domingo, 20 de octubre de 2019

La Secta de los Tordos de Aaron Abarca

Un híbrido entre novela negra y
thriller conspiranoide.
El tordo, molothrus bonariensis, aparece en Chile a mediados del siglo XIX proviniendo de países vecinos. Los machos son de intenso color negro con un brillo tornasolado.

Es un ave parasitaria, y por esa razón no se beneficia de la simpatía de ornitólogos: asaltan nidos de otras especies, destruyen los huevos que haya y ponen los suyos que son criados por los anfitriones que creen que son sus propias crías.

Un animal tan astuto, tan agresivo, que prima su pervivencia a costa de destruir la de los demás no puede inspirar nada bueno a los humanos que los adopten como modelo y símbolo.

Cuando se halla una cabeza humana en medio de la calle, que sirve de entrenamiento y alimento para pájaros, todo indica que ha de haber un cuerpo decapitado en alguna parte y que el suicidio no es la opción más plausible. Un inicio más que prometedor de una novela negra, breve e interesante.

Enfocado como asesinato, se constituye un equipo policial de investigación para afrontar el caso y el ego de cada miembro amenaza con dinamitar la labor colectiva. Es como si la orquesta tuviera cuatro solistas y cada uno quisiera llevar la voz cantante siguiendo su propia e invisible partitura.

Aún y así los informes de cada investigador conforman un todo que descarta lo imposible y resalta lo probable. No se han dado pasos de ciego y apuntan a buena dirección aunque por el camino cada uno pierda algo que le importe y su mente, que parecía inquebrantable al comienzo del caso, tampoco se libra del peaje.

Aaron Abarca hace de esta novela corta una suerte de psicodrama y enfrenta a los personajes principales a sus propios miedos y busca reducirlos a meros seres humanos rebatiendo la supuesta fuerza impune que supone llevar placa.

La Secta de los Tordos es un hibrido entre novela negra y thriller conspiranoide, y enfrenta al sentido de la justicia con un totalitarismo religioso de raíces paganas que proclama un discurso aleccionador donde se interpreta que la libertad es en realidad la esclavitud: la individualidad debe someterse al colectivo.

Aaron Abarca
La novela resulta toda una agradable sorpresa que se lee fácil y rápido. Se agradece que avance sin dudar en ningún momento y sin rellenar páginas con sinsentidos, de ahí que sea tan corta y tan directa y deje con ganas de saber cómo se lo compondrá con un texto más largo y una trama más compleja.

La novela hace de los localismos y de las localizaciones callejeras uso y abuso; tanto como para entusiasmar a lugareños que se reconocerán en cada calle, esquina y establecimiento como para rechazar a forasteros que acabarán perdidos en esta telaraña de excesiva nomenclatura callejera desconocida.

Con un final que busca sorprender resulta una obra recomendable para quienes busquen tratamientos distintos al noir más comercial.

domingo, 13 de octubre de 2019

La sangre no es agua de Boris Quercia

Novela negra, espesa y humeante
como el asfalto recién vertido.
La sangre no es agua y hay que economizarla. Si se pierde se produce la muerte aunque no en toda muerte se vierta. Y dicen que la sangre une a las familias aunque no haya otra relación que la de ser potencialmente compatibles.

Sentados sobre la placa tectónica de Nazca que choca contra la placa Sudamericana (en Chile, en los últimos 200 años, se han registrado hasta 97 terremotos con una magnitud mayor a siete grados, y 18 mayores a ocho grados) encontramos a nuestros protagonistas: al narcotráfico chino, a ultraderechistas dispuestos a limpiar la sangre nacional eliminando la inmigración y a un detective que solo necesita una chispa para inflamarse y a un jefe que protegiéndolo se protege a si mismo, o eso cree.

Santiago Quiñones en un tira, un detective de la policía, que encarna al perdedor accidental. Es el epicentro de este terremoto y nunca mejor dicho.

A partir de una decisión que se le antoja lógica aunque luego no lo fuera tanto, el destino lo encadena a otras vicisitudes que lejos de mejorar su situación tienden a empeorarla cada vez más y es que las desgracias son como los zapatos: van a pares y de dos en dos.

Santiago está en medio de una separación conyugal que no lo parece, cuida o no lo parece de un padrastro y descubre un cadáver con un sospechoso que no lo parece. Como el refrán: oro parece plata no es, ¿qué es?; es tan evidente el significado que se tiende a buscársele otro más complejo. Y es que los hechos son simples y solo las interpretaciones y las explicaciones complejas.

La novela es intensa en todo su despliegue argumental y sostiene que, al igual que un terremoto fractura tierra, asfalto y edificios, el egoísmo y el fanatismo actúan fracturando la sociedad, cuando no los celos y el sentimiento de posesión.

