldita.

Y como los ríos que parecen adquirir velocidad cuando tienen su fin al alcance, las vidas de los protagonistas, condicionadas por las decisiones, tienden a precipitarse, atraídas por el imán del infortunio, hacia un final desolador o redentor según se mire.

En ese final hay quien gana y muchos que pierden. Hay quien sobrevive y hay quien no; quien seguirá con su vida y quien no podrá elegir. Un final cerrado para unos y abierto para otros. Pero nadie sale de esta historia como entró.

Todos los que algo tienen que decir en el pueblo y no es referencia a alcaldía, sino al anticuario, a los clanes gitanos de los Chamorro y de los Pajaritos, a Roque yonki y camello en horas bajas, a Fernando Rosas amo y señor de todo lo ilegal y sus guardaespaldas, y los satélites, a Roberto el médico del pueblo recién llegado de un trabajo agotador en África, a Vicente alcohólico regenerado o no, a los jóvenes con ganas de divertirse, todos sin excepción están presentes.

Paco Bescós
Claro ejercicio de novela negra coral donde lo importante no es tanto resolver el crimen como conocer el destino de los personajes. Unos personajes maravillosamente descritos y reconocibles en cualquier otra localidad. Prototipos autóctonos, que no tópicos, por ser tan reales como el calor del mediodía en medio de un campo a medio sembrar.

Paco Bescós enlaza frases cortas de gran impacto visual. Sus concisas descripciones tienen la fuerza de una imagen y por ese motivo, por ver además de leer, es por lo que permanecen en el cerebro durante y después de la lectura.

Lectura idónea para esta Semana Santa que asoma por la esquina..

jueves, 14 de marzo de 2019

Un invitado inesperado de Shari Lapena

Suspense amable y claustrofóbico.

A veces para despertar el asesino interior no es preciso un gran ruido basta un susurro a alguien con la autoestima destrozada para que emerja su yo más ruin, ese que en aquel momento no atiende razones olvida leyes y desprecia consecuencias y consuma impulsivamente un simple acto que tiene la capacidad de transmutar vida en muerte.

Cuando el rural, idílico y bucólico hotelito Mitchell’s se prepara para recibir sus huéspedes del fin de semana no se imagina de lo que será testigo y partícipe pasivo.

La climatología, terriblemente adversa, y el azar, malvadamente caprichoso, hace que los diez clientes que han llegado con diferentes intenciones: Ian y Lauren escapada romántica, Matthew y Dana consolidación de relaciones, Henry y Beberly recuperación de emociones, Gwen y Riley reforzar confianzas, David soledad terapéutica y Candice favorecer la capacidad creativa, vean frustrados sus anhelos aunque, eso sí, consigan, de acuerdo con la publicidad del lugar, no olvidar jamás ese fin de semana y eso solo si consiguen sobrevivir.

Tampoco James, propietario y chef del hotel, ni su hijo Bradley chico para todo van a salir indemnes de la experiencia. El resto del personal de servicio está ausente. Y desde luego para la reputación del hotel tampoco es buena publicidad que se descubra el cadáver de uno de los huéspedes.

Esa muerte, fruto de un asesinato, es la desencadenante de una crisis traducida en nervios, sospechas, miedos y acusaciones ante la terrible convicción de que, aislados como están por la tormenta de nieve y hielo, conviven con un asesino que, tal vez, pueda volver a matar. No son diez, son doce, pero el homenaje a la Gran Dama del crimen es más que notorio.

Shari Lapena
Shari Lapena huye de la complejidad argumental y escribe de forma llana, práctica y muy funcional. Prima a quienes tienen poco tiempo para leer, ya que ofrece simplicidad e inmediatez, y a los que no quieran tener que pensar mucho ya que lo da todo hecho. Sabe pulsar los resortes adecuados mantener el interés con los que ha conseguido fidelizar muchos seguidores.

Un invitado inesperado ofrece una trama de suspense que potencia al intercalar los distintos puntos de vista de todos los habitantes del hotel e intensifica con la sensación de claustrofobia que supone estar encerrados y aislados durante un breve espacio de tiempo en una atmósfera criminal, aunque la trama sea en conjunto ligera y especialmente en el tratamiento de las coartadas y la exposición de motivos.

Si bien la novela es argumentalmente un whodunit, se echan en falta pistas para deducir la identidad del culpable y mayor atención a las historias de los sospechosos para dejar acreditada su condición.

Un invitado inesperado es una novela de suspense amable que cumple perfectamente con su intención de atrapar la atención y entretener durante el ratito, se pasa como un suspiro, que dura su lectura. Un inocente guiño a Agatha Christie.

domingo, 10 de marzo de 2019

El intercambio de Rebecca Fleet

Hay quien intercambia su vivienda
con naturalidad envidiable por quienes
no lo harían y no lo harán jamás de
los jamases.

Cada vez más gente intercambia su vivienda por cortos periodos, fines de semana, vacaciones, es una forma barata de viajar a otro lugar y te da libertad de acción. Es como alquilar un apartamento pero sin pagar alquiler. Pero pagar se paga: tu vivienda habitual, con toda tu ropa, tus cosas en tus cajones, tus papeles, tus fotos, tu historia, en fin toda tu intimidad la expones a desconocidos que no sabes cómo se van a comportar ni que van a hacer, ni si sus actos pueden tener consecuencias.