Santiago Quiñones es un antihéroe que va dando bandazos como las rachas de lluvia a merced del viento. Avanza porque no puede retroceder. No sabría cómo hacerlo. Acarrea sobre su espalda sus desaciertos como si fueran los males del mundo y los traspiés lo vuelven errático y peligroso. Peligroso para los demás y para si mismo.

Boris Quercia
Boris Quercia, polifacetico artista de los medios, ha escrito una novela, negra, corrosiva, humeante y espesa como el asfalto recién vertido.

Una novela noir con denominación de origen. Genuina, retoño de aquel hard boiled que levantó la cabeza para no volver a agacharla. Esplendida en su magnitud emocional y en su despliegue de infortunios.

Una novela que aconseja, sugiere, exige ser leída. Ni lo duden.

Yo voy a completar, en breve, la lectura de la trilogía con la primera en abrir fuego que fue Santiago Quiñones, tira (2010) y con la segunda Perro muerto (ganadora del «Gran Premio de Literatura Policial 2016» en Francia a la mejor novela extranjera). Ya les contaré.

Existe serie de televisión adaptada por el propio autor, supongo que dificil de encontrar y visualizar por este continente pero valdrá la pena intentarlo.

domingo, 6 de octubre de 2019

Morir no es lo que más duele de Inés Plana Giné

Novela negra o thriller?
Los árboles suelen estar poblados de ramas y hojas, acaso flores y a menudo pájaros. Si son frutales muestran también algún fruto pero ninguno de ellos fructifica cadáveres colgados del cuello con una soga y con los ojos arrancados.

No picoteados por aquellos pájaros que ven turbada su tranquilidad y que buscan alimento, sino arrancados por mano humana como así es. A mano, no a máquina. Y si en el bolsillo aparece el nombre y dirección de una mujer que dice no conocer a la víctima, el misterio está servido.

Morir no es lo que más duele si la muerte es rápida. Hay vidas que están muriendo a cada segundo, una muerte en vida, lenta e inexorable por arrastrar experiencias dolorosas no resueltas emocionalmente y eso puede llegar a doler más que la propia muerte.

Inés Plana Giné adopta al teniente Julián Tresser y al cabo Coira de la policía judicial de la Guardia Civil para que cada uno interprete su propio melodrama particular que acaba siendo casi más dominante que la investigación del asesinato del hombre colgado; un McGuffin que sirve para desenterrar un pasado tenso y ominoso.

Una investigación sustentada en tantas casualidades que no por ser imposible deja de ser improbable y un cierre del caso que por su originalidad sorprende pero que por ser recurso lejos de complicaciones, desespera y frustra.

En cualquier novela de suspense, este debe primer por encima del argumento ya que su finalidad es la de mantener la incertidumbre hasta el final. Por eso cuando en una trama las regresiones se suceden en demasía y en general nada aportan al avance no solo empantanan el ritmo narrativo sino que rompen el desarrollo lógico que precisa un buen thriller de suspense psicológico para cumplir su objetivo.

Inés Plana
La regresión es un mecanismo de defensa psíquico y no debería serlo literario. El exceso de explicaciones reiterativas, que vienen a justificar caracteres y acciones lastra el conjunto y provoca un rechazo de la lectura cuyo saldo final amaga su razón de ser.

Presentar personajes como elementos esenciales en el desarrollo del argumento y luego no dejarles intervenir más que colateralmente resulta confuso para el lector, que acaba no identificando al verdadero protagonista. Y dar relevancia a subtramas que no suman ni van a ninguna parte, aún más. Muchas páginas con demasiada merma.

Thriller en línea con las novelas que se están vendiendo en la actualidad y que se permite dejar cabos sueltos esperando una segunda entrega que, suponemos, es la que acaba de salir a la venta con el título de Antes mueren los que no aman.

Todo bien conjuntado que seguro que hace las delicias del nicho de público a quien va destinada. Para el resto hay más y mejores opciones.

miércoles, 2 de octubre de 2019

9º Aniversario


Interrobang
Blog Interrobang‽ cumple 9 años. Oigan, todo un mundo. Desde su inicio acumula casi 470 mil visitas y 656 reseñas. Sin spoilers, sin favoritismos ni prevendas y sin publicidad.

Reseñando desde una objetividad contrastable, intentando explicar y argumentar y sin esconder verdades aunque no se proclamen a gritos.

El oficio de escribir merece todo el respeto. Es difícil hacerlo y es difícil dar a conocer la obra y más en los tiempos que corren. Y una vez publicada hay tanta tipología de gente que lee como de gente que escribe y seguro que hay conciertos que aúnan como los hay que distancian.

Lo importante es creer en las propias capacidades y escribir desde las tripas solo así se consigue transmitir de forma distinta. Las obras escritas solo desde la cabeza acaban siendo clichés y en un amplio bosque a oscuras, noir, es casi imposible distinguir un árbol de otro.

Novelas, series de televisión, cómics son quienes se llevan el trozo más grande del pastel de reseñas de este blog que cumple años.

Pero también hay espacio para la gastronomía, la música, el teatro y los games. Incluso la magia, como equivalente a las novelas enigma, y alguna que otra reflexión personal tienen cabida.

Eso si todo es de género noir. Todo criminal. Todo Interrobang.

Dense un paseíto por cada una de las pestañas de la cabecera y verán cuanto se ha dicho a lo largo de tantas reseñas  y contrasten si están de acuerdo con ello.

Y lo estén o no, si encuentran que es trabajo honesto recomiéndenlo. Ayuden a formar criterio propio a partir del contraste de opiniones.

Y que así sea por muchos años más. Besos y abrazos.

viernes, 27 de septiembre de 2019

La danza de los tulipanes de Ibon Martín

Un thriller policial costumbrista
de gran calado.
Tal vez los tulipanes dancen al son del viento, pero en atmósfera controlada bajo techo no ha lugar. La danza de los tulipanes es un eufemismo para explicar una ilusión óptica suscitada por una experiencia hipnótica resultante de fijar la vista en esas flores.

Ane Cestero comanda en Euskadi la recién creada Unidad Especial de Homicidios de Impacto, o sea aquellos que por su interés mediático precisan ser resueltos con prontitud y tratar con tacto los medios de comunicación. Para lo primero, Ane es ideal: buena profesional que no escatima ni un minuto ni un esfuerzo en pro de la investigación. Para lo segundo, lo del tacto, ya es otro cantar.

En un brutal inicio de novela, de gran impacto visual y emocional, una mujer pierde la vida mientras tiene plena consciencia de ello. La víctima sostiene un rojo tulipán entre sus dedos. Nada es casual y pronto habrá más tulipanes y por consiguiente más víctimas.

La danza de los tulipanes es un vertiginoso viaje criminal, quince días intensos durante los que vamos a conocer geografía ambiental y humana. Con brillantes momentos puntuales como el avance por un mercado o las conversaciones de bar, entre un sinfín más: surf, convento, actuación musical, enfrentamiento familiar… y no es que existan esos lugares para que pasen cosas sino que pasan cosas porqué existen esos lugares.

Cuando un autor consigue esto poco más se puede pedir. Conseguir que armonicen de tal modo personajes y escenarios como para que nada chirríe y permita al lector entrar de pleno en la historia olvidando que está ante una representación resulta una experiencia maravillosa.

Ibon Martín va entretejiendo diálogos profesionales y personales con pensamientos, descripciones de espacios abiertos con atmósfera de cerrados, intenciones con acciones. Acelera en las rectas, cuando la trama lo necesita, y reduce en las curvas cuando es aconsejable. Aparca en línea o en batería según convenga y sabe, en todo momento, gestionar el ritmo y adecuar el suspense.

El autor escoge los elementos de cada género que le convienen en cada momento y el resultado de combinar los referentes de la novela policiaca (lista cerrada de sospechosos a cual lo es más), novela negra (denuncia varios temas tristemente presentes en nuestra sociedad y con gran repercusión) y novela de suspense (la voz de quien asesina avanza detalles que la investigación desconoce y mantiene la lectura en vilo) es un híbrido tan acertado como complejo y como lo es el cuidado que requiere la hibridación de tulipanes.

En fin, estamos ante un thriller policial costumbrista en toda regla. Un best seller de calidad internacional que si no acaba reflejándose en la pantalla sería un error.

Ibon Martín
Es un caramelo dulzón pero que no empalaga y que deja un buen sabor de boca y ganas de más. La composición del dulce, bien medida y mejor ensamblada, es adictiva y satisface a cualquier paladar. Solo los exigentes le reprocharan al autor que se apoye en sabores conocidos y de solvencia contrastable; que no arriesgue, que se conforme con una voltereta cuando podría dar un salto mortal.

No puede no gustar a quienes tengan en los thrillers best seller su referente en lectura de evasión y entretenimiento. Y estarán de suerte ya que todo apunta a que va haber más casos que investigar para la Unidad Especial de Homicidios de Impacto comandada por Ane Cestero.