Hay quien por su honradez, su respeto hacia lo ajeno y sus nobles intenciones cree que los demás actuarán igual. Y puede ser que si o puede ser que no. Esta novela es un claro exponente.

Caroline y su marido, Francis, están intentando superar lo que empezó siendo un bache y ha acabado siendo un profundo agujero en su relación, por eso cuando, a través de una web de intercambio, Caroline recibe un email que le propone una casita cercana a Londres y en una zona residencial, no duda en aceptar a fin de comprobar si su convivencia marital es algo deseado y no solo soportado. Y se preparan para afrontar su semana decisiva.

El intercambio es un thriller de suspense psicológico que busca ahondar en la incomodidad de ceder tu hogar y habitar uno ajeno en un momento donde está en juego salvar tu matrimonio, y en la complejidad de las relaciones humanas.

Y lo consigue mediante el recurso literario de intercalar capítulos del pasado, ese en donde se inició el derrumbe familiar, con presente, este en el que se encuentran reconciliándose en casa ajena, para ir desmenuzando un argumento que resulta convincente.

Rebecca Fleet
Rebecca Fleet desarrolla con gran habilidad, potencia y de forma muy verídica la compleja relación de una pareja en la que Francis tiene un derrumbe que arrastra a Caroline quien se resiste a sucumbir pero a la que acaban fallando las fuerzas en su intento de salvar a quien no quiere ser salvado.

Recelos, dudas, traición, todo converge y se sucede casi sin remedio. La autora describe los sentimientos contradictorios que afronta Caroline y su necesidad de ser considerada persona y mujer, con inquietudes y deseos. Y es aquí donde el aspecto psicológico se luce. Se diría que la autora está bajo la piel de la protagonista, lo que no sucede lamentablemente con el resto de personajes.

Al resto de la trama, la que daría pie al suspense, le cuesta aparecer, más asentarse y no acaba nunca de despegar y eso se debe a que los giros, bien pensados, tienen corto recorrido para desarrollar todo su potencial.

martes, 5 de marzo de 2019

Azul Venezia de Marina G. Torrús

Un cautivador thriller noir
lleno de suspense, ambientado
en la exquisita Venecia de 1716.

Cuando se trata de morir no hay mejor lugar que Venecia, claro que nunca se está preparado para la muerte y esas frases rimbombantes solo se pueden lanzar cuando ni se la imagina ni se la desea.

En otoño de 1716 Giovanni Sforza y su hija Catterina, Cattuccina, encuentran el cuerpo agonizante de una bella joven acompañada de las temblorasas luces de unas velas en una puesta en escena que embellece, elevando a la categoría de arte, el macabro hallazgo.

El tiempo demostrará que no es un hecho aislado y el cerco hacia el asesino se irá estrechando en esa flotante ciudad habitada por huidizas figuras ataviadas con máscaras tan bella como lo es su arquitectura y decoración de los palazzi y el etéreo deslizarse de las góndolas sobre las aguas de la laguna y de los canales.

Venecia es, por aquel entonces, un puerto donde recoger valiosas mercancías importadas, un lugar donde impera una suerte de inquisición que manosea la ley a voluntad, donde la diferencia de clases lo es todo, donde el posicionamiento social da libertad a las más lujuriosas acciones y donde todo el mundo, aquí no hay distinción, detiene su avance solo mientras duran los cantos de la jóvenes huérfanas de L’Ospedale della Pietá: voces de ángeles en cuerpos de deseadas adolescentes, cual ninfas terrestres que comparten época con sus hermanas acuáticas, las nereidas.

Azul Venezia es un preciado color. Toda Venecia es luz y color. Desde el despuntar del alba, con los primeros rayos de sol, con las verticales sombras del mediodía y con los tenues brillos del atardecer, Venecia es una paleta de colores que Antonio Vivaldi incorpora a su música y las jóvenes cantantes los convierten en sonidos de una serena belleza. La belleza de la Serenísima.

Azul Venezia es un thriller elaborado a partir de una prolija documentación que asombra por su precisión histórica y cautiva por su capacidad por desarrollar una intrigante historia noir perfectamente plausible y verosímil hasta extremos insospechados.

No rehúye la crítica sobre el duro día a día para las clases pobres, sobre el momento político del Mediterráneo y sobre el papel de la mujer en esa sociedad y el empleo de su capacidad de seducción como poderoso medio para alcanzar fines. No evita caer en la tentación de incorporar ese episodio amoroso que, en cualquier lugar del mundo pero especialmente en Venecia, no puede dejar de darse cuando el apasionamiento rige los actos de las personas.

Marina G. Torrús
Marina G. Torrús ha escrito una maravillosa obra para lucimiento de unos personajes llenos de fuerza, espléndidamente dibujados en cuerpo y alma y que dan voz a una historia coral que embruja desde el momento cero igual como hace la ciudad con todo aquel que la visita. Ciudad, Venecia, que como no podía ser de otra manera, se convierte en el personaje más relevante de la trama.

Visiten esa Venecia noir y mejor si pueden acompañar la lectura con la música sacra de Vivaldi.