Ah! Y felicidades a la editorial y al equipo diseñador por tan magnífica cubierta y contracubierta que dice mucho y transmite una sensación que quienes lean entenderán. Y el efecto lluvia: chapeau! Y la delicatesen de las guardas. Hacía tiempo que no me encontraba con un producto literario tan bien presentado: gracias.

domingo, 22 de septiembre de 2019

Club de Lectura de Escritoras de Novela Criminal

Cubierta del díptico del
Club de Lectura
nAvel·la criminal
Un club de lectura es un lugar de encuentro donde comentar lecturas comunes. Por lo que además de fomentar el hábito de leer y amar la cultura también tiene la responsabilidad de formar criterio y otorgar razones para favorecer la crítica más allá del me ha gustado o no me ha gustado.

Hay muchos clubs de lectura por el mundo. Entre muchos están los que organizan librerías (generalmente hay que comprar el libro: les va el negocio y la vida) y los que organizan bibliotecas municipales donde los ejemplares se obtienen a prestamo con coste 0 o con el coste de cesión entre bibliotecas que suele ser de 1,5€.

Y los hay de todos los géneros y corrientes literarias, Y por países. Y por épocas.

Seguro que hay otros clubs de lectura dedicados solo a novela criminal, menos que los dediquen solo a escritoras, muy pocos que además cuenten con la presencia de cada autora, casi ninguno que trate su obra en lugar de un solo título y prácticamente cero que además de todo lo anterior permita la entrada a oyentes.

El Club de Lectura nAvel·la criminal es, a todas luces y en noir, un club distinto.

Empezando por su nombre: nAvel·la (una variante de novela en catalán, novel·la, que al substituir la O por una A pone el foco en la sección femenina del colectivo de gente dedicada a la literatura.


Video de marca

Y criminal para dar cabida no solo a novela negra como se etiqueta hoy a todo lo que conviene, olvidando los matices de la policiaca, del thriller...

Al neologismo nAvel·la hay que entenderlo con un doble sentido, como el espejo unidireccional de una sala de interrogatorios de la policía, esos tantas veces vistos en series y películas, que tienen doble cara: por un lado espejo por el otro ventana.

Como ventana nos permite ver el interior de un mundo, el literario, que aunque no lo parezca sigue dominado por un patriarcado rancio y por un paternalismo vergonzante que ha evolucionado hasta permitir a las mujeres escribir pero que difícilmente se reconoce su calidad. La ventana nos permite ver lo que no se quiere mostrar.

Como espejo refleja la estupidez y el ridículo que supone clasificar la novela, en este caso criminal, escrita por mujeres con un sinfín de etiquetas a cual más imaginativa: domestic noir, femicrime, chiclit, women’s fiction, grip lit... algo de lo que se libran las obras escritas por hombres. ¿Por qué será?

nAvel·la no supone que las obras de mujeres sean navelas y las de los hombres novelas, sino que sugiere lo contrario: no más guetos. Si los libros se editaran sin nombre, foto ni biografía los prejuicios desaparecerían.

La mayoría de textos del siglo XIX publicados como anónimos hoy se sabe que fueron escritos por mujeres que no podían acreditarlas ya que la sociedad no lo aceptaba. Anónimo o con pseudónimo masculino era la única salida.

Los grandes premios literarios siguen esquivando a las mujeres, aunque en los últimos años, presionados por una sociedad en constante evolución pro derechos de la mujer y de colectivo LGTBI, les hagan más caso.

Pero no se engañen: si pudieran no lo harían. Como igual sucede con la novela criminal, presente en estos grandes premios cuando antes era sistemáticamente rechazada y considerada de segunda. Pero hoy vende y los premios ya no identifican la mejor obra sino la más interesante y adecuada bajo el contexto mercantil.

Basten unos datos para quienes piensen que estamos ante una leyenda urbana:

· Premio Nobel de Literatura, 114 entregados (el 2018 no se concedió debido a un escándalo de abuso sexual en la propia Academia) 98 a hombres y 16 a mujeres (14%).
· Premio Cervantes, el más importante de literatura en lengua castellana, 41 entregados: 37 a hombres y 4 a mujeres (11%)
· Premio Pulitzer a ficción literaria (solo otorgado a personas nacionalizadas americanas) 89 entregados: 63 a hombres y 26 a mujeres (29%)
· Premio Planeta 68 entregados de los cuales 52 a hombres y 16 a mujeres (23%) (y de las 16, 10 en los últimos 20 años)
· Premio Princesa de Asturias de las Letras, de 39 galardones: 32 a hombres y 7 a mujeres (18%) Los dos últimos años a Fred Vargas y Siri Hustvedt (la que hasta hace poco era conocida como la esposa de Paul Auster, obviando su independencia profesional y su calidad).
· Premio Goncourt, prestigioso premio francés a obras literarias de ficción, 115 entregados de los que 104 a hombres y 11 a mujeres (10%)

Y como colofón destacar que en la RAE, la Real Academia Española, a lo largo de su historia han ocupado sillón 11 mujeres por 483 hombres. En la actualidad la distribución de academicos de número es de 38 hombres y 8 mujeres.

Este post se actualiza a 30 de setiembre atendiendo peticiones que demandaban información de premios de novela negra habida cuenta de la condición del blog. Esto es lo que se ha encontrado interpelando webs de festivales y certámenes y wikipedia:

· Premio Akron – 1 hombre y 0 mujer
· Premio Hammet – 37 hombres y 1 mujer
· Premio L’H Confidencial – 11 hombres y 1 mujer
· Premi Memorial Agustí Vehí – 4 hombres y 0 mujeres
· Premio Pepe Carvalho – 9 hombres y 5 mujeres
· Premio RBA – 11 hombres y 1 mujer
· Premio VLC negra – 5 hombres y 1 mujer
· Premio Wilkie Collins – 9 hombres y 1 mujer

El proyecto nAvel·la criminal quiere, con esta discriminación positiva, idénticas oportunidades para la gente que escribe sea del sexo que sea o elija la condición sexual que elija y que sea solo la calidad y no los prejuicios quien dicte los criterios para editar o premiar o seleccionar para formar parte de un jurado.

nAvel·la criminal empieza este curso 2019-20 con formato de Club de Lectura en la Biblioteca Municipal de Sant Quirze del Vallès con total apoyo por parte del Ayuntamiento comprometido con la igualdad de género.

Y lo hace con un elenco de escritoras espectacular, entusiasmadas con la idea, y aspira a tener continuidad en los próximos años y a diversificar sus actividades manteniendo el mismo objetivo. Lo iremos anunciando.

Se agradece que hayan leído hasta aquí y también cualquier comentario y/o difusión que tengan a bien hacer.


Video para promocionar el Club de Lectura

domingo, 15 de septiembre de 2019

Asesinato en Charlton Crescent de Annie Haynes

Un whodunit más teatral que literario.
En la Edad del Oro del policial inglés surgieron diversos autores y autoras que han trascendido con mayor o menor fortuna, y entre ellas está Annie Haynes.

Asesinato en Charlton Crescent, con una edición magníficamente editada y mejor prologada por ese erudito de la literatura victoriana que es Juan Mari Barasorda, es la sexta novela de la autora, publicada en 1926.

Lady Anne Daventry tiene motivos fundamentados para sospechar que está en peligro de muerte y decide contratar a un detective privado, haciéndolo pasar por su secretario, para que desde dentro investigue y desenmascare a quien le quiere tanto mal. Alguien necesariamente cercano.

La investigación debe llevarse en secreto y los interrogatorios con sutileza, pero una muerte inesperada da al traste con toda la planificación y cuidado.

Asesinato en Charlton Crescent se estructura como un whodunit clásico. Más teatral que literario ofrece una trama policiaca salpicada de amores, romances, engaños, y estafas que resultan pueriles leídos un siglo después.

Sirve, no obstante, como la mayoría de obras de esa época, como realista fresco de una sociedad con unos prejuicios tan indefendibles como sus principios, su clasismo, su sentido del honor y su temor al qué dirán. Unas tradiciones tan encorsetadas como el cabello embutido en un sombrero cloché.

A la trama principal, la policiaca, le faltan ingredientes para darle consistencia y sabor y la comisión del asesinato, en la situación en que se produce: habitación cerrada con cinco sospechosos y la víctima, es tan arriesgada como un triple mortal sin red.

Annie Haynes
Annie Haynes (1865-1929) empezó a publicar cuatro años después que lo hiciera Agatha Christie, totalizando 12 novelas debido a su prematura muerte y sin embargo algunos críticos se empeñan, sin sonrojarse en absoluto, en considerarla como su principal rival.

Léanla si les apetece un baño victoriano o un policial ligero y háganlo con indulgencia retrospectiva. Sin ella y otras muchas hoy no tendríamos la oferta literaria policiaca que tenemos.

jueves, 12 de septiembre de 2019

Karroña de Gonzalo Palacios Goikolea

El buitre leonado es el mejor testigo.
Los turistas ornitólogos son una rara avis, tanto como las aves que observan embelesados y a las que procuran no alterar en lo más mínimo no sea que perturben su rutina y enturbien su hábitat.

Lo que los ornitólogos persiguen es admirar a las aves realizando sus tareas cotidianas: preparando nidos, alimentando polluelos, cazando e incluso comiendo, claro que si la comida es una víctima humana, una joven por más señas, no es plato de buen gusto para la vista de nadie ni buen recuerdo para la mente.

El festín es con un cadáver que evidencia muerte intencionada y que ocupa a la Guardia Civil de la zona que inicia unas pesquisas con poca información aunque tenga un golpe de suerte con la ayuda inesperada de unos amateurs.

La novela la protagoniza una pareja investigadora atípica en la novela negra convencional como son un guía ornitólogo y una activa ecologista. Y es que su temática también es atípica.

Un noir rural ecológico que se mezcla con uno de los temas noir más despreciable como es la trata de mujeres. Dos tramas que, como trochas en el monte, se acercan y se alejan y se entrecruzan para hermanar las favelas de Río de Janeiro con los bosques de Soria.

Unas pocas horas acercan dos continentes. Unos simples hechos consiguen hacer cruzar líneas rojas en un gesto que nunca se hubiera creído y es que el odio es fuerte pero el amor lo es más. Y en esta novela hay de ambos.

Gonzalo Palacios Goikolea
Gonzalo Palacios Goikolea sabe de lo que escribe y consigue dar no solo verosimilitud sino credibilidad a los hechos descritos, tanto que la novela negra, una trocha, se acerca al docudrama, otra trocha y en esta entremezcla de géneros y en su particular modo de resolución final ofrece un tratamiento literario que se aparta de los cánones.

Hay denuncia social en ambas trochas, hay rabia e impotencia también en ambas y hay crudeza en la violencia ¿acaso la violencia no es así?

Esta novela negra apunta maneras aunque por el camino el entusiasmo por contagiar el ansia de denuncia diluya la parte de ficción literaria: un poco más y es true crime; pero les va a satisfacer por igual ya que aporta un punto de vista poco habitual sobre un delito tan deleznable como el descrito, va al origen, y sobre el otro del que no he anticipado nada para no desvelar ni un ápice.

Hay que seguir este autor. Aún no ha dado ni de lejos todo lo que puede.


domingo, 8 de septiembre de 2019

La víctima número ocho, serie de televisión

La verdad es también víctima en
cualquier atentado.
“En aquel tiempo dijo Jesús a los judíos que habían creído en él: «Si os mantenéis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres»”. (Juan 8, 31-42)

¿Cuál es la verdad verdadera? ¿Existe la verdad absoluta? Decían que con la verdad se podía ir a cualquier parte. Hoy todo está supeditado al poder, incluso la verdad; de ahí que haya tantas verdades como intereses particulares. La verdad está sobrevalorada y los políticos que lo saben, la escamotean, manipulan y adulteran en aras de su supervivencia.

En pleno casco viejo de Bilbao se produce un atentado yihadista: una furgoneta se lanza contra toda persona que encuentra a su paso y causa siete muertes y más de treinta personas heridas. La Ertzaintza, con el recuerdo aún reciente de los atentados de París y Barcelona, se lanza a la caza de los terroristas y con la ayuda de efectivos de Inteligencia pronto identifica al conductor de la furgoneta.

Desde ese momento todos los esfuerzos se centran en atraparlo, desmantelar la celula y evitar que pueda haber más víctimas.

Para Omar Jamal (César Mateo), el sospechoso, todo lo que haya vivido hasta ahora no le va a servir de nada y su huida es su nueva vida. Familia, novia y amigos están estupefactos ¿cómo reaccionas cuando la persona a la que crees conocer de repente es un temido asesino?

Y desde ese momento empieza un thriller más que interesante y que aúna todo un sinfín de emociones que generan situaciones de gran tensión.

Claro que tiene puntos de mejora ¿existe acaso la perfección? Pero el conjunto es de nota para arriba y la historia, cargada de humanidad, trata la actualidad sin dramatismo añadido.

Los protagonistas, sin sobreactuar y muy rigurosos en su papel y ajustados al perfil de su personaje, son los pilares de la trama: sin ellos no habría serie y es que siempre las acciones las ejecutan las personas aunque las provoquen las ideas. Imposible destacar a nadie de los que conforman el elenco de actrices y actores y a los que además vocalizan de tal modo que se les entiende perfectamente cuando hablan.

"La víctima número ocho": elenco de actrices y actores caracterizados en su papel

Aunque tal vez Eche, el periodista (Marcial Álvarez) y Koro, la inspectora Olaegui (Verónica Moral) sean los pilares que sostienen todos los hilos y hay que destacar el carácter batallador, solidario e incansable de Edurne (María de Nati) que da fe de lo que es la renuncia por amor.

Una serie de 8 capítulos llenos de dinamismo, escenas en Bilbao, Madrid, interiores de viviendas, pensiones, bares, supermercados, naves industriales abandonadas, exteriores en bosques, senderos y pistas forestales.

No les va a defraudar en absoluto y les pondrá sobre aviso de cómo hay que cuestionar todo lo que se oye, se diga dónde se diga y sea quien sea quien lo diga para poder esclarecer cuánto hay de verdad y cuanto de mentira. Hay medios que mienten más que hablan.

La víctima número 8 no solo es la persona que no supera las heridas muriendo en el hospital, sino que acaba siendo la verdad.


miércoles, 4 de septiembre de 2019

El ladrón de tatuajes de Alison Belsham

El ladrón de tatuajes no es un mote
sin sentido: es una macabra realidad.
Los tatuajes son, mayoritariamente, esas obras de arte que tienen vida propia. Dibujos a veces realistas, otras figurativos, otras símbolos, otras simplemente textos, algunas veces a color, que emplean la piel humana como soporte.

Y no hay que confundir las inserciones con ilustraciones igual que hay que discriminar entre firmas y grafitis.

Marni Mullins es una reconocida tatuadora de Brighton, localidad costera inglesa, que al descubrir casualmente un cadáver se ve envuelta, a su pesar pero sin desagradarle, en una investigación en la que coincide con los intereses policiales: detener al asesino es librar a un depredador de las calles que parece no tener bastante con un asesinato y que parece tener una fijación en la elección de las víctimas.

El ladrón de tatuajes no es un mote sin sentido: es una macabra realidad.

Alison Belsham estructura el argumento presentándolo con varias voces, de los principales protagonistas, incluido el asesino, que permiten el avance de la trama desde varios ángulos y siempre según las preocupaciones e intereses de cada cual.

Tatuadora e Inspector Jefe, Francis Sullivan, ambos arrastrando sus habituales fantasmas personales, de los que se podría extraer petróleo, establecen una colaboración que trasciende lo profesional y de la que se podría haber extraído aún más petróleo para enriquecer el perfil.

Alison Belsham
Al parecer la omisión no es casual ya que parece que estamos ante la primera entrega de una trilogía y por tanto hay que reservar material.

La autora elige un tema que tiene su propio hábitat pero lamentablemente no profundiza ni en el primero, historia y técnicas, ni en el segundo, etiología de los diseños y perfiles de clientes, desaprovechando así una magnífica ocasión para poner luz sobre esos maravillosos trabajos y extraerlos de esa ubicación lumpen asociada generalmente, y gracias al cine, a cárcel, delincuencia y marginación.

Pero descartado el fin didáctico hay que centrarse en su aspecto policial y de novela negra en el que cumple debidamente a cambio de limitar sus aspiraciones. Y no porqué esté mal escrito, ni mucho menos, sino porqué fuera del elemento tatuaje el resto sigue a pies juntillas la tradición y los tópicos más sobresalientes con lo que consigue una novela interesante y emocionante pero previsible.

Hasta tal punto lo es que ya en la primera página se adivina un aspecto determinante del asesino.

La prosa empleada por Alison Belsham es directa y sencilla, los diálogos ágiles y concisos, las descripciones breves y el ritmo trepidante y todo servido en capítulos cortos, ¿cómo? ¿Qué utilizo tópicos para describirla? A juego.

viernes, 30 de agosto de 2019

Crimen en el paraíso, temporada 8

Crimen en el paraíso, temporada 8, con nuevo equipo
policial en Honoré, isla de Saint Marie.
Pasan los años pero Saint Marie conserva su espíritu joven, un perpetuo verano que nos transmite color, ritmo y sabor. Colores luminosos y vivos, ritmos que incitan al contoneo despreocupado y sabores de frutas exóticas.

Pero también mantiene, afortunadamente, su alta tasa de asesinatos lo que permite que su policía sigan manteniendo un porcentaje de éxitos del 100% en la resolución de los casos. Récord Guinness.

Crimen en el paraíso mantiene su alto índice de seguimiento sin cambiar su fórmula y sin más pretensión que la de entretener con suspense e intriga. Un Whodunit (¿Quién es el asesino?) ortodoxo en contexto playero y ambiente veraniego que ocupa los dos meses de verano, esa franja que nadie quiere y que quien puede la aprovecha como escaparate.

Ciertamente la serie está perdiendo fuelle y hay un doble episodio, necesario para justificar un giro de tendencia que no se sostiene por ningún lado y son tan evidentes los desajustes de guión, por no llamarlos fallos, que no se explica como nadie se haya dado cuenta.

La subinspectora  Madeleine Dumas
y el inspector Jack Mooney
Y esto sumado a que el equipo policial sufre un nuevo terremoto y cambia, presumiblemente, dos de las piezas más significativas parece anticipar que estamos acercándonos al fin de una serie o al menos de la serie que conocimos y que empezó sin pretensiones y acabó siendo la gallina de los huevos de oro.

Es notorio que algo ha cambiado en el seno del equipo de producción ya que rigen otros principios menos exigentes con un listón tan bajo que de seguir así será apta para horario infantil.

Los diálogos fuera de la investigación son sosos, las investigaciones han perdido procedimiento y para rematar los protagonistas se están volviendo planos. Parece apostar claramente por la bis comica en detrimento de la policiaca.

La incorporación de Ardal O'Hanlon la temporada pasada en el papel del inspector Jack Mooney le ha restado espontaneidad ya que su perfil parece aún muy influenciado por la interpretación, que le dió a conocer, de un personaje del clero y su sonrisa beatifica lo posiciona en un nivel de comprensión y tolerancia del que Richard Poole abominaría y con razón.

8 episodios en esta 8ª temporada que dejan un regusto agridulce para quienes recuerden temporadas anteriores, tiempos mejores. Una serie en la que actualmente la proa no marca la dirección en la que se está desplazando el barco.

Aún y así un acierto para quien concibió la fórmula y planificó la parrilla de programas. Y aún más para el equipo de guionistas con algunas tramas policiacas emitidas que ya quisieran para sí muchos de los que se llaman escritores.

Lástima que al llegar el último episodio de la temporada suponga un aviso de que el verano también está próximo a cerrar hasta el año que viene con la 9ª temporada.

Recuerden reseñas de temporadas anteriores:

1ª Temporada (con Richard Poole y Camille Bordey)
2ª Temporada (con Richard Poole y Camille Bordey)
3ª Temporada (con Humphrey Goodman y Camille Bordey)
4ª Temporada (con Humphrey Goodman, Camille Bordey y Florence Cassel)
5ª Temporada (con Humphrey Goodman y Florence Cassel)
6ª Temporada (con Humphrey Goodman, Jack Mooney y Florence Cassel)
7ª Temporada (con Jack Mooney y Florence Cassel)

domingo, 25 de agosto de 2019

Una del Oeste de José Javier Abasolo

Programa doble, como en el cine
de antaño.
Hace como 50 años había muchos más cines que ahora, incluso en lugares centricos y hasta los pueblos más pequeños tenían el suyo.

Generalmente solo echaban películas los fines de semana. El pase empezaba a las 4 o a las 5 y se proyectaban dos películas (programa doble se llamaba), el No-Do era un bonus (no deseado pero respetado, a la fuerza ahorcan, incluso en pie y saludando al principio cuando las fuerzas del orden conminaban a ello dentro de la sala y silbado y abucheado en sus postrimerías cuando la ausencia de picoletos o grises fue manifiesta), y entre película y película había media parte, un descanso con la foto fija de Visite nuestro bar y se podía entrar a cualquier hora y repetir visionado (sesión continua se llamaba).

Una película solía ser de factura nacional (españolada la llamaban) y la otra americana (el ostracismo político al que las naciones sometían al régimen franquista afectaba también a la cultura; el cine club llegaría más tarde). La americana solía ser cine negro o del oeste o de indios o de tiros (el apodo iba por barrios).

Una del Oeste, la novela de José Javier Abasolo, rinde homenaje a ambos géneros: el western y el cine negro, y a sus altavoces culturales de la época: el cine y la novela (bolsilibros de literatura popular) y por eso son dos novelas en una. Programa doble.

Cine de autor no había (la etiqueta aún no se había acuñado) pero el autor de la novela evoca títulos inolvidables del western: Solo ante el peligro, El Juez de la Horca…; y del cine negro: El Halcón Maltés especialmente. Pero novelas de autor si había (aunque fuera seudónimo y solo años más tarde se reconocerían autorías): Silver Kane (Francisco González Ledesma), Keith Luger (Miguel Oliveros Tovar, Lou Carrrigan (Antonio Vera Ramírez), entre los más conocidos.

La novela despliega simultáneamente la evolución de tres tramas que tienen su punto de conexión en un asesinato y en las aventuras de Colt Duncan (título imaginario, no lo busquen en google, pero deudor y homenaje agradecido de aquellos autores anónimos) y en su escritor, un anodino tendero de ultramarinos que firma las novelas con el mismo nombre que su personaje.

No están escritas en primera persona (a pesar de lo que la firma pudiera sugerir) sino en una suerte de narrador omnisciente que viniera del futuro a contar una historia del pasado. Solo así se entiende que conozca hechos acaecidos mucho después que el salvaje oeste dejara de serlo.

Bolsilibros de cultura popular
Tres parejas mixtas son las protagonistas que contribuyen a resolver un caso que aúna lo mejor del western y del noir para ofrecer una historia donde hasta el romanticismo (amor y sexo) tiene cabida. Y collejea sin piedad y con razón el despotismo editorial de la época ¿pasada? ¿actual?

José Javier Abasolo ha compuesto una sinfonía agradable para todos los oídos pero especialmente agradecida para quienes, por edad y/o cultura literaria y cinematográfica, puedan apreciar sus constantes guiños y su peculiar sentido del humor: inteligente y ácido.

Magnífica novela.